Desarrollan un bolardo de caucho reciclado que aumenta la seguridad vial

En caso de accidente, este bolardo es cuatro veces más seguro que el de acero
Por mediatrader 22 de febrero de 2012

El Instituto Tecnológico del Plástico (AIMPLAS) y el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) han desarrollado el primer bolardo de caucho reciclado mediante un sistema innovador y medioambientalmente sostenible para el proyecto europeo ECO-RUBBER. Este nuevo dispositivo también «aumenta la seguridad vial frente a los bolardos de acero» en caso de accidente de ciclistas, motoristas o viandantes, asegura el IBV.

El proyecto, realizado junto a la empresa vallisoletana Berlá y Recipneu-Tyre Recycling National Enterprise de Sines (Portugal), ha logrado además de utilizar y valorizar un producto como los neumáticos fuera de uso (NFU) y dar una solución a su almacenamiento, crear un proceso de fabricación respetuoso con el medio ambiente y un producto sostenible medioambientalmente.

El IBV ha explicado que al evaluar el bolardo de caucho reciclado mediante ensayos de impacto, se ha determinado el índice HCI (Head Injury Criteria). Este índice mide el nivel de riesgo de lesiones en la cabeza, de tal modo que, un índice de HCI por encima de 1.000 indica que un sexto de la población puede sufrir lesiones potencialmente mortales. «Los resultados obtenidos han permitido verificar que, en caso de accidente, el bolardo fabricado con el proceso de sinterizado, que incluye un 89% de material de caucho reciclado, es cuatro veces más seguro (índice de HCI igual a 305) que el de acero (índice de HCI de 1211)», afirma el instituto de biomecánica. Además, este bolardo de caucho reciclado es más flexible, por lo que produce una menor fricción en los vehículos y minimiza su rayado, añade.

En la actualidad, los neumáticos fuera de uso constituyen un problema en España, ya que, a nivel nacional se tratan 314.000 toneladas de neumáticos anuales, un 10% más que la media de la Unión Europea (UE). España es el quinto país de la UE que más NFU produce al año. Solo superada por Alemania -con 568.000 toneladas-, Reino Unido -con 508.000-, Italia -con 421.000- y Francia -con 369.000-. Por ello, la gestión adecuada a través de la red de plantas de recogida y tratamiento y la valorización de estos materiales para realizar otros productos, evita que los desechos de neumáticos acaben en los vertederos, señala el IBV.