Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor

Grandes diferencias en el importe del impuesto de circulación

Un estudio de AEA detecta diferencias de hasta un 300 por cien en los impuestos municipales de automóviles. Ceuta y Melilla son las ciudades más baratas y Barcelona y Lleida, las más caras.

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 7 abril de 2004
Automovilistas Europeos Asociados (AEA) ha realizado un estudio comparativo de los impuestos municipales de automóviles del que se desprende que un residente en Melilla paga 18,75 euros al año por un vehículo de once caballos de potencia fiscal mientras un barcelonés, 68,15, un 263 por ciento más. En el caso de las motocicletas las diferencias son mayores: una de 500 centímetros cúbicos paga en Melilla 8,33 euros al año mientras en San Sebastián deberá abonar 33,33 euros, un 300 por ciento más.

Son los ejemplos extremos de unas diferencias entre impuestos municipales por vehículos de tracción mecánica que sitúan a Ceuta, Melilla, Soria, Zamora, Cáceres y Pamplona como las capitales más baratas, mientras que Barcelona, Lleida, San Sebastián, Bilbao, Córdoba, Tarragona y Girona son las más caras.

Según AEA, las diferencias de tarifas se producen no sólo entre ayuntamientos de distintas comunidades sino entre poblaciones de la misma provincia. Así, el municipio de Robledo de Chabela es siete veces más barato que Madrid capital.

Éxodo

Este hecho está produciendo un éxodo de automovilistas a "paraísos fiscales", especialmente tras la eliminación del indicativo provincial en las matrículas. AEA afirma que miles de automovilistas han cambiado su lugar de empadronamiento para matricular vehículos en municipios con una menor presión fiscal, aunque no circulen realmente por ellos.

Los propietarios de grandes flotas destinadas al alquiler o renting también están tomando esta decisión, tal y como demuestran las cifras de matriculaciones en determinados municipios donde la población no sufre variaciones significativas pero sí su parque automovilístico, que crece en algunos casos más de un dos mil por cien.

El impuesto municipal sobre vehículos se creó en 1990 y genera unos ingresos anuales de 1.400 millones de euros, unos 233.000 millones de pesetas. La ley permite a cada ayuntamiento fijar libremente su tarifa dentro de unos márgenes.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones