Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Comprar y alquiler

Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados

Comprar un coche eléctrico es aún un 80 % más caro que uno de combustible

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 19 enero de 2019
A este madrileño amante del ajedrez y la música clásica, la pasión por los coches le viene de familia. "Mi madre fue una experta piloto en los 50, y mi padre, fundador de importantes e históricos clubes de automóvil", confiesa Mario Arnaldo, presidente de la Automovilistas Europeos Asociados (AEA). Rodeado de cilindros, no es de extrañar que aprendiera a conducir con ocho años "en un Jaguar Daimler V8". A los que están pensando en comprar un turismo, recomienda optar por uno de combustible, "porque salen más rentables, y el eléctrico aún tiene problemas serios, como la falta de puntos de recarga".

A alguien que duda hoy entre comprar un coche de gasolina, diésel o eléctrico, ¿qué le aconseja?

La mejor opción es la que se ajuste a sus necesidades, presupuesto y gustos, así como el uso que le vaya a dar. Recomiendo un coche de gasolina a alguien que no recorra más de 15.000 kilómetros al año, mitad en ciudad y mitad en carretera. Y un diésel e incluso uno de gas (gas natural comprimido o gas licuado de petróleo), a quien haga entre 20.000 y 30.000 kilómetros en recorridos mayoritariamente interurbanos.

¿Y si el uso será sobre todo por ciudad?

Entonces, el eléctrico puede ser una buena opción. Aunque el vehículo de combustible aún es económicamente mucho más rentable. Y, si es nuevo, ninguna de las restricciones de circulación que se anuncian les afectaría, al menos durante los primeros ocho o diez años, que es su periodo de amortización.

Uno de los principales retos del coche de combustible es reducir sus emisiones, en especial en el caso del diésel. ¿Está de acuerdo?

Sin duda. Pero la reducción tiene que ser real y, además, el consumidor tiene que recuperar la confianza perdida tras los escándalos del dieselgate [manipulación de las mediciones de contaminación de varias marcas de vehículos].

¿Y a qué atribuye la caída en picado de ventas de diésel en España?

Por una parte, a la pérdida de confianza de los consumidores en este tipo de vehículos a raíz del dieselgate. Por otra, a la incertidumbre generada por la difusión de noticias que anunciaban importantes incrementos de los impuestos que gravan el diésel. Pero, sobre todo, a las declaraciones imprudentes de responsables políticos anunciando el fin del diésel, sin fijar fechas ni establecer planes de reconversión. Y, además, a las restricciones de circulación que pretenden implantar diversos ayuntamientos y comunidades, sin aclarar que el problema de la contaminación no son los diésel, sino los coches antiguos y mal mantenidos.

De hecho, las principales ciudades españolas, y cada vez más países europeos, han puesto fecha límite o vetos parciales a los coches más contaminantes, en especial gasolina y diésel antiguos, a favor de los eléctricos…

Soy absolutamente favorable a estas medidas, porque hay que perseguir sin excusas el objetivo de reducir al máximo los niveles de contaminación y mejorar la calidad del aire. Pero deben ir acompañadas de unos planes claros de reconversión que lo pongan fácil al consumidor.

Aunque su implantación es aún baja en España, la alternativa del coche eléctrico no deja de crecer. ¿Cree que se mantendrá la tendencia creciente y llegará a desbancar a las opciones de gasolina o diésel?

«El coste por kilómetro de un vehículo de gasolina sale más rentable que el de su equivalente eléctrico. Y ello sin incluir el coste de una plaza de garaje»Sí, pero tardará aún varios años. Todavía no se dan las condiciones necesarias para hacer más atractivo un coche eléctrico frente a uno de combustión. Y para que eso ocurra, tiene que ser más asequible, además de más cómodo en sus prestaciones, uso diario y recarga. Un vehículo eléctrico es un 80 % más caro que sus equivalentes de combustión; el usuario tiene que disponer de una plaza de aparcamiento (en España solo un 30 % dispone de ella); y la recarga es ineficiente. Con un minuto de repostaje de un diésel se pueden recorrer 100 kilómetros, mientras que uno eléctrico solo haría un kilómetro. Además, la red de puntos de recarga públicos es absolutamente insuficiente y la inversión para la instalación de electrolineras resulta poco atractiva, porque el gestor de cargas no obtiene un adecuado retorno de su capital. No obstante, el coche eléctrico tiene a su favor una tecnología de 150 años y un coste de mantenimiento un 40 % inferior a los de combustión: por ejemplo, no se rompe la correa de distribución, el catalizador, los filtros de partículas ni la caja de cambios o el embrague. Y también el coste por kilómetro es entre tres y seis veces más barato que uno diésel o gasolina.

Los defensores del vehículo eléctrico aseguran que, aunque comprarlo sea en principio más caro (no bajan de 20.000 euros), con el tiempo se amortiza en gasto de mantenimiento y combustible, por lo que, al final, el automóvil tradicional sale más caro.

Los cálculos realizados por los servicios económicos de la AEA no evidencian esa afirmación y demuestran que el coste por kilómetro de un vehículo de gasolina, incluyendo los costes de amortizados, sale más rentable que el de su equivalente eléctrico. Y ello sin incluir el coste de una plaza de garaje, que es necesario tener.

Entonces, cree que el coche eléctrico no está preparado para sustituir por completo al tradicional.

Hoy por hoy, no. Para que eso ocurra tiene que producirse el mismo fenómeno que en el siglo pasado desencadenó Henry Ford con la producción en serie: en 1909 un Ford T costaba en 600 dólares; 15 años más tarde, su precio se había reducido a 250. Además, se tienen que ampliar la duración de las baterías y la red pública de recargas y unificar los tipos de conector.

¿Cuáles son las mayores ventajas de escoger un coche tradicional de combustible, gasolina o diésel frente al eléctrico?

El precio, la autonomía y los puntos de suministro. Son mucho más baratos, pueden recorrer muchos más kilómetros sin recargar y una gasolinera se encuentra en cualquier punto de la geografía nacional o europea.

Un poco de autocrítica. ¿Cuál es el mayor problema de comprar hoy un vehículo tradicional de combustible, gasolina o diésel, en lugar de uno eléctrico?

Sin duda, la contaminación, pero también la incertidumbre de no saber hasta cuándo se podrá utilizar, lo que provoca una injustificada depreciación de su valor en el mercado de ocasión.

Para los ecologistas y las personas preocupadas por el futuro del planeta, los coches tradicionales, por su potencial de contaminación, son un problema. ¿Cree que los automóviles de gasolina y gasoil podrán ser menos contaminantes en el futuro?

Sin duda. Ya lo están siendo. La industria del automóvil está haciendo importantes inversiones para poner a disposición del consumidor vehículos con motores menos contaminantes que utilizan avanzadas tecnologías y materiales más eficientes.

¿Recomienda los coches de gas?

Sí, para un tipo de usuario que realice en torno a 30.000 kilómetros y tenga cerca una estación de servicio donde le suministren gas. Son menos contaminantes y el combustible resulta mucho más barato, y también suelen presentar menos averías. Además, a diferencia de uno eléctrico, si te quedas sin gas porque no tienes cerca un punto de recarga, utilizas el segundo depósito de gasolina.


Para acceder a más contenidos, consulta la revista impresa.


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto