Más de 3.000 españoles se han visto afectados por la deslocalización en el sector del motor en los últimos seis años

Los fabricantes de automóviles invertirán en cinco años 4.560 millones para trasladar sus factorías a Europa central y oriental
Por mediatrader 5 de marzo de 2007

El sector del motor en España lleva varios años perdiendo trabajadores incesantemente. El caso más reciente es el de la planta de Delphi en Puerto Real (Cádiz), cuyos trabajadores están luchando por sus puestos de trabajo. En los últimos seis años más de 3.000 españoles han sido despedidos de sus empresas a causa de las llamadas deslocalizaciones de multinacionales extranjeras en el sector de componentes del automóvil. Una cifra que aumentará en los próximos meses a 5.000 trabajadores, si se hace efectivo el cierre anunciado por la compañía americana y el traslado de su producción a Polonia y la India.

El movimiento de factorías hacia los países del Este o hacia el norte de África, donde la mano de obra es más barata y las materias primas se encuentran mas cerca, ha aumentado considerablemente, y lo seguirá haciendo. Según un informe elaborado por la consultora Pricewaterhouse Coopers, los fabricantes de automóviles en todo el mundo trasladarán una parte de su producción en los próximos cinco años a Europa central y oriental. La consultora estima que estas compañías invertirán en el cambio de sus factorías unos 4.560 millones de euros.

El sector de la fabricación de componentes para el automóvil es uno de los más afectados por esta práctica empresarial. En la decisión de mover una fábrica a otro país influyen, además de aspectos como el bajo costo de la mano de obra, otros muy variados, como una legislación medioambiental más permisiva o beneficios fiscales.

Sin embargo, el informe de Pricewaterhouse advierte de que «en muchos casos no es la mejor opción» y se deben estudiar los motivos que impulsan a instalar la fábrica en una nueva ubicación. Por ejemplo -dice la consultora- «no tiene mucho sentido trasladarse a una zona con salarios bajos si no se emplea mucha mano de obra». También hay que valorar que la «dificultad de hallar mano de obra cualificada hace que, cuando se encuentre, los sueldos suban».

El informe añade que el fabricante debe aumentar sus gastos con la creación de nuevas instalaciones o fábricas, ya que cada vez hay menos factorías de automóviles en los países del Este y señala que la productividad en Europa central y oriental es inferior a la de EE.UU. o Europa occidental.