Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Mantenimiento del automóvil

Pinchazos en las ruedas del coche

Se aconseja vigilar regularmente la presión de los neumáticos y cambiarlos cuando están desgastados para evitar los pinchazos durante el viaje

Estadísticas y consejos para no pinchar

La mayoría de los conductores, alrededor del 60%, ha pinchado alguna vez mientras conducía, un contratiempo molesto e inesperado que por desgracia muchas veces acaba en accidente grave. Así lo ha constatado un estudio sobre la accidentalidad en España por pinchazos y mal estado de los neumáticos de los vehículos realizado por el Instituto Universitario de Tráfico y Seguridad Vial Intras, por encargo de la firma Goodyear. Un dato alarmante es que el 70% de los vehículos implicados en accidentes mortales por fallos mecánicos tenía algún problema en los neumáticos, que se podía haber evitado con un correcto mantenimiento de los mismos.

Según este informe, el riesgo de sufrir un reventón se multiplica por cuatro si el neumático está desgastado. Este tipo de accidentes aumenta notablemente cuando se circula por autovías o autopistas, donde normalmente se conduce a mayor velocidad. Asimismo se revela que la tercera causa de siniestro en este tipo de vías es el reventón causado por el exceso de velocidad además del desgaste, la mala presión o el pinchazo. También influye la antigüedad del vehículo, pues los que tienen entre 5 y 15 años sufren más accidentes relacionados con las cubiertas.

Aunque ningún conductor puede librarse del todo del riesgo de pinchar la rueda o sufrir un reventón, sí se pueden seguir algunos consejos que reducen de forma importante la posibilidad de sufrir este percance:

Cambiar el neumático cuando el dibujo no tenga la suficiente profundidad: el mínimo legal es de 1, 6 milímetros, pero se recomienda cambiarlo al llegar a los 3 milímetros. Cuando se acerca al mínimo exigido el neumático es más vulnerable porque tiene menos espesor, y es más fácil que pinche con un clavo, cristal, tornillo, etc.

Vigilar la presión del neumático regularmente: rodar con la presión incorrecta provoca un mayor desgaste del neumático y aumenta el consumo de combustible. Cada coche tiene una presión recomendada según el uso que se le dé y el peso que se lleve en su interior. Es importante recordar que la presión debe comprobarse siempre en frío.

Comprobar de vez en cuando la presión de la rueda de repuesto: pocos se acuerdan de esta rueda y cuando llega el momento de usarla muchas veces no tiene la presión necesaria.

Cambiar el neumático si es muy viejo aunque el dibujo no esté desgastado del todo: aunque el neumático haya rodado poco, si tiene más de 5 años la goma pierde su flexibilidad y la capacidad de agarre.

Evitar una conducción agresiva: no subirse a los bordillos ni rozarse bruscamente con ellos. Circular despacio al pasar por baches grandes o badenes para reducir la velocidad, debido a que si se va rápido se mueve el neumático en la llanta y puede perder algo de presión.

Intentar circular por carreteras asfaltadas y evitar caminos de tierra o carreteras abandonadas.

No circular por las orillas y los arcenes de la carretera: es en esta zona donde se acumula la gravilla y los materiales que caen de los camiones. Si al conducir se apura mucho por el arcén, el riesgo de pinchar es mayor.

Tener en cuenta factores que desgastan más el neumático: el uso excesivo de cadenas, no llevar los dos neumáticos correctamente equilibrados o alineados, usar neumáticos de diferentes calidades o medidas son algunos.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Cómo actuar »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones