ADEPA denuncia que 276 personas han fallecido por presunta negligencia médica en el primer semestre del año

Esta organización achaca la situación a la "creciente deshumanización que sufre nuestra Sanidad"
Por EROSKI Consumer 26 de julio de 2004

El último informe de la Asociación para la Defensa del Paciente (ADEPA) revela que 276 personas han fallecido por presunta negligencia médica en los seis primeros meses de 2004. Esta organización, con sede en Madrid y delegaciones en todas las comunidades autónomas, achaca la situación a la «creciente deshumanización que sufre nuestra Sanidad». «Están llegando denuncias de una gravedad tremenda pero evitable. Queremos que se sepa que algo está pasando», explica la presidenta de ADEPA, Carmen Flores. «¿Por qué suben las negligencias? Porque los médicos están colapsados. Hay una responsabilidad de la Administración sanitaria», añade.

ADEPA incide en su memoria en la preocupación que suscitan determinados campos de la Sanidad en los que el aumento de actividad ha ido en paralelo con esas presuntas irregularidades que, en muchos casos, han podido derivar en la muerte del paciente. Es el caso de las reducciones de estómago por obesidad mórbida, de los que ADEPA ha constatado la muerte de 13 personas; o la cirugía lásik de reducción de la miopía con láser (cirugía refractiva) de las que ya se han realizado 400.000 intervenciones en España y que «se vienen produciendo, cada vez con mayor frecuencia, lesiones corneales de carácter secundario». Además, la organización tramita el caso de 35 personas con graves secuelas (desde ceguera, a visión doble o borrosa).

Publicidad engañosa

En las asociaciones de pacientes preocupa cada vez más la estrecha relación entre estética y medicina, dado el incremento de «publicidades engañosas» sobre clínicas que dejan de lado los aspectos médicos y se ofertan como centros de belleza e incluso carecen de profesionales especializados.

La memoria de ADEPA también advierte del incremento de infecciones hospitalarias, que se han saldado con al menos 21 fallecimientos (seis de ellos a causa del brote de legionela del Hospital Clínico de Zaragoza). En otros apartados, ADEPA denuncia que «existe casi un 10% de error en el suministro de medicación a pacientes ingresados».

Esta organización considera que los efectos de los males sanitarios pivotan sobre la falta de medios y el aumento de las listas de espera: más de 400.000 personas están pendientes de una intervención (con plazos medios entre tres meses y tres años), una cifra similar está pendiente de prueba diagnóstica (de seis meses a un año), y 600.000 enfermos esperan la valoración del especialista (hasta diez meses).

Aunque las reclamaciones por negligencia se han incrementado (y en paralelo las sentencias), las denuncias recogidas por asociaciones que defienden los derechos del paciente que acaban ante un juez no llegan a la mitad de las consultas. «Muchas se quedan en el camino por falta de pruebas y, sobre todo, falta de información», reconoce Flores.