Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Aparecen los primeros casos de neumonía atípica en Europa y Norteamérica

Los viajeros de un avión con destino a Singapur quedaron ayer temporalmente en cuarentena

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 16 marzo de 2003
La alarma por el brote asiático de neumonía atípica que llevó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a lanzar una alerta mundial a mediados de esta semana se agudizó ayer al detectarse los primeros casos en Norteamérica y Europa. Por la tarde, ciento cincuenta y ocho pasajeros de un avión de Singapore Airlines, procedente de Nueva York y con destino a Singapur, quedaron temporalmente en cuarentena en el aeropuerto de la ciudad alemana de Francfort, donde el avión realizaba una escala.

Tres de ellos -un médico, su mujer y otra doctora, los tres originarios de Singapur- fueron hospitalizados ante la sospecha de que hubieran contraído una neumonía atípica, altamente contagiosa y de origen desconocido, cuyo foco se encuentra en Asia, concretamente en Vietnam y China. Las autoridades sanitarias pensaron, en principio, que este brote estaba emparentado con la denominada "gripe de los pollos", que surgió por primera vez en Hong Kong en 1997 y ha causado estragos en la zona. Sin embargo, lo cierto es que se desconoce todavía de qué agente infeccioso se trata.

Los tres enfermos fueron hospitalizados en la unidad de aislamiento del centro hospitalario de la Universidad Goethe, informó el Ministerio regional de Asuntos Sociales del Estado Federado de Hesse, donde se encuentra el aeropuerto de Francfort. Las autoridades sanitarias alemanas no quisieron facilitar detalles sobre el estado de los tres pacientes aislados, aunque la virulencia mostrada por la enfermedad durante las últimas semanas en Asia no induce al optimismo.

A pesar de la facilidad de contagio de este brote, según la doctora Angela Wirtz, portavoz oficial de las autoridades sanitarias de Hesse, sólo las personas que hubieran tenido contacto directo con estos pasajeros correrían el riesgo de haber sido infectadas. El médico ahora hospitalizado había viajado a Nueva York tras atender en Singapur a un paciente aquejado de esta enfermedad, y empezó a notar los primeros síntomas cuando ya se encontraba en la ciudad norteamericana, donde viajó para asistir a un congreso.

Otros 85 pasajeros, además de los 20 miembros de la tripulación, fueron sometidos a exámenes médicos, aunque finalmente se les permitió continuar el viaje hasta su destino, donde serán atendidos por especialistas. No obstante, volaron en otro aparato, ya que su avión permaneció en el aeropuerto de Francfort para proceder a su desinfección. A los pasajeros alemanes que se quedaban en su país se les permitió regresar a sus casas y se les facilitaron teléfonos de contacto para, en el caso de notar síntomas, comunicarlo de inmediato a las autoridades sanitarias.

Desde que se detectó el brote hace tres semanas en el sur de China, se han registrado ya nueve víctimas mortales. Las cinco primeras, en China a finales de febrero pasado; dos en Canadá (madre e hijo, después de un viaje de ella a Hong Kong); una enfermera en Hanoi, que atendió a un empresario estadounidense de origen chino que finalmente murió en Hong Kong y al que se considera origen del brote.

La OMS emitió ayer un comunicado en el que menciona notificaciones de Vietnam, China, Tailandia, Singapur, Filipinas, Indonesia, Hong Kong y Canadá. En total y hasta ahora, unos 150 afectados, la mayoría en Hong Kong y Vietnam. En cada uno de estos países ha cerrado sus puertas un hospital principal por hallarse afectado la mayor parte del personal sanitario. Los técnicos de la OMS temen que sigan llegando notificaciones de nuevos casos.

En su comunicado, la organización sanitaria muestra su preocupación por "la expansión de este síndrome de insuficiencia respiratoria aguda a varios países en tan corto periodo de tiempo". De hecho, la directora general de la OMS, la noruega Gro Harlem Brundtland, subrayó ayer la necesidad de prevención, ya anunciada a mediados de esta semana, con un nuevo comunicado en el que insiste en que "este síndrome constituye ya una amenaza mundial. Tenemos que trabajar juntos para encontrar su causa, curar la enfermedad y detener su expansión". Se trata de la primera alerta global que lanza esta organización en los últimos diez años.

Aunque en su comunicado de ayer la OMS no considera necesario restringir los desplazamientos, incluye una serie de recomendaciones para quienes tengan que emprender viaje, así como para el personal de las líneas aéreas. Así, advierte de la presencia de los síntomas principales: fiebre alta (más de 38ºC); uno o más de estos síntomas: tos, fatiga, dificultad para respirar, y una o más de estas circunstancias: contacto cercano con una persona diagnosticada de síndrome de insuficiencia respiratoria aguda o haber viajado recientemente a algunas de las zonas afectadas por el síndrome.

Otros posibles síntomas asociados son dolor de cabeza, rigidez muscular, pérdida de apetito, confusión, malestar, erupción en la piel y diarrea.

La tripulación que detecte algún caso sospechoso entre el pasaje debe comunicarlo al aeropuerto de la ciudad de destino, donde las autoridades sanitarias se harán cargo. No se recomienda tomar medidas específicas a bordo, "al carecer de información concreta sobre la naturaleza del organismo que causa la enfermedad"; sólo mantener las medidas de desinfección que establece la Guía de Higiene y Sanidad en Aviación.

Una serie de muestras extraídas de pacientes infectados han sido ya enviadas al Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta (CDC) para su análisis y posterior determinación del agente causal, aún desconocido. Un equipo de epidemiólogos del CDC también se desplazó ayer a Hanoi para investigar el brote sobre el terreno. Asimismo, estaba previsto que viajara a la zona otro equipo de médicos franceses para aportar medicamentos y respiradores, ya que en algunas capitales los recursos sanitarios empiezan a verse desbordados. Por el momento, los pacientes no responden a los tratamientos convencionales y todos ellos se encuentran ingresados en unidades de cuidados intensivos.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones