Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Prevención y hábitos de vida

Controlar el potasio durante las fiestas

Los pacientes con enfermedad renal crónica deben controlar los niveles sanguíneos de potasio a partir de los alimentos ingeridos y evitar el consumo excesivo de líquidos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 20 diciembre de 2009

La Navidad es sinónimo de turrones, mazapanes, polvorones, chocolates y barquillos, que hacen las delicias de cualquier persona durante estas fechas. Sin embargo, su elevado contenido en hidratos de carbono, que se traducen en calorías, y el excesivo potasio obligan a controlar su ingesta. Los nefrólogos insisten en que es fundamental velar por la salud de los riñones, en especial durante estos días, y no bajar la guardia.

Para los pacientes con enfermedad renal, el potasio tiene el mismo significado que el azúcar para las personas diabéticas. Al igual que el sodio y el fósforo, los niveles sanguíneos de potasio deben controlarse a partir de los alimentos que se comen. Cuando aumenta su concentración en sangre, los pacientes sienten un hormigueo peculiar que avisa de que se ha superado la cantidad adecuada. No es cuestión de comer menos, sino de comer mejor. No es difícil: para disminuir la concentración de potasio en la fruta basta con lavarla, trocearla y, mejor aún, hervirla en agua fría. Para reducir esta sal en la verdura, hay que trocearla, dejarla en remojo y someterla a dos hervores lentos en agua fría. Las legumbres y los frutos secos, mejor evitarlos.

En Navidad, las personas con enfermedad renal crónica deben vigilar la ingesta excesiva de líquidos, frecuente en las copiosas comidas, para evitar situaciones de sobrecarga de volumen que pueden provocar dificultad respiratoria e insuficiencia cardiaca congestiva. "Es necesario cambiar ciertos hábitos de vida para conseguir los objetivos marcados por los nefrólogos, controlar los factores de riesgo cardiovasculares en los pacientes renales, llevar una dieta saludable y practicar, pese al frío, ejercicio físico con asiduidad", explica Rosa Sánchez Hernández, nefróloga del Hospital General de Segovia.

Por más que las fiestas y las temperaturas inviten a la reclusión y al tránsito sedentario de una casa a otra, es necesario pasear, caminar o ir en bicicleta "mientras se disfruta del ambiente navideño, de la sobriedad del campo en invierno o del júbilo que la nieve proporciona".

Excesos arriesgados, niveles de potasio altos

Las frutas y las verduras son ricas en potasio, sobre todo, el plátano, el aguacate, el melón, la cereza, el brócoli y la coliflor

Si comer en exceso no es bueno para nadie, menos aún para los enfermos con patología renal y para la población de riesgo: personas hipertensas, obesas, con niveles de ácido úrico elevado (hiperuricemia) o diabéticas mal controladas. No obstante, Sánchez invita a todo el mundo a disfrutar de la Navidad con seguridad: "Muchos enfermos temen enfrentarse a las comidas de estos días por el miedo a no seguir las pautas apropiadas o por malas experiencias de otros años".

Los pacientes pueden disfrutar con cierta normalidad, si les enseñan unas normas básicas para la dieta navideña, les transmiten garantías de seguridad y les infunden esperanza "para que su situación clínica mejore". Según explica la especialista, la regla es sencilla y no hay que privarse de comer, sino aprender a comer bien: saber qué se come, vigilar los alimentos ricos en potasio y no abusar ni de la sal ni de los líquidos.

Mantener el potasio a raya

Otro aspecto destacable es el cumplimiento terapéutico durante las vacaciones, ya que es imprescindible que los pacientes renales no olviden en ningún caso la medicación que toman cada día. Comer o cenar en exceso marisco, bebidas alcohólicas y demasiada sal puede causar episodios de artritis, crisis hipertensivas o gota en los enfermos renales que, de forma habitual, ya tienen el ácido úrico elevado y padecen hipertensión arterial. Según la experta del Hospital General de Segovia, la solución pasa por una información puntual a los pacientes y un control adecuado por parte de estos.

El paciente que no está implicado con su enfermedad, en general, no actúa así ni tampoco respeta los consejos dietéticos. En su caso, es posible recurrir a fármacos que disminuyan el potasio y el fósforo, o intensificar las dosis de hemodiálisis cuando sea oportuno. La ingestión de los pacientes en programas de diálisis es, en su mayoría, muy moderada, ya que pierden el apetito y, a menudo, sufren malnutrición. En Navidad, en cambio, los platos sabrosos y manjares suculentos estimulan el hambre de estos enfermos, así como el hecho de poder comer en compañía de los seres queridos.

El límite: 2 gramos de potasio al día

Un paciente con enfermedad renal crónica no debe tomar más de 2 gramos al día de potasio. Basta con sustituir la cantidad que tiene una fruta por un corte "discreto" de mazapán y otro de turrón. Incluso, es posible ingerir las uvas de Nochevieja y un trozo de roscón de Reyes. Si se hace así, hay que evitar los frutos secos, dátiles, pasas, castañas u orejones.

En cuanto al paciente trasplantado renal, con frecuencia es una persona con buena condición clínica y muy cuidadoso con los alimentos que toma. Sin embargo, si además padece hipercolesterolemia, hipertensión arterial o insuficiencia renal residual, debe seguir los mismos cuidados y pautas que un paciente renal no trasplantado.

CÓMO REDUCIR EL POTASIO EN LOS VEGETALES


Algunas acciones ayudan a reducir el potasio en los vegetales y ofrecen la posibilidad de incluirlos en la dieta sin peligro. Puesto que el potasio se disuelve en agua, es posible poner a remojo prolongado la noche anterior los alimentos que así lo admitan, previamente troceados. El agua se cambiará varias veces. Si se dejan en remojo las legumbres, verduras y hortalizas, patatas, conservas de verduras, de legumbres y productos congelados eliminan el 75% del potasio. Este sistema no deteriora ni disminuye su sabor.

Otra de las técnicas es la doble cocción para verduras, hortalizas, legumbres y patatas. Para ello, deben someterse a dos hervores en abundante agua, que se cambia entre un hervor y otro. Hay que desechar el agua siempre.

Otras recomendaciones son:

  • No aprovechar el agua de cocción para salsas o sopas.
  • La fruta cocida tiene cerca de la mitad de potasio que la fresca, dado que la otra mitad está disuelta en el líquido de cocción, el almíbar resultante.
  • Evitar frutos secos, chocolates y bebidas carbónicas.
  • No tomar más de una pieza de fruta al día.
  • Evitar productos integrales por su alto contenido en potasio y fósforo.

MÁS POTASIO, MENOS POTASIO

Las frutas y verduras son ricas en potasio: sobre todo, el plátano, los cítricos, el kiwi, las ciruelas, el aguacate, el melón, la cereza, el brócoli y la coliflor. En el extremo contrario, tienen muy poco o nada de potasio productos como la leche, el yogur, el pepino, los frijoles, las semillas de papaya o las moras azules. Las personas que realicen una gran actividad física deben ingerir potasio con regularidad, ya que se pierden cantidades importantes a través del sudor y su déficit puede causar calambres.

Etiquetas:

Navidad potasio renal

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto