Desarticulan una red de sustancias químicas para engorde ilegal de ganado que distribuía a varios puntos de España y Portugal

Se desmantela en Lleida el laboratorio en el que se elaboraban las sustancias prohibidas
Por mediatrader 30 de noviembre de 2006

Una red dedicada a fabricar sustancias químicas para el engorde ilegal de ganado y a distribuir el material a varios puntos de España, sobre todo de Castilla-León y Castilla-La Mancha, y Portugal ha sido desarticulada en una operación conjunta de los Mossos d’Esquadra y el Cuerpo Nacional de Policía (CNP).

Además de la detención de ocho personas, la operación se ha saldado con el desmantelamiento de un laboratorio en Les Borges Blanques (Lleida), donde presuntamente se elaboraban las sustancias ilegales con las que se engordaba el ganado de forma artificial. Esta práctica, debido a la posibilidad de que la carne contenga residuos químicos, puede comportar un grave riesgo para la salud del consumidor.

Todo comenzó hace un año, cuando la Unidad Central Operativa de Consumo de la División de Investigación Criminal de los Mossos d’Esquadra empezó a investigar a un vecino de Mollerussa (Lleida) que supuestamente comerciaba con este tipo de productos. Tras comprobar que el sospechoso tenía a la mayoría de sus clientes fuera de Cataluña, se formó un equipo de investigación conjunta con el Grupo de Consumo y Medio Ambiente del CNP.

Tras vigilar al sospechoso y localizar el laboratorio en el que se elaboraban las sustancias prohibidas, se produjo su detención y se encontraron en su coche sustancias para el tratamiento ilegal de más de 10.000 terneros al año. Así se desencadenó la llamada «Operación Color», que ha culminado con la detención de otras siete personas. Además se han inspeccionado también explotaciones ganaderas de Corseses (Zamora), Daimiel (Ciudad Real), Noez, Pulgar y Menaslabas (Toledo) y Torralba de Calatrava (Ciudad Real) y se está identificando a otros posibles clientes de los detenidos, por lo que no se descartan nuevas detenciones. En total, la red trabajaba con hasta 18 granjas ganaderas de toda España, lo que indica que las prácticas de engorde ilegal son cada vez más minoritarias, según los Mossos d’Esquadra.