El uso de combustibles domésticos contaminantes provoca cada año 1,5 millones de muertes, según la OMS

Solicita a países y donantes su reemplazo por otros más limpios como el gas licuado o el biogás
Por mediatrader 5 de mayo de 2006

Cada año mueren en el mundo 1,5 millones de personas a raíz de enfermedades respiratorias producidas por el uso de combustibles domésticos contaminantes como la madera o el carbón, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), que presentó ayer el informe «Combustible para la Vida: Energía Doméstica y Salud». El organismo aprovechó la presentación para solicitar a países e instituciones donantes que contribuyan al reemplazo de estos combustibles por otros más limpios como el gas licuado o el biogás.

Más de la mitad de la población mundial aún usa combustibles sólidos en fuego a cielo abierto o en cocinas, «práctica que contamina enormemente el aire de los locales cerrados, con el riesgo consiguiente de que los niños sufran neumonía, y los adultos, enfermedades respiratorias crónicas», explicó la OMS, que recordó que en 2002 murieron por esta causa 1,5 millones de personas.

Bajar a la mitad el número de personas que utilizan combustibles sólidos para finales de 2015 requiere que «durante los próximos 10 años se proporcione acceso a combustibles más limpios a 485.000 personas cada día», según cálculos de la OMS. Por ello, pidió la promoción de este tipo de infraestructura energética a las familias.

«Si el número de hogares que utilizan gas licuado, biogás o combustibles modernos aumentara en 100 millones, disminuiría en 473 millones el número de mujeres, niños u hombres expuestos a los efectos nocivos de la contaminación del aire de los locales cerrados y en 282.000 el número de muertes anuales por enfermedades respiratorias», aseguró el organismo. Para reducir a la mitad el número de personas que cocinan con combustibles sólidos en todo el mundo hasta 2015 «sería necesario invertir 13.000 millones de dólares y se obtendría un beneficio económico de 91.000 millones de dólares anuales», según el informe.

«Es inadmisible que cada año se pierdan 1,5 millones de vidas -muchas de ellas de niños- por causa de una innecesaria exposición al humo en los locales cerrados. Conocemos soluciones sencillas y costeables; asegurémonos de que estén a la disposición de las personas que pueden beneficiarse de ellas utilizándolas para vivir», dijo María Neira, directora de la OMS para Salud Pública y Medio Ambiente.