Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Fomento pone en marcha un plan de protección de pasarelas peatonales en las carreteras

Consiste en la instalación de sistemas electrónicos de control de gálibo de vehículos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 14 octubre de 2002
El Ministerio de Fomento ha puesto en marcha un plan de protección de pasarelas peatonales en la Red de carreteras del Estado, con una inversión estimada de 6 millones de euros, según informó el Departamento que dirige Francisco Álvarez-Cascos.

Este plan supone la instalación en las 248 pasarelas de menos de 5,5 metros que existen en España de sistemas electrónicos de detección, control y señalización del gálibo de los vehículos que circulen en las proximidades de estos pasos. Las actuaciones se iniciarán con las 64 pasarelas de menos de 5 metros de altura, para seguir con las 184 restantes, de modo que a lo largo de 2003 se acabará con el plan.

Por comunidades autónomas, se operará sobre 69 pasarelas de este tipo en Andalucía, seis en Aragón, 12 en Asturias, 13 en Castilla y León, dos en Castilla-La Mancha, 36 en Cataluña, seis en Extremadura, 26 en Galicia, 57 en Madrid, una en Murcia y 20 en la Comunidad Valenciana.

Fomento tiene especial interés en este tipo de actuaciones preventivas en las pasarelas por entender que éstas son uno de los elementos de las carreteras en los que, en caso de un accidente por impacto de un vehículo que supere la altura de la estructura, reviste mayor gravedad.

Sistema de control

El sistema de control que se instalará, y que será gestionado por un equipo electrónico conectado con el centro de conservación más próximo a cada pasarela, consta de cuatro elementos.

En primer lugar, un cartel de preaviso que advierte de la existencia en las proximidades de un sistema de detección de los gálibos; en segundo lugar, una barrera de infrarrojos, situada a la altura del máximo gálibo libre de la pasarela, que sirve para detectar a los vehículos que superan la altura permitida.

El tercer elemento son detectores de vehículos que, situados bajo el pavimento, debajo del haz de infrarrojos, garantizan su correcto funcionamiento. Finalmente, el sistema incluye una señal oculta de fibra óptica que se activa cuando se rebasa la altura indicada para obligar al vehículo a detenerse o desviar su ruta.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones