Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

La fuga de 4.000 litros de amoniaco obliga a desalojar y a confinar a 4.000 vecinos de la localidad valenciana de Tavernes Blanques

Los bomberos dispersaron el escape con agua pulverizada y ventiladores

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 28 noviembre de 2004
Un millar de personas fueron ayer desalojadas y otras 3.000 confinadas en sus casas a causa de una fuga de 4.000 litros de amoniaco en una empresa cárnica de Tavernes Blanques (Valencia). El vertido tóxico se produjo al romperse una tubería que conduce el líquido. Los bomberos dispersaron el escape con agua pulverizada y ventiladores.

La fuga se detectó a las seis de la mañana en la Avenida del Cid del municipio. El origen fue una rotura en una tubería de conducción del líquido tóxico, empleado para el sistema de refrigeración de los productos cárnicos. El amoniaco se abrió paso por el suelo de las instalaciones y generó, en principio, una densa nube blanca que desató la alarma.

De inmediato, bomberos, policías, guardias civiles y ambulancias se movilizaron para hacer frente a la fuga. El viento dirigió las emanaciones tóxicas hacia la mitad sur del pueblo y los agentes se afanaron en sacar de sus casas a unos 1.000 vecinos, los que estaban más próximos a la fábrica. En otras calles cercanas, los megáfonos despertaron a los residentes con órdenes claras: no salir y cerrar las ventanas.

La prioridad de los bomberos fue cerrar la salida de amoniaco de un depósito de unos 7.000 litros. Mientras, controlaban la toxicidad del aire. "Tanto en el exterior como en el alcantarillado, se encontraba en los niveles medioambientales y sanitarios aceptables", señalaron.

Los efectivos emplearon potentes ventiladores para atajar la nube tóxica dentro de la nave y agua pulverizada para neutralizar su efecto nocivo en el exterior. Aunque no hubo heridos, el vigilante que detectó la fuga recibió asistencia médica por una leve intoxicación.

A las 8:50 horas, el vertido fue controlado y, a las nueve de la mañana, los vecinos regresaron paulatinamente a sus casas.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones