Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Dolores Isla, secretaria de la Junta Directiva de la Asociación para la Investigación de Cáncer de Pulmón en Mujeres (ICAPEM)

En 2012 se registrarán 5.000 nuevos casos de cáncer de pulmón solo en mujeres

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 14 junio de 2011

Imagen: CONSUMER EROSKI

El cáncer de pulmón ya no es sinónimo exclusivo de hombre fumador. Los casos de este tipo de cáncer aumentan de tal modo en ambos sexos, que en 2012 habrá 5.000 nuevos diagnósticos correspondientes solo a mujeres. Los expertos piensan que la población general, y la femenina en particular, aún no se han concienciado sobre la estrecha relación entre el tabaquismo y cáncer pulmonar, así como otras enfermedades asociadas, advierte en esta entrevista Dolores Isla, oncóloga médica del Hospital Clínico Lozano Blesa, de Zaragoza, y secretaria de la Junta Directiva de la Asociación para la Investigación de Cáncer de Pulmón en Mujeres (ICAPEM), una entidad que se dedica a investigar esta cuestión en profundidad.

¿Cuántos nuevos casos de cáncer de pulmón se registran cada año en España?

En total, de 20.000 a 22.000.

De estos, ¿cuántos corresponden a hombres y cuántos a mujeres?

Entre 2.000 y 3.000 pertenecen a mujeres y el resto, a varones. Ellos han sido, de forma tradicional, las principales víctimas. Sin embargo, este aspecto parece cambiar: en los últimos años aumenta el número de casos de cáncer de pulmón en la población femenina y en el año 2012 se esperan 5.000 nuevos casos de cáncer solo en mujeres.

El año 2012 está cerca. ¿No hay forma de frenar este aumento?

“El tabaquismo se reduce, excepto en mujeres y entre los jóvenes, que aumenta”

No se puede frenar esta tendencia porque es la consecuencia directa del consumo de tabaco, ya que entre el 85% y el 90% de los casos de cáncer de pulmón se relacionan con el tabaquismo previo. Para que se manifiesten los resultados perniciosos derivados del contacto con el carcinógeno tiene que pasar un periodo de latencia que oscila entre 15 y 20 años, es decir, debe haberse consumido hace 15 o 20 años. No obstante, se puede cambiar la tendencia a más largo plazo, con un mayor control del tabaquismo, de manera que el diagnóstico de nuevos casos en las mujeres se reduzca.

¿Cuándo se iniciaron en el hábito tabáquico las mujeres que desarrollarán este cáncer?

En la década de los noventa las mujeres se incorporaron al tabaquismo de forma muy importante y el resultado ha sido un incremento en la incidencia del cáncer de pulmón asociado a este tóxico.

¿Qué porcentaje de mujeres fuma?

Alrededor del 25%. Fuman más las jóvenes (en torno al 30%) y menos las mujeres adultas (20%-25%). Hemos observado cómo hay una incidencia más alta de tabaquismo entre las adolescentes y las jóvenes. Este dato tiene mucho interés porque es un grupo de población diana, a la cual debemos dirigir campañas de prevención.

¿Qué tendencia sigue este porcentaje de fumadoras? ¿Aumenta o decrece?

Parece que se incrementa. A pesar de que el tabaquismo se reduce en términos generales, entre las mujeres, y sobre todo entre los jóvenes, aumenta. La nueva ley que entró en vigor en enero parece que empieza a dar algún fruto y condiciona para que el tabaquismo disminuya, aunque por ahora, disponemos de poca información.

¿Por qué vía empiezan a fumar las adolescentes y mujeres más jóvenes? ¿Por qué se inician en un hábito tan nocivo?

“Además de enfermedades respiratorias y cardiovasculares, fumar en el embarazo supone un riesgo para el futuro bebé”

La sociedad tiene muy poca conciencia de la relación tan directa que hay entre el consumo de tabaco y enfermedades que hasta ahora han sido más frecuentes en varones, como el cáncer de pulmón, y que pueden desarrollarse a lo largo de toda la vida. Esta información no ha llegado a las jóvenes y adolescentes que han adquirido el hábito tabáquico. Piensan que es más propio de los hombres. Muchas empezaron a fumar en la década de los noventa porque era un hábito que les otorgaba una posición en la sociedad al mismo nivel que los hombres. Este ha sido el motivo por el cual se han incorporado a este hábito, al igual que ellos, y de manera más intensa las más jóvenes.

Sorprende que esto suceda tras la reciente aprobación de la ley antitabaco, ya que se ha difundido abundante información sobre los peligros de este hábito.

La sociedad no dispone de información. Se han hecho campañas que no acaban de transmitir contenidos claros sobre este preocupante problema. Así como durante la epidemia de la gripe A hubo una avalancha de información inmensa, no ha sucedido lo mismo con la nueva Ley Antitabaco. No han sido campañas demasiado claras y no hemos visto ni anuncios en la televisión, ni campañas en la calle, ni programas… No se han lanzado contenidos claros que afirmen de forma fehaciente que fumar provoca muchas enfermedades y no solo cáncer de pulmón.

¿Qué enfermedades provoca el hábito tabáquico en las mujeres?

Las mismas que se desarrollan en los hombres: respiratorias y cardiovasculares.

¿Sufren otros problemas más específicos, como los de tipo ginecológico?

En efecto, la mujer embarazada forma parte del grupo diana porque el tabaquismo supone un perjuicio grande, ya que puede tener un bebé de bajo peso al nacer o prematuro. Por lo tanto, la gestante debe concienciarse de este problema y a ella debemos tener en consideración.

¿Cómo valora ICAPEM la entrada en vigor de la nueva Ley Antitabaco en España?

De forma positiva. Es bueno que haya controles de un factor de riesgo tan importante contra la salud y, en particular, culpable del cáncer pulmonar, como el tabaco. Esta ley era muy necesaria en nuestro país y la apoyamos por entero.

El 31 de mayo se ha celebrado el Día Mundial sin Tabaco, convocado por la OMS para llamar la atención sobre el Convenio Marco sobre Control de Tabaco aprobado en 2005. ¿Qué se pretendía con él?

Ese convenio pretende ser un instrumento para el control del tabaco a nivel mundial. Ha sido aceptado por distintos países (170) y contiene objetivos para intentar proteger a la población de la exposición al humo, regular el contenido del tabaco en el envasado y el etiquetado, así como educar a la población para que no se caiga o abandone el hábito tabáquico.

¿Cree que se han conseguido los objetivos del convenio?

“La sociedad no tiene conciencia de la relación tan directa que hay entre el consumo de tabaco y el desarrollo de múltiples enfermedades”

Poco a poco se han agregado un número importante de objetivos del convenio marco de la OMS, aunque no todos. Sería interesante que todos los países trabajaran de forma conjunta para proteger a la población. Los medios de comunicación también pueden dar su apoyo para evitar el inicio en el consumo de tabaco o facilitar su abandono. Necesitamos que se impliquen para evitar sus consecuencias.

¿Cree que en España se ha aplicado la filosofía de este convenio?

Sí, y se ha avanzado, si se tiene en cuenta la aprobación de la normativa del año 2005 y se es congruente con la puesta en marcha de la nueva norma antitabaco que ha entrado en vigor el 2 de enero y que protege a los no fumadores.

CÁNCER DE PULMÓN EN LA MUJER

El cáncer de pulmón parecía hasta hace pocos años “cosa de hombres”, como le sucedía al infarto de miocardio. Ellas se creían a salvo de esta y otras enfermedades graves. Pero hoy, por desgracia, ni los pulmones ni los corazones femeninos pueden cantar victoria. El hábito tabáquico de la mujer ha roto estos esquemas clásicos y ya no se puede afirmar que el cáncer pulmonar sea patrimonio del sector masculino, aunque hay diferencias entre el cáncer de pulmón que padecen ambos sexos.

Esta ha sido una de las preguntas a las que intenta responder la Asociación para la Investigación de Cáncer de Pulmón en Mujeres (ICAPEM) a través de sus estudios. Según Dolores Isla, parece que la susceptibilidad al cáncer de pulmón relacionado con el tabaco puede ser mayor entre las féminas y que el pronóstico de la enfermedad también parece ser mejor entre ellas. “Ahora tenemos que constatarlo y analizarlo mejor entre la población femenina española”, afirma.

Estos hallazgos son solo uno de los primeros de ICAPEM, que comenzó a funcionar en el año 2007. Esta agrupación comenzó su andadura como grupo de trabajo hasta diciembre de 2010, que se organizó como asociación para la investigación y la realización de ensayos clínicos en mujeres. Su primer cometido fue impulsar una base de datos de cáncer de pulmón, WORLD 07, donde volcar de manera electrónica datos relativos a la población femenina e introducir, progresivamente, información sobre sus características epidemiológicas, clínicas y los resultados de las pacientes con cáncer pulmonar diagnosticadas en los grandes hospitales de España. Su objetivo era incluir a 2.000 mujeres para analizar sus características y descubrir posibles diferencias de género -como los hallazgos citados- entre el cáncer pulmonar de mujeres y hombres.

Otro cometido de ICAPEM, junto con su labor investigadora, es “llegar a la sociedad para sensibilizarla sobre el problema que supone esta enfermedad causada por el tabaco”. Falta concienciar sobre la relación directa que hay entre el tabaquismo y el cáncer, señala Isla, “y debemos colaborar con las autoridades sanitarias a través de nuestro trabajo específico en el subgrupo de cáncer de pulmón en mujeres”. También pretenden una encuesta para conocer los hábitos de este consumo nocivo entre las españolas.

Etiquetas:

cáncer fumar tabaco


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones