Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Estos son los efectos del calor en tu respiración

El aumento de la temperatura, de los niveles de CO2 y del ozono, causado por el cambio climático, disparará enfermedades respiratorias como el asma y la EPOC

La ola de calor que arrasó España a finales de junio ha sido histórica. Se han batido récords de temperaturas, como en Artés (Barcelona), que llegó a los 43,6 ºC y supuso el máximo registrado en Cataluña. Algunos expertos sostienen que estas crisis son pruebas evidentes del cambio climático. Para disminuir la contaminación, podríamos adoptar pequeños gestos, como no tirar las colillas de los cigarros al suelo, tal y como proponíamos en ‘Así te afecta el humo de los cigarrillos que no fumas‘. Y es que todo esto tiene consecuencias en nuestra salud. Un informe del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) asegura que el incremento de las temperaturas y de los niveles de CO2 y ozono, causado por el cambio climático, aumentará la presencia de alérgenos en el ambiente. Esto disparará enfermedades respiratorias, como el asma y la rinitis alérgica, y otras, como la conjuntivitis y las afecciones cutáneas. Por eso en las siguientes líneas contamos cómo afecta el calor a la respiración.

El calor y nuestros pulmones

Los pulmones son el único órgano interno que está en contacto con el ambiente externo. De ahí que tengamos algunos mecanismos de defensa cómo el sistema mucociliar -ya mencionado en el artículo 'Cómo afecta el consumo de alcohol a nuestros pulmones'-, el cual se encarga de protegernos de distintos patógenos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la temperatura óptima del ambiente se encuentra entre 18 y 24 ºC, y cuando la temperatura es más alta, el cuerpo trata de adaptarse para mantenernos en nuestra temperatura ideal (36-37 ºC) de la siguiente manera:

  • El cuerpo se enfría mediante el sudor.
  • Aumenta la respiración.
  • Sube la frecuencia cardiaca.

En personas sanas, que no tienen enfermedades respiratorias, difícilmente les provocará problemas respiratorios, pero en personas que si las padecen sí tiene efectos negativos, llegando a empeorar sus síntomas.

Un artículo que recoge el testimonio de Javier de Miguel, neumólogo del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, señala que los períodos de calor pueden incrementar el riesgo de padecer enfermedades respiratorias agudas y agravar ciertas patologías crónicas, tanto respiratorias como cardiovasculares. Dice que "entre las enfermedades pulmonares que más empeoran a causa del calor se encuentran el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), que incluye la bronquitis crónica y el enfisema pulmonar".

El ozono, un gran enemigo

Esto se debe a un empeoramiento de la calidad del aire por el aumento del ozono que se forma cuando otros gases tóxicos, como los procedentes del tráfico y de las industrias, reaccionan con la radiación solar.

El ozono es un gas incoloro e inodoro. Se trata de una variante del oxígeno que tiene tres átomos en vez de dos. Cuando el ozono se encuentra en la estratosfera, nos protege de las radiaciones del sol, pero cuando este se acumula en las capas inferiores de la atmósfera, es altamente contaminante: afecta sobre todo al aparato respiratorio e irrita las mucosas, pudiendo llegar a producir afecciones pulmonares.

 

¿Qué podemos hacer para prevenir enfermedades respiratorias?

Según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), las enfermedades respiratorias son la tercera causa de hospitalización en España. Incluso son la tercera causa de mortalidad. Eusebi Chiner, miembro de la SEPAR, explica distintas medidas que podemos seguir para prevenir enfermedades durante la época de calor:

  • Hidratarse de modo correcto.
  • Evitar la exposición solar.
  • Aprovechar la primera y última hora del día para hacer ejercicio suave.
  • Mantener el aire acondicionado por encima de 26 ºC.
  • Llevar la cabeza protegida.
  • Cerrar las ventanas y cortinas durante las horas de sol.
  • Humedecer la ropa y refrescar el cuerpo.
  • Evitar el consumo de tabaco.

Consejos en el manejo del aire acondicionado

El aire acondicionado puede ser una herramienta muy útil para prevenir las complicaciones que causa el calor, pero hay que saber cómo utilizarlo. En la página web de la Fundación Lovexair, contamos cómo el aire acondicionado en exceso frío provoca efectos secundarios como:

  • Irritación de las vías respiratorias.
  • Inflamación de mucosas.
  • Problemas respiratorios como rinitis, faringitis, bronquitis, amigdalitis y laringitis.
  • Contracturas musculares.
  • Problemas nerviosos.
  • Afecciones oculares.
  • Sequedad de la piel.
  • Mareos.
  • Exceso de sudoración.

¡Recuerda! La temperatura tiene que estar entre 24-26 ºC, hay que beber bastante líquido para contrarrestar la sequedad ambiental y no te tiene que dar directamente el aire ni dormir mientras esté encendido, refrigerando la habitación antes de acostarse.

Si tienes alguna duda sobre cómo afecta el calor a la respiración o sobre enfermedades respiratorias, puedes contactar con nosotros en cuentanos@lovexair.com.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

loveXair

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto