Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Psicología y salud mental

Técnicas de relajación

Conviene ponerse en manos de profesionales para poner en práctica estos métodos

Intrusismo y poca profesionalidad

Las técnicas de relajación son procedimientos útiles no sólo en el ámbito de la psicología clínica y de la salud, sino también en el de la psicología aplicada en general, según explican Nieves Vera y Jaime Vila en el Manual de Técnicas de terapia y modificación de la conducta de Vicente E. Caballo. Sus orígenes se remontan a los primeros años del siglo XX, aunque hay métodos que se desarrollaron a partir de los años sesenta y setenta.

Según el doctor Héctor González Ordi, psicólogo de la Universidad Complutense de Madrid y miembro de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés, en la actualidad existen “muchísimas técnicas de relajación”: desde las clásicas (ejercicios de tensión-distensión; procedimientos de respiración y sugestión e imaginación mental), hasta las corrientes más recientes que incluyen música especializada de la denominada “Nueva Era”. “Hay todo un mundillo en torno al control mental”, añade el psicólogo.

En ese “mundillo” abundan seudo especialistas con poca formación profesional que se dedican a poner en práctica técnicas de relajación sin conocimientos clínicos previos. Y por ello, no resulta nada extraño escuchar por la radio anuncios sobre entidades o escuelas que ofrecen cursos de “especialista en técnicas de relajación y autoayuda”. Por lo general, los requisitos para ingresar en estos cursos no incluyen formación universitaria relacionada con la psicología. Y es ahí donde está el riesgo. González Ordi aclara que las técnicas de relajación “no son peligrosas en sí”, pero cuando se trata de estados crónicos una relajación casera con música de fondo y unas cuantas respiraciones no bastan para solucionar el problema ni tampoco la asistencia a consultas con personas poco preparadas. Lo ideal siempre es acudir al psicólogo.

“Yo no sé qué calidad tendrán los cursos que se dan sobre técnicas de relajación, pero está claro que hay trastornos de ansiedad que no se pueden tratar sólo mediante la relajación. Muchos, inclusive, son crónicos y requieren otro tipo de tratamiento que va más allá de la simple relajación. A los problemas de ansiedad no se les puede aplicar una receta rápida y fácil”, añade la doctora Susana Ruiz, psicóloga con sede en Madrid.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones