Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología

Un hospital vizcaíno crea el primer banco de venas congeladas de España

Su cometido es utilizar estas venas como acceso vascular en los pacientes de hemodiálisis o como injerto en cirugía arterial

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 30 noviembre de 2009
El primer banco de venas criopreservadas (congeladas) de España acaba de inaugurarse en el hospital de Galdakao, en Vizcaya. Este banco nace con el doble objetivo de utilizar estas venas como acceso vascular en los pacientes de hemodiálisis o como injerto en cirugía arterial. Hasta el momento una docena de enfermos se ha beneficiado "con éxito" de esta técnica aún en fase experimental, señala el jefe del servicio de Angiología y Cirugía Vascular del citado centro, Ángel Barba Vélez.

Los enfermos renales crónicos se tienen que conectar a un riñón artificial dos o tres veces por semana. Para ello es necesario realizarles un acceso vascular que proporcione un flujo sanguíneo adecuado, de forma que la máquina de hemodiálisis cumpla su función depuradora de la sangre. Las continuas punciones para acceder a su sistema circulatorio deterioran al final la red venosa de estas personas de tal manera que obliga, en numerosas ocasiones, a implantarles prótesis. El problema es que éstas, con el tiempo, también se estropean.

Con el fin de evitar estas complicaciones, los médicos de Galdakao han comenzado a aplicar la técnica del implante de venas. "Hemos realizado ya siete trasplantes y van muy bien. De momento, los enfermos no tienen complicaciones", resalta Ángel Barba. Las venas trasplantadas se obtienen de personas operadas de varices y son criopreservadas en el banco de tejido existente en el hospital vasco.

Otro colectivo de potenciales beneficiarios de los trasplantes de vasos sanguíneos son los pacientes que tienen que someterse a una cirugía vascular, ya sea a consecuencia de un traumatismo sufrido en un accidente o por presentar una arteriopatía obstructiva de extremidades, es decir, falta de riego sanguíneo. Los enfermos de estas características que han recibido una vena de otra persona son ya seis, con un resultado positivo en todos los casos.

Tejido humano

El principal beneficio que ofrece injertar una vena respecto a una prótesis es que se implanta "un tejido humano", no un tubo de plástico, "lo que disminuye el número de infecciones", destaca el doctor. La técnica, además, podría resultar más económica. Esta ventaja, sin embargo, está aún por demostrar, ya que es preciso contabilizar los gastos que implica preparar el material y congelarlo.

El balance de trasplantes realizados hasta el momento es positivo. "De momento, no hemos tenido problemas, pero es pronto para realizar una evaluación definitiva. Estamos aún en fase de experimentación. Tenemos que comprobar si los injertos de venas van a aguantar igual o mejor que las prótesis las punciones para hemodiálisis", comenta el jefe del servicio de Angiología y Cirugía Vascular. Los médicos están también a la expectativa de verificar si, con el paso del tiempo, el conducto sanguíneo trasplantado se dilata en exceso debido a la congelación, "algo que no ha ocurrido hasta ahora", afirma Barba.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones