¿Cómo es un móvil accesible?

Organismos, empresas e instituciones trabajan para acercar los avances de la telefonía móvil a todos los ciudadanos
Por Antonio Delgado, Jordi Sabaté 30 de julio de 2008
Img mobiaacces portada
Imagen: CONSUMER EROSKI

Algo tan sencillo como leer un mensaje SMS no está al alcance de todos los ciudadanos. No sólo quienes tienen una discapacidad visual pueden verse frustrados ante la pantalla de un terminal móvil, también algunas personas mayores e incluso la mayoría de los usuarios tienen dificultades para manipular sus teléfonos en ocasiones. Las pantallas, los teclados o la configuración del volumen de sonido son algunos de los aspectos importantes que los fabricantes tratan de mejorar para que la telefonía móvil sea cada vez más “cosa de todos”.

Las soluciones según el tipo de discapacidad

/imgs/2008/07/mobiaacces3.jpg

Aunque se piensa en la accesibilidad como un asunto que atañe a todos los usuarios, lo cierto es que determinadas discapacidades reclaman soluciones muy concretas. En este sentido los fabricantes de teléfonos procuran hacerlos compatibles con los accesorios o programas que posibilitan a las personas con discapacidad usar la telefonía móvil. A grandes rasgos, en el mercado existen soluciones para personas con discapacidades auditivas y discapacidades visuales, pero también se han lanzado productos que facilitan las cosas a otros usuarios que, por razón de edad o algún otro tipo de problema físico, no tienen fácil el acceso al móvil.

Soluciones para personas con discapacidad auditiva

Las personas con discapacidad auditiva pueden utilizar cualquier tipo de dispositivo móvil que sea compatible con un accesorio adicional llamado “lazo de inducción”. El lazo de inducción es una especie de filtro de ruidos que ayuda a quienes poseen un audífono con bobina telefónica “T” (un audífono especialmente adaptado para funcionar con teléfonos) a eliminar las interferencias para poder mantener una conversación.

/imgs/2008/07/mobiaacces2.jpg

Este accesorio se lleva colgado del cuello y permite responder llamadas con una sola tecla desde el dispositivo, así como utilizarlo como manos libres. También se puede apagar o encender el teléfono móvil desde el lazo de inducción. Empresas como Nokia disponen de terminales, Nokia 6085, Nokia E65 o Nokia N70, que aceptan este dispositivo. De hecho, funcionan con un lazo de inducción LPS-4, un modelo especialmente diseñado por Nokia.

Por su parte Vodafone dispone del terminal Vodafone 710, al que se le incorpora el lazo de inducción T-Loop, que comercializa bajo su propia marca. Esta empresa también ha comenzado a vender recientemente el accesorio BluetoothSIA Bluetooth, que es compatible con los audífonos en posición “T”. Este accesorio funciona tanto con teléfonos móviles como con otros dispositivos portátiles del tipoPDAo reproductores de MP3.

Soluciones para personas con discapacidad visual

Para las personas con discapacidad visual se utilizan soluciones mediante determinados programas que, ejecutados en el terminal, entre otras cosas traducen el texto del menú de la pantalla y de los mensajes en voz. En España los operadores de telefonía móvil, en colaboración con la empresa Code Factory y la ONCE-CIDAT (Organización Nacional de Ciegos-Centro de Investigación y Desarrollo de Aplicaciones Tiflotécnicas), comercializan una aplicación diseñada para teléfonos móviles denominada Mobile Speak.

Mobile Speak funciona a modo de un lector de pantalla para reconocer el texto y toda la información visual que aparece en el terminal y transformarla en sonido

Esta aplicación permite a las personas con discapacidad visual acceder a las funcionalidades más habituales de los teléfonos móviles. Es compatible con los sistemas operativos para móviles Symbian, Windows Mobile y Pocket PC. Terminales como el Nokia E65 o el popular N95, junto con toda la gama de modelos del fabricante HTC, se encuentran entre los modelos compatibles con este sistema.

Mobile Speak funciona a modo de un lector de pantalla para reconocer el texto y toda la información visual que aparece en el terminal. Esta aplicación transforma en audio todo el texto conforme el usuario se va desplazando por las diferentes opciones de la pantalla. Hacer y recibir llamadas, mensajes de texto, registro de llamada y lista de contactos; navegar por Internet, escuchar ficheros de audio o conectarse con otros dispositivos mediante Bluetooth o wifi son algunas de las posibilidades que esta aplicación permite realizar. La empresa Code Factory también comercializa las aplicaciones para móviles Mobile Magnifier y Mobile Tools. La primera funciona como una lupa entre las opciones de menú del terminal, mientras que la segunda amplia las posibilidades de accesibilidad general de los terminales móviles.

Móviles accesibles «para todos»

No se trata de un asunto de minorías o colectivos especiales, sino que la accesibilidad afecta a todos los usuarios de un determinado aparato o servicio

Una de las principales premisas de la accesibilidad en cualquier campo es que no se trata de un asunto de minorías o colectivos especiales, sino que la accesibilidad afecta a todos los usuarios de un determinado aparato o servicio. Aplicado a un campo tan importante e integrado en la sociedad como es la telefonía móvil esto significa que cualquier terminal telefónico debe contar con una serie de recursos mínimos que faciliten su uso a cualquier persona, además de estar dotados de la capacidad de aumentar su accesibilidad para servir a los colectivos con dificultades específicas.

En otras palabras, un móvil accesible es aquel donde se pueden teclear los números, encender y apagar con facilidad, leer los mensajes en una pantalla lo suficientemente grande, interpretar las opciones del menú, identificar las llamadas, seleccionar los contactos y escuchar la voz del interlocutor con claridad y sin molestias. Además, por supuesto, el móvil debe ser fácil de coger con una sola mano a la vez que se maneja.

¿Quién puede decir que posee un teléfono que cumple las condiciones mínimas de accesibilidad?

Estas condiciones, que en una primera lectura resultan obvias, no lo son tanto si se analizan detenidamente las funciones de los dispositivos que actualmente hay en el mercado. ¿Quién puede decir que posee un teléfono que cumple todas estas condiciones? Realmente son pocos los aparatos plenamente accesibles, y se sitúan en el rango de los “smartphones” o teléfonos inteligentes: aquellos dotados de un sistema operativo similar al de los ordenadores. Incluso algunos modelos de la gama alta de empresas como Nokia fallan en temas como la modificación del cuerpo de letra.

¿Cómo sería un móvil accesible?

A modo orientativo, un móvil que cumpliera los requisitos mínimos de accesibilidad debería contar con una serie de requisitos. Los relatados en adelante, aunque no son los únicos, son los que más directamente afectan al común de los usuarios:

  • Tener una pantalla legible: la pantalla debe ser lo bastante grande como para que en ella puedan no sólo verse las letras o los números; también deben poder visualizarse la mayoría de las opciones del menú, de modo que los usuarios sepan hacia dónde van cuando buscan una función. Pocos móviles cumplen estas funciones, y los que lo hacen (como sucede con los móviles japoneses, que son más grandes) es más por permitir la visualización de vídeos que por motivos de accesibilidad.

  • Poder variar el cuerpo de la letra en todas las funciones: este requisito no todos los móviles lo tienen y es indispensable. Para las personas con la vista casada, por ejemplo, a partir de cierta hora de la tarde leer un mensaje del móvil o buscar un contacto se convierte en una tortura si no tienen la posibilidad de aumentar el cuerpo de letra en varios puntos. La opción de aumento del cuerpo debe ser además fácilmente reversible.

  • Posibilidad de sustituir las letras y los números por grafismos: un entorno gráfico rico y destacado puede ayudar mucho a personas con la visión disminuida, la vista cansada o con dificultades de comprensión. Los iconos del menú de funciones deben poder ampliarse o ser de por sí grandes y lo más gráficos posibles.

  • Poder asociar los contactos de la lista con imágenes y sonidos: sirve para que se sepa inmediatamente quién está llamando sin tener que forzar la vista. En lugar de ver letras o números se miran caras o se escuchan tonos específicos. Por lo tanto un móvil que pueda hacer fotografías de caras, y que permita asociar éstas con los diversos contactos, será más accesible. Lo mismo para con los sonidos y los tonos musicales: pueden ayudar a distinguir un contacto de otro.

  • Posibilidad de asociar los iconos con palabras: esto sirve para que los programas que traducen a voz el texto puedan leer cada grafismo.

  • Permitir la modulación del volumen de sonido: es fundamental que el sonido que sale por el altavoz del terminal sea ecualizable, algo que pocas veces ocurre. Aunque para la mayoría de las personas las molestias que cause un móvil mal ecualizado sean pocas, para usuarios con problemas auditivos puede llegar a ser un calvario atender el teléfono.

    La importancia de ser accesible

    Operadores como Movistar, Vodafone y Orange cuentan con departamentos especializados en la mejora de la usabilidad y el diseño de los terminales

    Desde el año 2006, existen en España más líneas de telefonía móvil que habitantes. Concretamente, hay 112,2 líneas por cada 100 habitantes, según los últimos datos de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), lo cual significa que hay muchas personas que han contratado dos o más líneas. Por su valor comunicacional, profesional e incluso en la seguridad de las personas, el móvil se ha convertido en un complemento imprescindible en la sociedad moderna. Sin embargo, un porcentaje importante de la población tiene dificultades para acceder a estas tecnologías por discapacidad, pérdida de facultades relativas a la edad o simplemente por falta de conocimiento en su utilización. En este sentido, los móviles continúan siendo unos aparatos bastante inaccesibles.

    La accesibilidad en los móviles consiste en hacer que la interacción con el terminal, y por extensión con cualquier servicio de telefonía, esté disponible para todos los usuarios independientemente de que quien acceda sea una persona discapacitada o no. Numerosos grupos internacionales trabajan para mejorar los estándares de aplicaciones y servicios de los teléfonos para que puedan estar disponibles para todos los ciudadanos.

    El pasado mes de junio se celebró en León la conferencia europea EDeAN (“European Design for all e-Accessibility Network”), una red formada por más de 160 organizaciones de los estados miembros de la Unión Europea, para compartir experiencias sobre lo que llaman “diseño para todos” y accesibilidad. Las conclusiones de este congreso (PDF), a modo de decálogo, afirman que los productos, entornos y tecnologías deben ser concebidos de forma que puedan ser utilizados por todas las personas, independientemente de sus capacidades o circunstancias.

    Terminales: ¿accesibles o inteligentes?

    En cuanto a la telefonía móvil, existen numerosas iniciativas para acercar los terminales y servicios móviles a todos los ciudadanos. /imgs/2008/07/mobiaacces5.jpgOperadores como Movistar, Vodafone y Orange cuentan con departamentos especializados en la mejora de la usabilidad y el diseño de los terminales, y también de los servicios que ofrecen. Además, poseen ofertas de terminales para diferentes colectivos en función de su tipo de discapacidad.

    Hasta hace unos años, había en el mercado diferentes terminales móviles pensados para ser utilizados por discapacitados visuales. Uno de estos terminales es el Owasys 22c, que fue presentado en 2005 por la ONCE. Se trata de un dispositivo sin pantalla que incorpora un sintetizador de voz para avisar cuando se reciben mensajes de texto y traducirlos a sonido. También avisa del estado de la batería y de la cobertura de la zona donde se encuentra el usuario. Otra de sus características es que el teclado funciona con percepción táctil adaptada para personas invidentes.

    Esta tendencia a crear dispositivos especiales ha cambiado en los últimos años porque los fabricantes prefieren invertir en lograr un “diseño para todos” que posibilite la utilización del terminal, en la medida de lo posible, por cualquier persona.

    Un terminal que trabaje con el sistema operativo Symbian puede ser perfectamente accesible si dispone del software necesario para transformar el texto en voz

    La base de esta apuesta es que los móviles son cada vez más “aparatos inteligentes”. Es decir, se parecen cada vez más a un ordenador, por lo que la solución a su inaccesibilidad no está tanto en el aparato en sí como en los programas que se le introduzcan.

    Así, un terminal que trabaje con el sistema operativo Symbian o bien con Windows Mobile puede ser perfectamente accesible si dispone del software necesario para transformar el texto en voz y para realizar avisos. En este sentido, los fabricantes y operadoras de telefonía móvil ofertan para los colectivos con problemas de discapacidad terminales que se encuentran en el mercado para todos los usuarios, a los cuales se incluye algún adaptador, ya sea mediante dispositivos físicos o una aplicación de software.