Comprar informática de segunda mano

Las dificultades económicas hacen que particulares y empresas se deshagan de los equipos informáticos en buen uso
Por Alberto de las Fuentes Suárez 3 de septiembre de 2008
Img creacion empresa
Imagen: Manu Contreras

Si se está pensando en adquirir un ordenador de sobremesa o un portátil y no importa que haya pasado por otras manos a cambio de conseguir un buen ahorro, éste es buen momento para revisar las numerosas ofertas disponibles en la Red. Cada vez hay más material usado en el mercado y con mayor calidad. Aun así, conviene asegurarse de que lo que se adquiere está en las condiciones que asegura el vendedor.

Moderar el gasto informático

Jota es un joven colombiano de 24 años que, como muchos de sus compatriotas, está sufriendo la crisis en la construcción y tiene problemas para llegar a fin de mes. Para intentar salir del paso “y pagar algunas deudas” está vendiendo algunos objetos de valor. Entre ellos, ya se ha deshecho de dos ordenadores y está haciendo lo propio con un tercero, el último que tenía. “En lugar de venderlo entero, unos amigos que tienen varias tiendas y que se dedican a esto me han recomendado que lo venda por piezas. Así que he destripado el ordenador y estoy subastando los diferentes componentes”.

Su caso no es único. Numerosos ciudadanos están teniendo que hacer lo mismo. O, sin llegar a tales extremos, sí que están restringiendo su gasto, especialmente en todo lo que no es indispensable. Así, por ejemplo, la operadora de móviles Vodafone presentó hace poco sus resultados del último trimestre a nivel mundial en sus cuarteles generales de Londres.

Jota: “En lugar de vender el ordenador entero me han recomendado que lo venda por piezas para ganar más”

Con unas cifras peores de las esperadas, defraudó a los inversores, que castigaron duramente el valor en la Bolsa. La compañía se defendió destacando las razones por las que no había cumplido con las previsiones. Entre sus principales motivos apuntó los malos resultados de la filial española.

Al parecer, Vodafone es especialmente popular entre la población inmigrante de España. Y ésta, muy dependiente del empleo en la construcción y en otros sectores auxiliares, ya se ha visto profundamente afectada por la crisis. Así, lo primero que ha hecho es restringir el gasto, empezando por el consumo de los móviles.

“La reducción del gasto tecnológico se nota especialmente entre la población inmigrante”

Vodafone se quejaba además de que muchos de sus clientes en España siguen consumiendo un número similar de minutos, pero con un saldo final mucho menor. Las dificultades económicas les ha hecho revisar sus planes de tarificación y realizar llamadas exclusivamente en las franjas horarias más baratas.

Estos dos casos sirven de ejemplo de que la crisis económica, para algunas capas de la población, ya ha llegado y está empezando a mostrar su cara más cruda. Así las cosas, ¿qué puede hacer un ciudadano que quiera moderar su gasto en material informático sin privarse de cubrir sus necesidades? ¿Y si lo que quiere es vender uno de sus ordenadores para, como ha hecho Jota, limitar un poco sus deudas y obtener un ingreso extra?

Equipos de segunda mano

Cuando una gran compañía en cualquier parte del mundo decide renovar sus equipos los ordenadores usados que retira se colocan en el mercado de la segunda mano

Sólo con teclear “informática segunda mano” en Google aparecen cientos de páginas web de tiendas de productos de ocasión. Así, se pueden encontrar gangas como un IBM Thinkcentre de sobremesa (75 Gigas, Pentium 4, 512 MB de RAM) por 145 euros. Una semitorre IBM Netvista también con Pentium 4 y 512 MB de RAM, pero con un disco duro de 40 gigas, se puede adquirir en PC-Portatilpor 95 euros. Aunque otras ofertas no son tan jugosas: Un portátil Toshiba Satellite Pro-M30, con procesador Centrino 1,50 Ghz, 40 GB de disco duro, 512 MB de RAM y combo DVD-CDRW sale por 249 euros.

La mayoría de estos equipos proceden de empresas. Cuando una gran compañía en cualquier parte del mundo decide renovar sus equipos (a menudo mediante la fórmula de “leasing”, una especie de alquiler mensual que permite cambiar a un modelo mejor cada cierto tiempo), los ordenadores usados que retira no se destruyen.

Al contrario, pasan a manos de algún gran mayorista que, a su vez, los revende por lotes. Ahí los adquieren las innumerables tiendas online: la citada PC-Portatil, Ofertaspc,Kelkoo, Jet Computer, Pool, Lomáschip,PC-Planet y decenas de negocios similares. En ocasiones, como en el caso de Borax.es, un pequeño comercio que combina lo físico y lo online, se realizan las ventas por la Red y también se anuncia la tienda en el centro de Barcelona. Sin embargo, la mayoría de los comercios son estrictamente virtuales.

/imgs/2008/04/dosmanosinfo.5.jpg

Y eso por no hablar de la opción favorita de muchos internautas: subastar sus equipos en espacios como eBay. Componentes sueltos, sobremesas o portátiles enteros, lotes de equipamiento informático, impresoras, teléfonos móviles… Todo está al alcance de los internautas que deseen adquirir o desprenderse de sus equipos ajustando sus presupuestos y entrando en un sistema de puja donde el objeto lo adquiere quien ofrece el precio final más alto, tras un periodo de tiempo en el que cualquiera puede hacer una oferta superior a la anterior.

Revisar los componentes

Pese a todas las ventajas expuestas hasta ahora, es evidente que adquirir informática de segunda mano conlleva una serie de riesgos. Los equipos retirados de grandes empresas o procedentes de particulares ya han tenido un uso, a veces intenso. Aunque en apariencia estén en perfecto estado, incluso en el caso de los mejor conservados, hay una mayor probabilidad de que algún componente falle.

Adquirir informática de segunda mano tiene sus riesgos

Además, la informática de segunda mano requiere de compradores un tanto avezados. Para empezar, en ocasiones los componentes pueden estar un tanto anticuados, sino obsoletos. Otras veces, en cambio, pueden ser muy útiles para las necesidades que se tienen. Lo ideal sería poder probar el ordenador durante un tiempo.

Aunque es difícil que al usuario le permitan probar el dispositivo que va a comprar, hay una serie de requisitos del ordenador que conviene mirar cuando se adquiere un aparato de segunda mano, como por ejemplo la capacidad del procesador, la memoria RAM, la memoria del disco duro, el número de puertos de conexión o el tipo de lector de discos ópticos. Conociéndolos será más fácil saber si se está escogiendo el ordenador adecuado.