Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Imagen y sonido

Cámaras fotográficas SLT

La velocidad y la ausencia de ruido al capturar una imagen son sus principales novedades

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 14 septiembre de 2010

Una de las máximas en el mundo de la fotografía reza que
las imágenes que se ven a través del visor de una cámara de
fotos réflex son las mismas que no se han capturado y, por tanto, se han perdido. Esto se debe a que el mecanismo esencial de las cámaras
digitales réflex o SLR de lentes intercambiables se basa en un
espejo móvil situado detrás, que se levanta para dejar pasar la luz al sensor y capturar así la imagen. Este
problema, que implica pérdida de tiempo y dificultades en la toma
continua de fotos, se soluciona en las nuevas cámaras SLT.

En su posición inicial, el espejo rebota la imagen a un
“pentaprisma” que la muestra por
el visor de la cámara y ayuda al sistema de enfoque automático.
De esta forma, al levantarse el espejo para capturar la luz desde el
sensor, el visor se muestra en negro por un pequeño lapso de tiempo.
El principal problema de las cámaras de fotos que cuentan con este
mecanismo es que cada vez que se pulsa el disparador de la cámara,
el cristal debe levantarse y volver a su posición inicial pasados
unos instantes, lo que limita la captura continuada de imágenes.

En la actualidad, las cámaras réflex digitales DSLR de gama
media
y baja, destinadas al mercado doméstico, tienen una velocidad de
entre tres y cuatro fotogramas por segundo (fps), mientras que las
cámaras profesionales de alta gama réflex DSLR pueden alcanzar una
velocidad de entre siete y once fps.

El espejo translúcido

Sony ha lanzado al mercado sus nuevas cámaras réflex A55V
y A33,
cuya principal novedad es un espejo semitransparente o translúcido que
se encuentra estático en su posición, sin necesidad de elevarse
para dejar pasar la luz hacia el sensor. Este elemento permite el
paso y rebota la imagen hacia el sistema de enfoque de forma
simultánea, sin que sea necesario disponer de mecanismos móviles. Para
ello, se utiliza un material que permite que el 70% de la luz pueda
traspasar el espejo y un 30% se desvíe hacia el sistema
de enfoque.

Estas cámaras disponen de un espejo semitransparente que no necesita elevarse para dejar pasar la luz hacia el sensor

Estas cámaras disponen de un segundo sensor dedicado al
enfoque
automático o autofoco. De esta forma, los modelos SLT pueden mantener el enfoque sin interrupciones gracias al uso de hasta quince puntos de referencia. El mismo sensor permite una
grabación de vídeo desde la cámara con una mayor velocidad de
enfoque que en los modelos anteriores, basados en un espejo movible.
Pueden grabar vídeo de 1080p en formato Motion JPEG, así como en el formato AVCHD 1080i.

Por su parte, el visor óptico basado en “pentaprisma”
se ha sustituido por un visor electrónico de alta resolución que
reproduce el 100% de la imagen obtenida por el sensor principal, algo
que ya incluyen otras cámaras, como es el
caso de algunos modelos basados en el sistema de Micro Cuatro Tercios.

Otra de las ventajas en la utilización de espejos translúcidos
es la posibilidad de disponer de cámaras de fotos con un menor ruido
al capturar la imagen, ya que carecen de partes móviles que se
pongan en movimiento para levantar y bajar el espejo, como sucede en
las réflex tradicionales.

Una tecnología con casi 50 años

Esta tecnología no es nueva, ya que en los años sesenta del
pasado siglo, los principales fabricantes de la época, como Canon o
Nikon, utilizaron
este tipo de espejos
para conseguir una mayor velocidad de
captura en modelos orientados al fotoperiodismo o a los fotógrafos
de naturaleza. Conocido como “Pellicle
Mirror
“, desde mediados de los años setenta no se había
vuelto a utilizar esta tecnología, ahora adaptada a las nuevas
cámaras digitales.

Aunque destinadas al mercado doméstico, la velocidad de captura de fotogramas de las SLT sólo está al alcance de cámaras profesionales

Sony A55V tiene una velocidad de capturas mediante ráfagas de
hasta diez fotogramas por segundo (fps) con autofocus continuo,
mientras que el modelo A33, según el fabricante, puede alcanzar
hasta siete fotogramas por segundo. De esta forma, estas cámaras
de fotos destinadas al mercado doméstico disponen de una velocidad
de captura de fotogramas que, por ahora, sólo está al alcance de cámaras fotográficas profesionales.

Por otro lado, si bien también mejora la toma continua de
imágenes, no llega a ser óptima. El principal “cuello de
botella” en la captura continua es el
proceso por el cual las imágenes capturadas se graban en datos en
la memoria de la cámara. El modelo A55V dispone de
una ráfaga máxima de hasta 33 fotogramas en formato JPEG o de 20
fotogramas si las imágenes se capturan en formato RAW.

Otras características

Además de una mayor velocidad de captura de fotogramas del
modelo A55V respecto al A33, éste integra un GPS para geoposicionar de forma automática todas las imágenes tomadas desde la cámara para su posterior distribución en redes sociales o plataformas on line que permitan integrar esta funcionalidad. Respecto a los megapíxeles, el modelo A55V dispone de 16, frente a los 14 del modelo A33.

Aunque por el momento no hay precio de salida en España, sí se
conoce su precio para otros mercados. La A33 estará disponible en
Estados Unidos a partir de septiembre con un coste estimado de 650
dólares para el cuerpo, con independencia de la óptica. Mientras,
el kit compuesto por cuerpo y zoom 18-55 mm tendrá un precio de
750 dólares. Por su parte, el modelo A55V saldrá al mercado en
octubre por 750 dólares, frente a los 900 del kit compuesto de cuerpo y lente.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones