Buscar trabajo en Internet

La Red es el medio más rápido y barato para encontrar empleo
Por Nacho Rojo 11 de junio de 2003

Internet se ha convertido en el punto de encuentro entre empresas y trabajadores. El ahorro de tiempo y dinero es lo más atractivo para ambas partes, pero además la Red ofrece una flexibilidad, rapidez y amplitud de oferta e información que no se encuentra en la calle. Sin duda, las bolsas de trabajo online son el medio más rápido y económico -y quizá efectivo- de ofrecer y demandar empleo.

La Red, punto de encuentro

En España hay más de 1.600.000 personas que no tienen trabajo, según los últimos datos del INEM. En esa farragosa tarea que consiste en encontrar un nuevo empleo (o el primero) o reciclarse para adaptarse a las nuevas condiciones del mercado laboral, Internet presta una gran ayuda.

Cada vez más, la Red constituye el punto de encuentro entre empresas y demandantes de empleo, hasta el punto que ha transformado en buena medida la forma de buscar trabajo. La flexibilidad, rapidez y universalidad que pone al alcance del usuario la han consolidado como una vía útil para los que anhelan abandonar la cola del paro.

Tal es así que en medio de la crisis que ha azotado y sigue azotando a las ‘puntocom’, los portales de empleo han permanecido a flote e incluso se han multiplicado; muchos sitios web ajenos al mercado laboral han incorporado bolsas de trabajo como medio para atraer la atención de los internautas. Se calcula que sólo en España circulan por la Red más de cinco millones de currículos.

La mayoría de los sitios de empleo cuentan con un apartado destinado a las empresas, donde éstas acceden al listado de postulantes a cambio de una cuota, y otro para los candidatos. Esta sección suele ser de libre acceso para utilizar el motor de búsqueda y localizar ofertas, y requerir un registro (casi siempre gratuito) si se quiere acceder a más servicios. Porque para el demandante de empleo, Internet es mucho más que una herramienta para buscar trabajo. Las páginas dedicadas al mercado laboral suelen incluir muchos servicios añadidos:

  • Clasificación de ofertas por sectores de actividad, zonas geográficas, remuneración, etc.
  • Búsqueda de empleo por palabras clave y otros criterios.
  • Posibilidad de ‘colgar’ una carta de presentación y el curriculum vitae, así como de actualizar ambos en cualquier momento.
  • Consejos para la elaboración del currículo. Ayuda para su redacción (formatos y plantillas de CV), corrección y traducción.
  • Consejos profesionales sobre cartas de presentación, entrevistas de trabajo, tests, etc.
  • Consultas legales sobre contratos, despidos, prestación por desempleo, etc.
  • Envío de alertas (nuevas ofertas de empleo) por correo electrónico según los criterios seleccionados.
  • Noticias y reportajes sobre el mercado laboral, así como información sobre cursos, becas, oposiciones, etc.
  • Contacto con otros candidatos a través de foros.

Dónde buscar trabajo

Como ya se ha mencionado, el interés de los internautas por los sitios de empleo es tal que un buen número de advenedizos se han apuntado a crear bolsas de trabajo en sus páginas, con lo que la oferta para el demandante es amplia y variada. La apuesta no es gratuita: el año pasado, según Pew Internet Project, la mitad de los internautas estadounidenses (52 millones de personas) utilizó la Red para buscar trabajo.

Por descontado, el usuario que pretenda encontrar trabajo a través de la Red debe disponer de acceso a Internet y de una dirección de correo estable que consulte con frecuencia.

  • Portales de empleo

    Son sin duda el punto de partida. Normalmente cuentan con las bases de datos más extensas y es donde suelen acudir las empresas a ‘ojear’ currículos.

    Monster, con sitios web en 21 países, es el líder del sector. Su página en español (también accesible desde Jobline, portal que compró hace dos años) dice contar con más de un millón de ofertas de empleo, a las que se puede acceder a través de buscadores para vacantes en España, Europa o todo el mundo. Como todo buen portal de empleo, ofrece una serie de servicios añadidos, como ‘Mi Monster’ (para crear currículos, cartas de presentación y enviarlos automáticamente a las empresas seleccionadas), editor de CV, foros de expertos, artículos sobre la búsqueda de trabajo y boletines electrónicos con las ofertas adecuadas a cada perfil.

    Otras buenas alternativas son Infojobs.net, que tiene el contador en 1.360.731 currículos, 58.233 puestos vacantes y 16.580 ofertas de empleo (todas en España) o Infoempleo, portal creado en abril de 2000 por el Círculo de Progreso, que además de ofertas tiene una sección de orientación (consejos y consultas al experto) y otra de formación (másters, cursos, becas, formación online, etc).

    Pero el listado es inagotable (Trabajo.org, bolsadetrabajo.com, trabajos.com, CompuTrabajo, OficinaEmpleo, Untrabajo.com…), con lo que resulta útil visitar páginas como La Linea, ecomur.com, Webempleo.org o 5campus.org que agrupan información, enlaces y recursos sobre el empleo en Internet. Canal Empresa ofrece un completo informe comparativo.

    Para buscar trabajo fuera de España, también son interesantes Jobpilot, CareerBuilder, Careersite.com, StepStone, Topjobs o el America’s Job Bank. Y en Latinoamérica, Laborum.com, LatPro, Empleate.com o Ltj.com.

  • Sitios especializados

    El demandante que tiene claro el área en el que desea trabajar debe acudir a portales especializados: prácticamente cada sector tiene su página de empleo, aunque, estando en Internet, lo que más abunda son bolsas de trabajo de informática y tecnología: Tecnoempleo en España o Computerjobs en EEUU son sólo dos ejemplos. También destacan los sites para trabajos relacionados con las finanzas, pero las ofertas para periodistas, médicos, veterinarios, etc., también encuentran su sitio en la Red.

    Las especialización no sólo tiene que ver con la actividad. Así, se pueden encontrar bolsas de trabajo para directivos, freelance, mujeres, empleos a tiempo parcial o para personas sin experiencia.

  • Anuncios clasificados

    Las publicaciones de anuncios clasificados también han dado el salto a la Red. El Grupo Anuntis, editor de periódicos gratuitos y publicaciones especializadas sobre inmobiliaria, motor y empleo está presente en Internet con Laboris.net, que tiene una herramienta, Infosalary, para “descubrir tu valor en el mercado”. Segundamano también tiene su sección de trabajo en Internet, que completa con el portal Mercado de Trabajo, perteneciente a la inmensa red de Trader.com.

    Al calor de la Red, han nacido también sitios de anuncios clasificados y páginas amarillas online como maimai.com, Clasificalia (del Canal IP) o Clasifica con sus correspondientes bolsas de trabajo.

  • Periódicos

    La sección de anuncios clasificados de los periódicos ha sido trasladada, en muchas ocasiones, a la Red en forma de ‘canales’. El diario económico Expansión y El Mundo comparten el portal Expansión&Empleo, mientras que ABC ha creado un Canal de empleo con las ofertas de Todotrabajo.com y La Vanguardia enlaza a www.los-clasificados.com.

Otros

  • Trabajo Temporal

    Otra alternativa para localizar empleo en Internet es visitar las páginas de las ETT. Algunas como Randstad ofrecen consejos para solicitar empleo e información para trabajadores temporales, pero otras funcionan casi como portales, con recursos tanto para empresas como para demandantes. AGETT agrupa seis grandes empresas de trabajo temporal; Interempleo, Manpower, Adecco o Temps son otros ejemplos de ETTs con presencia en Internet.

  • Empleo público

    Para buscar un trabajo ‘para toda la vida’ se puede visitar la página del INEM, donde es posible introducir el currículo en la base de datos de la Unión Europea u obtener información sobre cursos de formación, modalidades de contratos, prestaciones por desempleo, estadísticas, legislación, etc. El mes pasado, INEM puso en marcha la iniciativa Contrat@, para la comunicación de nuevas contrataciones a través de Internet (en el primer mes recibió 8.260 nuevas contrataciones), lo que deja a los funcionarios más tiempo para atender a los demandantes de empleo.

    También resulta útil visitar la página del Ministerio de Administraciones Públicas dedicada al empleo público, donde se pueden consultar ofertas, becas u oposiciones. Asimismo, el Portal del Ciudadano (Administracion.es) cuenta con una sección para localizar convocatorias por organismos o por provincias.

    Casi todos los portales de trabajo tienen su sección específica sobre empleo público y otros, como Empleopublico.net, sirven para buscar ofertas exclusivamente en este terreno.

  • Empresas

    Sin duda, una fórmula interesante para buscar trabajo es acudir directamente al sitio web de la empresa en la que el demandante está interesado. Es raro no encontrar un enlace en el que consultar los puestos vacantes e incluso poder enviar el currículo. Sin embargo, tampoco es extraño que estos departamentos de RRHH virtuales sean del todo ficticios, pues a menudo las empresas no los actualizan y en ocasiones mantienen ofertas para ‘aparentar’ crecimiento cuando están echando gente por la puerta trasera.

  • Portales generales y buscadores

    Los directorios de buscadores como Google o Terra son una buena fuente de información sobre bolsas de trabajo. Además, muchos portales han creado sitios específicos: Yahoo!, por ejemplo, montó su portal de empleo tras la compra de Hotjobs.

Para las empresas

La tendencia del sector confirma que Internet es y será cada vez más una herramienta indispensable en la captación y selección de personal. Europa, por ejemplo, gastó en reclutamiento online casi 600 millones de euros en 2000 y gastará más de 4.000 millones en 2005, según algunos estudios. Y hasta el 94% de las 500 compañías más importantes del mundo (según la lista de Fortune) consultadas por iLogos Research, utilizan la Red para contratar personal, un aumento sostenido desde el 29% de 1998 y el 88% de 2001.

Y es que las empresas encuentran en la Red el medio ideal para agilizar la renovación o ampliación de plantilla, además de ahorrar tiempo y dinero al departamento de recursos humanos. Tradicionalmente, el proceso desde que la empresa detecta la necesidad de cubrir un puesto hasta que contrata al candidato ideal es laborioso, lento y caro. Tras definir bien el puesto, la empresa debe pagar un anuncio (caros o muy limitados en espacio) donde tratar de atraer la atención de un público muy diseminado. Después hay que esperar a que lleguen los currículos y todo el trabajo siguiente: creación de base de datos, análisis y selección de candidatos, llamadas o envío de cartas, entrevistas, etc.

Por eso no extraño, según afirma un estudio del IESE, que más de dos tercios de los profesionales de recursos humanos utilicen habitualmente las nuevas tecnologías para realizar su trabajo y una cuarta parte las prefieran al reclutamiento tradicional. Según el mismo Instituto, Internet reduce de 90 a ocho días el tiempo de selección de personal en la empresa.

La Red disminuye los costes de selección -alrededor de un 75% los gastos y un 40% el tiempo invertido, según la media más aceptada-, permite estructurar mejor la búsqueda de trabajadores y ayuda a ordenar y simplificar la recepción de candidaturas. Un programa informático combinado con el sitio web de la empresa, o con aquél donde se realiza la oferta laboral, sirve para crear una base de datos automática, con todo tipo de campos que ha rellenado el propio interesado. Así, la empresa puede filtrar los CV hasta encontrar el más adecuado para el puesto.

Además, el abanico de búsqueda se amplia: cada día aparecen más de 3.000 nuevos currículos en la Red. De un lado, se puede apuntar mejor al público objetivo, pues las ofertas de empleo son consultadas por aspirantes que las han localizado por ajustarse a su perfil (e incluso se pueden colocar en páginas especializadas); de otro, es posible extender la búsqueda de aspirantes a todo el planeta sin elevar los costes.

La entrevista de trabajo será, a la postre, un trabajo ineludible en la mayoría de los casos, pero los numerosos filtros por los que se puede hacer pasar a los candidatos online, las limitará a los preseleccionados en una última fase.

Ya son muchas las empresas que han creado un apartado en su sitio web (“trabaja con nosotros”) para hacer la selección de personal, pero son los portales de empleo los más utilizado por los demandantes y, por tanto, por las empresas que ofrecen trabajo en la Red.

Ventajas e inconvenientes

Internet no es la panacea: ni aumenta las ofertas laborales ni convierte a un candidato mediocre en atractivo para las empresas. Sin embargo, reúne en un solo medio una serie de herramientas que ayudan a encontrar empleo y abarata y dota de eficiencia su búsqueda. Además, el aspirante adquiere un valor añadido que muchas empresas tienen en cuenta: tiene conexión a Internet y correo electrónico, lo que implica, a priori, familiaridad con un entorno cada vez más valorado en muchos trabajos.

Para empezar, Internet sirve para buscar empleo sin salir de casa, con todo lo que esto implica en cuanto a ahorro de tiempo y dinero. Se ahorra dinero en la compra de periódicos, impresión de currículos, sobres, sellos y desplazamientos. Y, en un solo portal de empleo, el candidato coloca su currículo a disposición de centenares de empresas, el equivalente a emplear varias semanas en recorrer sus sedes o localizar sus direcciones y enviar cartas. Pero hay otras muchas ventajas:

  • Amplia oferta de trabajo. Por medio de las ediciones electrónicas de los periódicos, los anuncios clasificados, los portales de empleo o las propias empresas, Internet aglutina buena parte de la oferta laboral. Es posible buscar trabajo en cualquier parte del mundo sin levantarse de la silla.
  • Facilidad de búsqueda. Las pesquisas en la web son más directas, pues no se trata de recorrer, como en las páginas de los periódicos, los listados de ofertas, sino de rastrear vacantes filtradas por cualquier criterio de interés: sector, cargo, zona geográfica, e incluso empresa.
  • Agiliza la comunicación entre empresas y postulantes.
  • Las empresas pueden publicar los anuncios inmediatamente, y las ofertas quedan disponibles 24 horas al día siete días a la semana, lo que supone grandes ventajas de actualización y gestión y, para el demandante, no limitar la búsqueda a los suplementos dominicales.
  • Los candidatos pueden enviar sus CV mediante correo electrónico (un único mensaje puede ir dirigido a varias empresas), o colgarlos en la web, donde se utilizan formularios estandarizados que se pueden actualizar en cualquier momento. Además, es posible colgar varios CV en la misma página, dependiendo de la oferta a la que vayan dirigidos.
  • Los demandantes realizan un seguimiento de las ofertas de su interés, e incluso reciben en el buzón electrónico (o teléfono móvil) cualquier novedad sobre su demanda o anuncios recientes. Así, es posible buscar empleo de forma pasiva, sin dedicar a ello toda la jornada.

No es tan fácil encontrar inconvenientes, pero sí cabe mencionar algunos:

  • En países como España, el porcentaje de población conectada sigue siendo escaso, con lo que el público destinatario de la oferta laboral es limitado.
  • Del mismo modo, no todas las empresas, ni siquiera todos los sectores, han abrazado Internet para contactar con los candidatos. Así, es mucho más fácil acceder a ofertas laborales relacionadas con las nuevas tecnologías que a cualquier otra.
  • En ocasiones, los datos pueden caer en manos de desaprensivos que trafiquen con ellos. El usuario deberá asegurarse de que su información personal será tratada de manera confidencial.
  • Las empresas apuntan como inconveniente la posibilidad de que a través de la Red lleguen muchos solicitantes que no cumplen los requisitos exigidos, problema que se controla mejor en webs de empleo especializadas.