Chrome, ¿mejora lo presente?

La primera versión en pruebas del navegador de Google incorpora algunas novedades interesantes, pero ¿es sustancialmente mejor que sus competidores?
Por Benyi Arregocés Carrere 10 de septiembre de 2008
Img chrome portada
Imagen: CONSUMER EROSKI

Google, que lanzó su navegador Chrome el pasado 3 de septiembre, ha adquirido la entidad suficiente como para que cualquier novedad que le afecte mueva todos los resortes de Internet. Por eso la salida de Chrome recibió la atención de todos los medios de comunicación y como consecuencia más directa consiguió una cuota del 1% en el mercado de los navegadores en sólo un día. ¿Realmente esta irrupción tiene tanta transcendencia? De cara al futuro es probable que sí, pero hoy en día, y aunque Chrome es un navegador prometedor, lo cierto es que se encuentra en fase beta, presenta algún problema de seguridad y ciertos fallos de programación. Aun así, el revuelo montado por su aparición habla muy bien de su estrategia de marketing.

Aspectos técnicos

Google sólo ha lanzado la versión de Chrome para Windows. Su estética se inspira claramente en la que Microsoft ha impuesto a todos sus lanzamientos desde la aparición de Windows Vista, con la supresión de la barra superior que contiene el acceso a todos los menús de la aplicación. Además, las pestañas pasan a ocupar la parte superior de la página.

Pero el diseño no es el único aspecto que se debe tener en cuenta. En el mundo de los navegadores también son importantes factores como la rapidez de carga de las páginas, el respeto a los estándares web, la optimización del consumo de memoria RAM, las posibilidades de personalización o la facilidad de manejo.

Se trata de un mercado muy maduro, con decenas de navegadores distintos aunque los más conocidos sean Internet Explorer (claro dominador en Windows y, por ende, en Internet), Firefox (líder en GNU/Linux y con buenas cuotas en Windows y Mac Os X), Opera (un navegador aclamado por los expertos que cuenta con versiones para todos los sistemas operativos) y Safari, que se incluye por defecto en los Mac Os X.

El resultado es un navegador veloz que se enfrenta a rivales que mejoran día a día su rendimiento y le igualan o superan en diversos factores

Justamente, Chrome utiliza el mismo motor interno (el mecanismo que gestiona la carga de las páginas) que Safari (aunque en una versión más antigua), denominado WebKit, y aporta un sistema propio, bautizado como V8, para gestionar los Javascript, uno de los códigos más habituales en Internet, que se utiliza en muchas de las aplicaciones web que usan Ajaxy que Google emplea para mostrar su publicidad contextual. El resultado es un navegador veloz a la hora de realizar tareas “online”, pero que se enfrenta a rivales que mejoran día a día su rendimiento y le igualan o superan en algunos aspectos.

Las principales novedades técnicas

La novedad técnica más importante radica en que en caso de que una página se bloquee, el navegador no se cierra, como sucede con sus rivales

La novedad técnica más importante del programa de Google radica en una nueva idea: vincular cada pestaña del navegador a un único proceso del sistema operativo. De esta manera, en caso de que una página se bloquee, el navegador no se cierra, como sucede con los rivales, aunque si el fallo resulta ser del propio programa el “cuelgue” es similar al software convencional.

Para gestionar esta característica, el navegador utiliza su propio administrador de tareas, muy parecido al que emplea Windows, que permite cerrar aquella pestaña que cause problemas. Además, incorpora una función similar a la aplicación de Firefox y Opera Speed Dial, un programa que cada vez que se abre una pestaña nueva muestra las páginas más visitadas, los últimos favoritos guardados y los buscadores más utilizados. Otro aspecto bien trabajado ha sido la importación de marcadores y contraseñas de Firefox e Internet Explorer, lo que permite una transición más cómoda entre estos programas.

Características que no son nuevas

Por lo demás, la mayor parte de las características de Chrome ya se han visto en otros navegadores, aunque no en Internet Explorer, el más popular. Por ejemplo, el modo “incógnito” que presenta Safari; la estrella para añadir favoritos, que ofrece Firefox 3, o la barra de direcciones polivalente, que se encuentra también en Firefox 3 y que permite introducir peticiones directamente en el buscador seleccionado de modo que, mientras se teclea, proporciona alternativas obtenidas entre las direcciones favoritas o las visitadas con anterioridad.

Chrome no cuenta de momento con la posibilidad de instalar extensiones, ni maneja los RSS ni es tan cómoda la configuración de “guardar sesiones” como en Firefox

Por otro lado, se debe señalar que Chrome presenta carencias respecto a la competencia, lo que se puede achacar en parte a su estado incipiente, aunque también presumen de presentar un “navegador minimalista”. Así, el navegador de Google no cuenta con la posibilidad de instalar extensiones (aunque lo tienen planeado), ni maneja los RSS, ni es tan cómoda la configuración de “guardar sesiones” como en Firefox.

Su gran rival en cuanto a prestaciones es Mozilla Firefox, merced al numeroso grupo de complementos que su comunidad de usuarios ha realizado y que aumentan la versatilidad y personalización de este navegador.

El rendimiento de Chrome

A Chrome ya se le ha sometido a diversas comparaciones con otros navegadores, con resultados bastante dispares

A Chrome ya se le ha sometido a diversas comparaciones con otros navegadores, con resultados bastante dispares. Por ejemplo, en el sitio web Exo.blog hicieron una pruebaa las versiones 7 y 8 (en fase beta al igual que Chrome) de Internet Explorer, al Firefox 3.01 y a Chrome, basada en abrir los mismos 10 sitios web en distintas pestañas. Chrome fue el navegador que más memoria consumía, Firefox, el que menos. Según los autores del estudio, este dato se puede deber a la propia estructura de Chrome, que crea un nuevo proceso en el sistema operativo por cada pestaña abierta en el navegador.

Otras pruebas se han centrado en estudiar el rendimiento del motor de Javascript. Los resultados reflejan que Chrome es más rápido que los demás navegadores en diversos test, aunque varía mucho su respuesta, desde una gran ventaja hasta márgenes mucho más ajustados. El nuevo motor de Javascript que tendrá Firefox en la versión 3.1, de nombre TraceMonkey, es más rápido que el V8 de Chrome,según Mozilla.

Una de las pruebasmás interesantes la han realizado los promotores de la aplicación web Zimbra. Han estudiado las últimas betas de Chrome, Safari, Internet Explorer y Firefox y han encontrado que la más rápida cuando se trata de gestionar su aplicación es Safari, seguida de Chrome.

La seguridad

Chrome se ha realizado con un licencia abierta, lo que permite comprobar el uso del código que realiza Google y, en ese sentido, resulta más transparente que Internet Explorer, Opera o Safari

El día previo a la salida del navegador, Google aseguró que su programa hacía hincapié en la seguridad. Sin embargo, el mismo día del lanzamiento, los hackers aficionados a detectar agujeros en el software hallaron diversos fallos, algunos debido a que usa una versión anticuada del WebKit, y cientos de bugs.

Chrome se ha realizado con un licencia abierta, lo que permite comprobar el uso del código que realiza Google y, en ese sentido, resulta más transparente que Internet Explorer, Opera o Safari. En el segmento de los navegadores, ya hay varios que se basan en software libre, como Firefox, Konqueror o Flock. Chrome se suma a este panorama y ahora está en manos de los usuarios apostar por uno de ellos.

Con la dimensión que ha tomado Google, principal buscador en muchos países, principal agencia de publicidad “online” y gestor de sitios de contenidos tan potentes como YouTube o Blogger, esto impide en gran medida usos ilícitos del navegador, porque serían detectados con facilidad por cualquier experto informático.