Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

Emusic: música sin restricciones

La segunda tienda en número de descargas, tras ''iTunes Music Store'', ofrece dos millones de canciones libres de restricciones y sistemas anticopia

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 7 febrero de 2007
img_emusicp

Hace dos semanas en Cannes, las cuatro
multinacionales de la industria de la música (Sony, EMI,
Warner y Universal) reconocieron que las ventas de discos cayeron, un
año más, durante 2006. Y ello a pesar de que el éxito
de ”iTunes Music Store” no mengua. De nuevo, sus representantes
echaron la culpa a la gratuidad del intercambio en las redes P2P. Sin
embargo, un empresario llamado David Pakman les llevó la
contraria asegurando que la culpa la tienen los sistemas anticopia
que se aplican en las tiendas digitales (DRM). Su argumento: 85
millones de descargas de canciones libres de restricciones en Estados
Unidos y el reciente desembarco de su empresa, Emusic, en Europa.

Emusic e iTunes, ¿David contra Goliat?

/imgs/2006/11/emusic1.gif

David Pakman es el creador de Emusic,
la segunda tienda online del planeta en número de descargas
tras la que abastece a los iPods, ‘iTunes Music Store’. La tienda del
fabricante de Apple ostenta el primer lugar con gran ventaja, ya que
tiene el 60% del mercado, con casi 500 millones de descargas. Frente
a ella, Emusic sólo posee una cuota de mercado del 12%, a
mucha distancia de la ‘iTunes Music Store’, pero también mucho
más consolidada que cualquier otra competidora.


Emusic posee una cuota de mercado del 12%, a mucha distancia de la ‘iTunes Music Store’

Sin embargo, estos datos por si solos
no explican absolutamente nada, porque ambas tiendas juegan en ligas
distintas, con condiciones e ideologías muy diferentes y con
socios de desigual poderío. Mientras ‘iTunes Music Store’ es
la gran abanderada de la venta de música digital con sistemas
que limitan las copias (DRM), o que directamente las impiden, y con
un formato de archivo particular (MPEG-4) que sólo puede ser
reproduccido en los iPod (propiedad de Apple, al igual que la
tienda), Emusic vende canciones en MP3, reproducibles en cualquier
aparato (incluidos los iPod), copiables en cualquier soporte (ya sea
CD, DVD…) y archivables en tantos discos duros como se quiera.


Modelo cerrado

Esta diferencia de filosofías se
traduce en apoyos muy diferentes por parte de la industria musical.
Las grandes multinacionales, recelosas de ponérselo todavía
más fácil a los ‘muleros’ (usuarios que intercambian
archivos en las redes P2P), apuestan por el modelo cerrado y
restrictivo de Apple, que les asegura que sus canciones no saldrán
del circuito cerrado de los iPod y su programa de gestión de
música iTunes.


/imgs/2006/11/emusic2.gif

El que este circuito es realmente
cerrado lo atestiguan las numerosas denuncias que ha recibido en
diversos países de la Unión Europea por prácticas
monopolísticas; llegando en el caso de Noruega a declararse
ilegal la tienda de iTunes, y en Francia a proponer su cierre. El
caso es que para poder escuchar la música que se vende en la
‘iTunes Music Store’ hay que comprarse primero un iPod.


Para poder escuchar la música que se vende en la ‘iTunes Music Store’ hay que comprarse primero un iPod

Frente al modelo creado por Apple
existen diversas opciones que gradualmente van desde la venta de
música reproducible en todo tipo de aparatos pero con DRM que
limita el número de copias (Rapsody), o la música con
DRM que se baja gratuitamente a cambio de ver publicidad durante la
descarga (Napster), hasta el modelo que propone Emusic.


Modelo abierto
/imgs/2006/11/emusic3.gif

Éste en esencia parte de la
premisa de que el usuario que compra una canción digital no
difiere en nada del que la compra en un disco compacto. Por lo tanto,
¿por qué no habrían de tener ambos los mismos
derechos?

El usuario que compra música en
soporte de disco no tiene ninguna restricción para copiar los
archivos que contiene y reproducirlos en cualquier tipo de aparato,
entre otras cosas porque ya paga un canon por el derecho a poder
replicar los archivos que ha comprado. ¿Debe aplicarse la
misma ley a los compradores de música digital? Emusic cree que
sí, y por lo tanto deja total libertad al usuario respecto a
las canciones que le vende.

Como asegura Chris Anderson, redactor
jefe de la revista Wired, hay que tolerar un umbral de piratería
si con ello se simplifica la vida del comprador online; lo que no se
puede es amargar la vida al usuario con cientos de llaves y candados
cuando lo único que éste quiere es escuchar una
canción, no hacer saltar los cimientos de la industria
musical.


El usuario que compra música en soporte de disco no tiene ninguna restricción para copiar los archivos que contiene y reproducirlos en cualquier tipo de aparato

Pero el grueso de la industria musical
sigue sorda a estos argumentos y le niega su catálogo a
Emusic. Es así que los discos de las cuatro multinacionales,
las mismas que reconocen que bajan sus ventas sin prisa pero sin
pausa, no están en Emusic. En total, dos tercios del mercado
musical. Sí está, en cambio, una buena parte del otro
tercio; es decir la música no comercial: las discográficas
especializadas en jazz, música clásica, pop y rock
independiente, soul, electrónica o hip hop alternativo entre
otros estilos de culto.

En Emusic se puede encontrar tanto a
Mozart y Beethoven como a Dj Vadim o a Tricky; a Miles Davis o los
últimos discos de Paul Weller o Tom Waits. El catálago
alcanza los dos milones de canciones. Incluso figura en el mismo el
sello Portal Latino, creado por la SGAE (Sociedad General de Autores
y Editores) para promocionar a artistas latinoamericanos.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: ¿Cómo funciona? »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones