Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

Locutorios telefónicos

Una opción muy interesante no sólo para inmigrantes

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 4 noviembre de 2002

Lugar de reunión de extranjeros, centro de negocio, club social… los locutorios telefónicos han irrumpido en los barrios de las ciudades españolas de forma paralela al aumento de la inmigración. Sin embargo, su uso está también dirigido a otros sectores de población, como estudiantes extranjeros o padres de estudiantes españoles cuyos hijos residen en otras latitudes. El secreto de su éxito: los bajísimos precios de las llamadas telefónicas.

Cómo funciona un locutorio

Según han explicado a CONSUMER EROSKI diversos propietarios de locutorios telefónicos, la clave para ofrecer llamadas teléfonicas tan baratas radica en comprar por anticipado paquetes de minutos a las compañías telefónicas. El dueño de un locutorio realiza un prepago de los minutos telefónicos que, posteriormente pondrá a disposición de los usuarios, con un coste adicional de entre el 30% y el 40%. Según los propietarios de los locutorios entrevistados en Valencia, Girona, Madrid y Marbella, las compañías que mejor funcionan para comprarles tiempo y posteriormente conectar en el momento de la llamada son aquellas cuya marcación debe ir precedida de cuatro dígitos (como Jazztel, BT o Tele2). Estas empresas ofrecen precios muy reducidos y un servicio óptimo. Por el contrario, según la experiencia de Carlos Palacios, que regenta un locutorio en el barrio de Orriols de Valencia, “hay compañías telefónicas que operan en una banda muy estrecha y cuando los fines de semana deben soportar un número importante de llamadas, el sistema se colapsa y, por supuesto, los clientes se quejan”.

Las diferencias respecto a los precios que se pagan desde una cabina de Telefónica pueden ser abismales. Por ejemplo, llamar a Argentina, Bolivia, Colombia, Chile o Perú desde una cabina telefónica cuesta 0,70 euros por minuto, incluido el precio de establecimiento de llamada. Un empresario de locutorio telefónico puede comprar minutos para llamar a Argentina por 0,15 euros, a Bolivia por 0,35 euros y a la República Dominicana por 0,38 euros. Así, aunque recargue a esa cantidad un 30% para obtener beneficios, el precio final siempre estará por debajo del que ofrecen los servicios públicos. Llamar a Argentina puede tener un coste final de 0,20 euros por minuto, por ejemplo, o a Bolivia 0,45 euros. En el seno de la Unión Europea, llamar a Alemania o Austria cuesta en un locutorio 0,12 euros (21 pesetas por minuto).

Prueba de lo importantes que son los locutorios como nexo de unión entre los inmigrantes y sus familias es que determinados estados utilizan las llamadas telefónicas para recaudar impuestos. Es el caso de Cuba e Irak. La compra de minutos telefónicos para estos países resulta más cara que hacia otros destinos. Esto es así porque estos estados utilizan este negocio como su propia forma de aumentar sus ingresos. Así, llamar a Cuba puede costarle a un residente en España entre 1,43 y 1,54 euros (entre 230 y 260 pesetas por minuto), precios muy diferentes al de otros países. Por su parte, el importe de una llamada a Irak oscila entre 0,90 euros y 1 euro por minuto.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Fenómeno social »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones