Radio por satélite

La radio por satélite ofrece la calidad de sonido de un CD y buenos programas sin publicidad, pero sólo en Estados Unidos
Por Darío Pescador Albiach 26 de febrero de 2007

Si Marconi levantara la cabeza, estaría bastante contento. La radio del futuro no sólo llega a través de Internet, sino también de los cielos, usando las veteranas ondas electromagnéticas. La radio por satélite es todo un éxito en Estados Unidos, pero prácticamente desconocida en otros lados. ¿Qué está pasando?

Img

Emitir radio a través de un satélite no parece nada novedoso, y casi podría pensarse que es un paso atrás en un mundo cada vez más ‘internetizado’. Pero los motivos no son tecnológicos, sino mercantiles. Cualquier cosa que se emita a través de un satélite es muy cara. La mayor parte de los satélites disponibles son gestionados por empresas privadas que cobran cantidades astronómicas (sin intención de hacer chiste) por el segundo de emisión.

Sin embargo, la radio por satélite tiene sentido cuando la superficie que se quiere cubrir es muy grande, la población está dispersa, y además tiene dinero para gastar. Este es el caso de Estados Unidos, donde las dos cadenas de radio por satélite, Siriusy XM Radio, dicen tener más de 6 y 7,6 millones de suscriptores cada una respectivamente. Suscriptores, porque, al contrario que la radio FM, la radio por satélite es de pago.

La radio por satélite tiene sentido cuando la superficie que se quiere cubrir es muy grande

Las emisiones de radio por satélite no son compatibles con los receptores FM, y es necesario disponer de un aparato receptor especial (o bien uno para casa y otro para el coche). En Estados Unidos los fabricantes de automóviles ya disponen de modelos que llevan radio de satélite integrada, con unos meses de suscripción gratis para captar nuevos clientes.

Los suscriptores de Sirius y XM Radio pagan 12,99 dólares al mes. A cambio tienen programas de debate, novedades, deportes y mucha música, con una calidad cercana a la de un CD, y lo más importante, sin tener que escuchar un solo anuncio.

El fenómeno ha llegado tan alto, que la estrella de la radio Howard Stern, llamado ‘el rey de todos los medios’ firmó un contrato millonario con Sirius para emitir en exclusiva a través de satélite a partir de enero de 2006. Se calcula que con que Stern atraiga a un millón de suscriptores más, el contrato de Sirius estará amortizado.

En cuanto a los receptores, ambas compañías ofrecen modelos muy atractivos. Los receptores portátiles, parecidos a un iPod, con memoria para almacenar programas de radio grabados, cuestan entre los 100 dólares y los 300 dólares, mientras que los modelos para el coche se pueden conseguir a partir de los 70 dólares.

Radio por satélite en Europa

La radio por satélite no es gran cosa en Europa. En Estados Unidos las distancias son largas, y para que la radio FM llegue a todos lados es necesario instalar una red extensa de antenas repetidoras. Allí, el satélite es rentable.

Los satélites europeos Astra e INTELSAT emiten programas de radio que se pueden captar a través de la misma antena parabólica que la televisión

En cambio, en Europa la población está mucho más concentrada en ciudades, y es sencillo dar cobertura a un gran número de oyentes con menos antenas. Esto también significa que la señal es débil o inexistente en áreas poco pobladas, lo cual provoca que se esté invirtiendo en la radio digital (DAB) en lugar de en satélites. No obstante, los satélites europeos Astra e INTELSAT emiten diferentes programas de radio que se pueden captar a través de la misma antena parabólica que la televisión.

La única compañía de radio por satélite de cobertura europea es WorldSpace, cuya señal cubre además toda África y gran parte de Asia. En realidad, el 90% de sus suscriptores se encuentran en la India. WorldSpace emite más de 60 canales, 32 internacionales y el resto a través de la integración de programas de emisoras como BBC, CNN, Virgin Radio, Fox News o Bloombeg. Por el momento la empresa soporta abultadas pérdidas.