Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

Tiendas para descargar películas por Internet

Varias empresas venden descargas de filmes a unos consumidores cada vez más habituados a obtenerlas a través de las redes P2P

La
industria del cine, que escarmienta con todo lo que le sucede a la
musical, ya ha abierto la posibilidad de que se vendan y alquilen
películas descargadas de Internet. De momento, este servicio
se circunscribe casi exclusivamente a los Estados Unidos y las
tiendas pertenecen a firmas como Apple, Amazon o AOL, que venden a
unos precios muy similares a los del DVD.

El cine gana peso en Internet

/imgs/2006/11/pelidownload1.gif

Disfrutar
de vídeos y películas que se han descargado de Internet
es un hecho cada vez más frecuente entre los usuarios que
acceden a través de banda ancha. Redes P2P como BitTorrent
o eMule basan gran parte de su éxito en estos contenidos
audiovisuales, porque pueden lograr que una película esté
en el ordenador del usuario en 5 o 6 horas, sin que la industria vea
un solo euro.

Por
otra parte, YouTube
ha demostrado que el
vídeo como formato tiene tirón

entre la audiencia. Con este panorama, la industria del cine ha
comprendido que también debe ofrecer a los consumidores la
posibilidad de acceder a sus contenidos por la Red, antes de que sea
demasiado tarde.


Por el momento, las grandes tiendas que venden descargas de películas
sólo operan en Estados Unidos

Sin
embargo, este movimiento de la industria es incipiente, porque los
grandes estudios todavía tienen muchos intereses en vender
películas en formato DVD. Si potencian demasiado las
descargas, irán contra todo el sector de venta y alquiler de
películas. Por ejemplo, en Estados Unidos, existen
videoclubes, como Netflix
y ahora también Blockbuster,
que luchan con sus armas para preservar su modelo de negocio: en
estos momentos permiten gestionar el alquiler por Internet y después
envían por el correo tradicional la película al
domicilio del consumidor.

Un beneficio para el consumidor

De todas formas, todas
estas acciones benefician al consumidor, que encuentra más
alternativas y más comodidad para acceder a sus películas
preferidas. En 2006, las grandes tiendas que venden descargas de
películas prácticamente sólo operan en Estados
Unidos, país que servirá de cobaya para que estos
servicios se vayan extiendo paulatinamente por el resto del mundo.

Así, existe CinemaNow, la empresa que ha firmado acuerdos con el mayor número de grandes estudios y que ya ha abierto sucursal en Japón; AOL Video; Amazon Unbox, de la popular librería que ya vende todo tipo de artilugios; GUBA o MovieLink, fruto del acuerdo de varias compañías:. Finalmente, también participa en el negocio iTunes, la marca de Apple, líder en el mercado musical (gracias a su conjunción con el iPod) y que ahora busca esa misma posición en el campo del cine


Para salvaguardar sus derechos de autor, la industria cinematográfica
ha impuesto a las películas restricciones
mediante DRM

Cuando un consumidor
quiera comprar una película a través de estas
plataformas debe prestar atención a los acuerdos que tengan
con los estudios de cine. Por ejemplo, en estos momentos, los filmes
de Miramax, Pixar y Touchstone sólo se pueden encontrar en
iTunes.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones