Prueba práctica: Reproductores multimedia de escritorio

Destaca la compatibilidad con diferentes formatos de audio y vídeo

Por Antonio Delgado 28 de julio de 2010
Img reproductores multimedia listado
Imagen: dno1967

Conclusiones generales

La multiplicación de formatos de audio y vídeo ha transformado los reproductores multimedia en uno de los actores principales para la gestión del ocio y entretenimiento en los ordenadores de los usuarios. Hay multitud de aplicaciones para el escritorio preparadas para la reproducción de vídeo y música. Todas ellas tienen la ventaja de reproducir diferentes tipos de formatos desde una misma aplicación y de disponer de una serie de complementos que permiten ampliar sus capacidades iniciales.

EROSKI CONSUMER ha realizado una prueba de uso de tres reproductores multimedia de escritorio más populares para Windows, pensados para la reproducción de archivos en diferentes formatos de audio y vídeo. Todas se han probado desde el conocimiento y manejo de un usuario doméstico con el fin de determinar las ventajas más significativas y los inconvenientes

Las aplicaciones seleccionadas son: VLC Media Player 1.1, Windows Media Player 11 y Quicktime Player 7.6.6.

La elección de estos reproductores se ha basado en la popularidad y en el uso mayoritario por parte de los usuarios domésticos. Por este motivo, se ha descartado la última versión de los reproductores Windows Media Player y Quicktime Player, desarrollados por Microsoft y Apple, respectivamente. Estas versiones están pensadas para utilizarse en la última versión de los sistemas operativos desarrollados por estas compañías, por lo que resultan incompatibles con versiones anteriores de sus propios sistemas. Windows Media Player 12 sólo es compatible con ordenadores con Windows 7, mientras que Quicktime X sólo se puede usar en Snow Leopard, la última versión del sistema operativo de Apple, lo que limita su adopción por la mayoría de los usuarios.

El mejor para:

  • Compatibilidad con diferentes formatos multimedia: VLC Player
  • Gestionar la biblioteca multimedia: Windows Media Player
  • Simplicidad del entorno gráfico: Quicktime
  • Gestión de complementos: Windows Media Player

Características comunes

Los reproductores de multimedia soportan de forma nativa algunos de los formatos de audio, vídeo e imágenes más utilizados. De esta forma, los usuarios pueden reproducir un vídeo o una canción desde una única aplicación. Este uso convierte a las aplicaciones en el gestor principal de este contenido en los ordenadores.

Por otro lado, hay diferentes complementos y extensiones que posibilitan añadir nuevas opciones y capacidades que no tienen lugar en la versión original. Además, es posible personalizar su entorno gráfico mediante máscaras o pieles para adaptarlos al gusto de cada usuario.

Diferencias

Windows Media Player y Quicktime Player son dos reproductores instalados por defecto junto con los sistemas operativos Windows y Mac Os X, respectivamente. Por tanto, su uso es masivo por parte de los usuarios. En el caso de Quicktime Player, también hay una versión para el sistema operativo Windows. VLC Media Player es el reproductor multimedia alternativo más utilizado por los usuarios como sustituto o complemento de estas dos aplicaciones.

Respecto a la compatibilidad con diferentes tipos de formato, tanto Windows Media Player como Quicktime Player disponen de diferentes extensiones desarrolladas por terceros que permiten ampliar sus capacidades para reproducir formatos de vídeo y audio. VLC Media Player, que admite por defecto una gran variedad de formatos, es una de las opciones más utilizadas por los usuarios si no se quieren instalar estos añadidos.

Windows Media Player dispone de un gestor de contenidos multimedia simple, aunque funcional, que permite rastrear el disco duro del usuario para localizar y organizar este tipo de contenido. En el caso de Quicktime Player, esta funcionalidad se halla disponible en la aplicación iTunes. Por este motivo, Apple permite la descarga e instalación conjunta de ambas aplicaciones porque son complementarias.

VLC Player destaca porque es un completo reproductor de contenido multimedia que no necesita de la instalación de códecs de terceros, ya que soporta la mayoría de ellos de forma nativa. Además, la comunidad de software libre que está detrás de su desarrollo incorpora de forma periódica nuevos códecs.

Tabla comparativa
Formatos soportados de forma nativa
Quicktime Player Windows Media Player VLC Player
AVI
WMV no
MOV no
DIVX no no
XVID no no
MKV no no
MPEG-2 no no
MPEG-4 no
OGG no no
(*) Los no soportados pueden añadirse mediante complementos de terceros

VLC Media Player 1.1

Lo mejor: Compatibilidad con la mayoría de los formatos multimedia Lo peor: Entorno gráfico complejo para usuarios domésticos

VLC Media Player 1.1

VLC Media Player es un reproductor de archivos multimedia basado en software libre que dispone de versiones para los principales sistemas operativos. Comenzó como un proyecto estudiantil en la École Centrale de París. Ahora este reproductor forma parte del proyecto VideoLAN para dotar de una solución completa e integrada en la transmisión y reproducción de vídeo.

Esta aplicación está pensada para la reproducción de archivos multiformato, aunque también permite transmitir datos mediante streaming además de poder convertir archivos multimedia a diferentes formatos.

Instalación y uso

El tamaño del archivo de instalación varía entre los 17 y 19 Megabytes, en función del sistema operativo del usuario. Su instalación es sencilla y permite gestionar los formatos que la aplicación ejecute por defecto.

El entorno gráfico incluye numerosas opciones diseñadas para un uso simple (reproducir, parar o rebobinar) junto con otras pensadas para usuarios expertos como las opciones de controles avanzados, ecualizador gráfico o ajustes de vídeo. En este sentido, la administración de la aplicación se antoja compleja para usuarios noveles que quieran sacarle partido al reproductor de forma rápida, ya que es necesario tener un conocimiento previo sobre formatos multimedia y aprovechar así todo su potencial.

Formatos soportados

La principal ventaja de VLC Media Player es la cantidad de formatos de vídeo, audio o subtítulos capaz de reproducir. Los usuarios pueden acceder a la lista completa de formatos soportados desde la página web de la aplicación. Entre ellos se encuentran los más comunes de audio como OGG, MP3, WAV o WMA, así como para vídeo AVI, WMV o MPEG y varios protocolos de streaming. También reproduce formatos encapsulados como MKV y los principales formatos habilitados para subtítulos. La última versión disponible permite utilizar la aceleración GPU de algunas tarjetas gráficas ATI y NVIDIA para contenidos en alta definición en WIndows Vista y Windows 7 así como en versiones recientes de Linux, liberando de esta tarea al procesador del ordenador.

Además, posibilita la reproducción de películas Blu-Ray y DVD sin necesidad de disponer de una aplicación adicional, al margen de la zona de limitación geográfica de la película. En este sentido, la reproducción de DVD es muy ágil incluso en ordenadores de baja potencia con más de 5 años de antigüedad en el mercado.

Extensiones y complementos

VLC Media Player permite cambiar el entorno gráfico, mediante skin o “pieles”, instalando para ello diferentes propuestas creadas por usuarios y desarrolladores. Estas pieles sólo están disponibles para los usuarios de la aplicación de los sistemas operativos Windows y Linux y deben añadirse de forma manual a una carpeta dentro del directorio de instalación de la aplicación. Además, disponen de un editor de pieles pensado para diseñadores y usuarios.

Otros servicios

Se dispone de diferentes versiones de VLC para dispositivos portátiles o navegadores web, es el caso de Firefox. Para los sistemas operativos de móviles como Android, IOS4 o Palm OS, se halla VLC Remote que permite controlar la aplicación de escritorio desde el teléfono móvil. De esta manera, se puede reproducir o detener un archivo sin necesidad de acudir al ordenador. Esta opción está pensada para los usuarios que tienen conectado un ordenador a una televisión para la reproducción de audio y vídeo.

Windows Media Player 11

Lo mejor: Gestión de archivos multimedia y reproducción

Lo peor: Admite pocos formatos de vídeo y audio de forma nativa

Windows Media Player 11Windows Media Player es el reproductor multimedia desarrollado por Microsoft que se encuentra en todas las versiones de su sistema operativo. Lanzado por primera vez en 1991, durante algunos años se contó con una versión para el sistema operativo Mac OS y Mac Os X, pero ahora no existe soporte oficial para esta plataforma.

En estos momentos Windows Media Player dispone de dos versiones en el mercado, la versión 11, utilizada en esta prueba de uso, es compatible con ordenadores con Windows XP SP2 y Windows Vista, mientras que la más reciente, la versión 12, sólo lo es con Windows 7 y se distribuye junto con este sistema operativo.

Instalación y uso

Windows Media Player 11 sólo se puede actualizar e instalar desde versiones anteriores si antes se ha validado el sistema operativo Windows como Original mediante la aplicación correspondiente. Esta versión se lanzó conjuntamente con Windows Vista, pero es compatible con Windows XP a partir de la versión SP2. La versión para Windows XP tiene un peso de 24 Megabytes.

Su instalación se puede realizar de forma automática desde la aplicación de actualización de software de Windows o bien desde la página web oficial del producto. En el caso de disponer de versiones anteriores del reproductor, es recomendable su actualización desde “Windows Update” ya que el sistema se encarga también de localizar e instalar las aplicaciones y paquetes requeridos de forma previa a la instalación del reproductor.

El entorno gráfico destaca porque es intuitivo con varios apartados principales como “reproducción en curso”, biblioteca multimedia, así como apartados para extraer audio de CD al formato WMA o grabar música en un CD. Además, dispone de un apartado para sincronizar el contenido con dispositivos portátiles compatibles con Windows Media Player, junto con discos duros y memorias USB.

Formatos

Windows Media Player reproduce los formatos de audio y vídeo desarrollados por Microsoft, como WMA, WMV o streaming, como ASF. Además, todos ellos incluyen la opción de protección anticopia DRM, utilizada de forma habitual por algunas tiendas online. De esta forma, el reproductor está habilitado para reproducir este tipo de contenidos adquiridos en comercios digitales. Otros formatos soportados son WAV, AVI, MPEG, MPR, MIDI, AIFF, AU y programas de televisión grabados por Microsoft con el formato DVR-MS.

Extensiones y complementos

Tal y como sucede en Quicktime Player, para la reproducción de formatos como DviX o Xvid es necesario instalar estos códecs de forma independiente en el ordenador del usuario o bien mediante aplicaciones que agrupan de forma conjunta los códecs de audio y vídeo más utilizados. Microsoft dispone de un paquete con algunos códecs, aunque no incluye los últimos disponibles en el mercado.

De igual forma, para reproducir subtítulos es necesario disponer de una aplicación independiente como VobSub. Al colocar el vídeo y el subtítulo bajo una misma carpeta y nombre, habilita a Windows Media Player para reproducir subtítulos en formato .srt de forma automática.

Si se desea reproducir contenido DVD, es necesario instalar un DVD Decoder. Esta aplicación suele comercializarse de forma independiente en reproductores de software DVD o bien como paquetes y complementos desarrollados por terceros para Windows Media Player. Microsoft dispone de una página con enlaces a algunas de estas aplicaciones comerciales (http://www.microsoft.com/windows/windowsmedia/player/plugins.aspx).

El entorno gráfico de Windows Media Player puede ser modificado y personalizado al gusto de los usuarios mediante la instalación de diversas máscaras o “pieles”. Hay una amplia variedad de máscaras desarrolladas por terceros.

Otros de los aspectos que pueden ampliarse mediante extensiones son las opciones de visualización gráfica en la reproducción de música. Estos visualizadores modifican su forma y colores sincronizados con un audio en reproducción.

Otros servicios

Windows Media Player incluye un enlace directo a diferentes tiendas on line de música – MixPlay y Farolatino- como parte del intento de Microsoft de vender música en una plataforma similar a Itunes de Apple. Sin embargo, MSN Music, la tienda principal que viene por defecto, cerró sus puertas hace dos años.

Quicktime Player 7.6.6

Lo mejor: Entorno gráfico minimalista

Lo peor: Limitaciones en la versión básica

Quicktime Player 7.6.6Quicktime es un reproductor multimedia diseñado para diferentes formatos desarrollados por Apple como parte de su sistema operativo. La primera versión se lanzó en 1991 y años más tarde salió al mercado la versión para el sistema operativo Windows.

Esta aplicación dispone de dos versiones, una básica gratuita, que incluye las funciones habituales para la reproducción de audio y vídeo y una Pro, pensada para la edición de vídeos y audio con opciones tales como la exportación a otros formatos como el de alta definición H.264. Las funciones Pro están deshabitadas en la versión básica y mediante un código de registro se activan. El coste de esta versión es de 30 euros.

En estos momentos la versión disponible para Windows es la 7.6.6, mientras que hay una versión más avanzada, denominada Quicktime X, que sólo está disponible para la última versión del sistema operativo Mac OS X, 10.6 Snow Leopard.

Instalación y uso

Quicktime Player para Windows es una aplicación que se puede instalar de forma independiente (con un peso de 34 Megabytes) o junto con otras aplicaciones de Apple para Windows, como el navegador Safari o el gestor y tienda multimedia iTunes.

El entorno gráfico es muy simple e intuitivo ya que dispone de las opciones más básicas para la reproducción de vídeo en local o en streaming, lo que facilita su uso por cualquier tipo de usuario.

Formatos soportados

En un principio, Quicktime reproducía su propio formato de vídeo QuickTime Movie (.MOV y el contenedor multimedia .qt), aunque ahora se han añadido una gran cantidad de formatos como AVi, los códecs H.261, H.263 y H.264, MPEG y MPEG-4, así como vídeo Flash y 3GPP. En cuanto al sonido, reproduce el formato AAC, MP3, M4A y WAV, entre otros.

Quicktime Player es capaz de reproducir subtítulos siempre y cuando estos se encuentren en la misma carpeta que la película de vídeo y tengan el mismo nombre. Esto se debe a que la aplicación reconoce de forma automática el formato de subtitulos .srt, pero no dispone de ninguna opción para añadirlos de forma manual en la reproducción.

Extensiones y complementos

Algunos códecs utilizados sobre todo en la reproducción de vídeo descargado de Internet, como DivX, no se soportan de forma nativa con la aplicación, por lo que es necesario instalar antes este códec de forma independiente en el ordenador del usuario. Para ello, hay que acudir a la página oficial del formato de vídeo correspondiente o bien instalarlo mediante aplicaciones de terceros que disponen de paquetes con los códecs más utilizados. Vista Codec o K-Lite Codec Pack en el caso de Windows o Perian para Mac Os X. Por otra parte, para usuarios de Mac Os X, Microsoft dispone de un paquete para soportar el formato Windows Media en Quicktime Player.

Es posible añadir el formato MPEG-2, utilizado en las películas DVD, como complemento de reproducción con un coste de 20 euros. Sin embargo, sólo se podrán reproducir DVD sin cifrado, es decir, los DVD que no tengan incluido el cifrado antipiratería CSS. De esta forma, no se puede reproducir ningún DVD comercial con esta aplicación.

Apple dispone de una página oficial con enlaces directos a componentes y códecs desarrollados por terceros, como el formato DivX, Xvid o complementos para la visualización de contenido 3D interactivo de Autodesk.

Otros servicios

Quicktime Player dispone de una ventana de inicio general para todos los usuarios con contenidos promocionales de canciones, tráilers y programas de televisión en inglés disponibles en la tienda norteamericana iTunes. Por tanto, es poco útil para usuarios que se encuentren fuera de Estados Unidos