Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías

Direcciones de correo desechables

Son muy útiles para entrar en todo tipo de páginas evitando luego ser víctimas del spam

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 21 noviembre de 2006

La dirección de
correo es el carnet de identidad del usuario en la Red. En su vida
diaria se la ofrece a mucha gente (familiares, amigos y contactos de
trabajo), la cuelga en sus páginas web como sistema de
contacto y es normal que cualquier servicio online la pida como
referencia para comprobar que el nuevo usuario existe. Se usa con
tanta frecuencia, que cuando llega el spam es difícil saber de
dónde viene. Por eso se han creado las direcciones de correo
desechables (‘pookmail’ en inglés); para identificar el
origen del enojoso spam y terminarlo de inmediato.

La lucha contra el spam acaba siendo interminable y la única manera de librarse de él es eliminar la dirección de correo

Cuando se crea una
dirección de correo en un servicio como Gmail, se crea un
usuario y se utiliza el dominio del
servicio; en este caso, ‘usuario@gmail.com’. El servicio cuenta con
sus propios sistemas
para erradicar el spam
, donde el usuario etiqueta los mensajes de
spam según llegan y el sistema se ocupa de filtrar todo lo que
se le parece o procede del mismo sitio. Otros servicios utilizan las
listas negras oficiales de ‘spammers’ y parte del trabajo está
hecho de antemano.

La lucha, sin embargo,
acaba siendo interminable y la única manera de librarse del
spam es eliminar la dirección de correo. Eso es, precisamente,
lo que ofrecen los servicios de correo desechable: cada vez que el usuario da
su dirección usa un nombre distinto, un ‘alias’
asociado a una única cuenta de correo. Cuando uno de sus
‘alias’ empieza a recibir correo basura, sencillamente lo elimina y
sigue recibiendo el resto del correo con normalidad.

Spamgourmet, sencillo, útil y en castellano

Spamgourmet
ofrece una original forma de luchar contra el spam. Un usuario dado
de alta en el servicio puede crear direcciones de correo
autodestruibles para facilitar en listas de correo, sitios web, o
cualquier otro sitio donde sean fáciles de capturar por los
spammers.

El usuario puede utilizar todas las direcciones que desee de la forma:
‘algunapalabra.x.usuario@spamgourmet.com’,
donde ‘algunapalabra’ es cualquier palabra que el usuario desee, ‘x’
es el número máximo de mensajes que puede recibir la
dirección antes de ser destruida y ‘usuario’ es el nombre de
usuario. Todos los mensajes son reenviados a otra cuenta de correo
definida por el usuario, que queda así oculta.

Si el usuario crea una
cuenta en Spamgourmet
(el servicio tiene versión en castellano), el nombre de
usuario sería, por ejemplo, ‘usuario@spamgourmet.com’. Este
será el correo base, al que se añadirían los
direfentes ‘alias’ para crear direcciones desechables. Si, por poner
un ejemplo, se desean seguir los resultados de una liga determinada a
través de un boletin online, se puede crear una dirección
del tipo ‘liga-de-campeones.20.usuario@spamgourmet.com’.

Los ‘boots’ del spam encontrarán una dirección falsa y el usuario no volverá a ser molestado jamás

Todo lo que hay antes
del primer punto (‘liga-de-campeones’) es el ‘alias’. El número
que lo precede (20) es el número de correos que se desean
recibir durante el servicio antes de que la cuenta se autodestruya, y
el resto es el correo base (usuario@spamgourmet.com). Si se pretende
crear un blog en un editor como Blogger
y se debe esperar a la confirmación para poder crear un perfil
de usuario, se puede reducir el número de mensajes a dos, como
en el ejemplo: ‘blogger.2.consumer@spamgourmet.com’.

De este modo el usuario
consigue su propósito (seguir los partidos durante una semana,
crear un blog…) sin comprometer su correo en ningún momento.
Las arañas-robot (‘boots’) del spam que rastrean la Red 24
horas al dia en busca de direcciones de correo que saturar,
encontrarán una dirección falsa y el usuario no volverá
a ser molestado jamás.

Si el usuario juega
bien sus cartas, ni siquiera tendrá que volver a la página
de Spamgourmet; el servicio es sólo un filtro. Todos los
correos válidos son enviados puntualmente a la dirección
de correo auténtica (‘minombre@midominio.com’) que se registra
en el perfil de usuario.

Otros servicios de correo desechable

Spamgourmet es un
servicio cómodo pero limitado; el número máximo
de correos que permite recibir de cada uno de los ‘alias’ es 20; a
partir del número 20 todo lo que llegue será devorado
sin compasión.

También el nuevo correo de Yahoo! permite crear direcciones de correo desechables en su servicio ‘AdressGuard’. El usuario puede crear tantas cuentas como desee y su uso va aislado del correo general. Además, el sistema guarda los mensajes enviados a estas direcciones en carpetas visibles. Por otro lado, el usuario decide el tiempo que desea conservar la dirección desechable, pudiendo tener activadas las cuentas durante meses y desecharlas en el caso de que comience a llegarle Spam.

Otros servicios, como
ZoEmail,
exigen un poco más de esfuerzo por parte del usuario pero a
cambio de cierta flexibilidad en el número máximo de
correos a recibir. Con e4ward.com,
una web muy limpia y sencilla, el usuario puede usar su propio
dominio para que nadie se ofenda cuando le ofrece una dirección
antispam, pero no tiene opción de ‘alias’ que se autodestruya,
y contestar con el mismo ‘alias’ es un poco arriesgado. Ese problema
está resuelto en Spamex,
aunque no permite que se use el propio dominio.

Hay muchos servicios de
correos desechables: Mailinator,
Jetable, Sneakemail
y otros; unos son perfectos para suscripciones temporales, otros como
tarjeta de contacto o para dejar bien a la vista en una página
web. Lo mejor es visitarlos todos y elegir el que convenga a las
actividades del usuario y le resulte más sencillo de manejar.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones