Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías

Trucos para optimizar Ubuntu

Diversas configuraciones pueden mejorar el uso de esta popular distribución de Linux

Ubuntu se ha convertido en la distribución
de Linux más popular de los últimos años y, como
todo sistema operativo, requiere ciertas modificaciones para
afinarse y ponerse a punto. Muchas de ellas sirven también
para otras distribuciones de Linux.

Ubuntu incorpora por defecto una gran cantidad de programas, como es habitual en el mundo Linux. Sin embargo, también resulta interesante instalar otros que se encuentran disponibles. El proceso resulta muy sencillo a través del menú gráfico de "Aplicaciones/Añadir y quitar", en donde se puede rastrear entre todos los posibles y leer un resumen de su cometido.

Por ejemplo, resulta recomendable instalar un cortafuegos como Firestarter, que protege al usuario de posibles intromisiones durante su navegación. Además, permite establecer qué programas se pueden conectar a la Red y cuáles no. Otros programas destacados son 7-Zip, que comprime y descomprime en varios formatos, los reproductores multimedia Mplayer y VLC y otros más específicos como Kino, para editar vídeo, o Audacity para montar audio.

Optimizar los aspectos gráficos

En el uso diario puede resultar interesante para ahorrar tiempo deshabilitar la pantalla de inicio que solicita el nombre de usuario y contraseña. Por razones de seguridad, esto sólo debería hacerse en caso de que el ordenador fuera fijo y lo utilizara una única persona. Se debe seguir la siguiente ruta: "Sistema/Administración/Ventana de entrada" y en la pestaña "Seguridad" hay que marcar la opción "Activar entrada automática" y elegir el nombre del usuario en cuestión.

En el uso diario puede resultar interesante para ahorrar tiempo deshabilitar la pantalla de inicio que solicita el nombre de usuario y contraseña

Por defecto, el navegador de archivos de Ubuntu previsualiza documentos, imágenes y contenidos audiovisuales. Como consecuencia, consume bastantes recursos en esta tarea. Se puede establecer que no los muestre de antemano si se hace clic en "Editar" en cualquiera de las carpetas del ordenador, luego "Preferencias", y "Vista Previa". En ese lugar se puede establecer "Nunca" a cada uno de los tipos de archivo para que navegar sea más ágil, sobre todo cuando se abren carpetas repletas de fotografías.

Ubuntu cuenta con diversos efectos que muestran cambios de escritorio espectaculares, igual que realiza Windows Vista. Cada usuario puede decidir si le interesan estos efectos o prefiere apostar por la posibilidad de que todo el sistema vaya más rápido, aunque la apariencia sea más sobria. La configuración de este aspecto se encuentra en la ruta "Sistema/Preferencias/Apariencia/Efectos Visuales" y por defecto está activado en la mitad, entre los efectos más atractivos y la apuesta más austera.

Códec multimedia

Ubuntu no incorpora por defecto los códec que permiten reproducir formatos de audio y vídeo tan populares como el MP3, por la sencilla razón de que no se han programado con código libre. Ahora bien, se pueden añadir con facilidad si en "Añadir y quitar" se busca "Ubuntu Restricted Extras" y se instala. Con este paquete, se incluyen además los tipos de letra de Microsoft, el entorno Java, la extensión que permite reproducir tecnología flash en el navegador, así como LAME, una aplicación que permite crear archivos MP3, y el códec para reproducir discos DVD caseros.

Ubuntu no incorpora por defecto los códec que permiten reproducir formatos de audio y vídeo tan populares como el MP3, por una sencilla razón: no se han programado con código libre

Los discos DVD comerciales, con películas o contenidos televisivos, suelen venderse cifrados. Para poder leerlos en Ubuntu lo más sencillo consiste en instalar los repositorios de Medibuntu, que incluyen software que por razones legales o filosóficas no se incluyen en el sistema de Canonical, empresa propietaria de Ubuntu. Se debe abrir un terminal ("Aplicaciones/Accesorios/Terminal"), pegar el siguiente código en su interior (sin las comillas de apertura y cierre): "sudo wget http://www.medibuntu.org/sources.list.d/hardy.list -output-document=/etc/apt/sources.list.d/medibuntu.list" y dar a "Enter" en el teclado. Conviene tener en cuenta que en la URL del código se debe poner el apodo de la distribución que se utilice: "intrepid" si es la 8.10, o "hardy" si es la 8.04.

Tras este paso, se añade la clave de cifrado GPG del repositorio con "sudo apt-get update && sudo apt-get install medibuntu-keyring && sudo apt-get update". En ese momento Ubuntu pregunta si debe instalar esos paquetes sin verificación y hay que responder que sí. Una vez instalado el repositorio de Medibuntu, se debe pegar la línea: "sudo apt-get install libdvdcss2". Por otro lado, para reproducir formatos que no tienen códec en Linux, como Real Audio, se debe pegar en el terminal el código "sudo apt-get install w32codecs".

Otros ajustes a través de terminal

El uso del terminal para configurar el PC se aleja bastante de las rutinas de un usuario acostumbrado a Windows o Mac Os X. Sin embargo, los foros y las páginas dedicadas a Ubuntu se encuentran repletas de ajustes de este tipo explicados paso a paso con todos los datos que se deben introducir para optimizar una tarea o instalar con corrección un determinado dispositivo. De esta manera, aplicar los cambios se reduce a copiar y pegar sin ninguna complicación. Éstas son otras dos tareas que se pueden acometer para optimizar Ubuntu desde un terminal:

  • Borrar los kernel antiguos. El kernel es el núcleo del sistema operativo. Con las periódicas actualizaciones de Ubuntu, resulta habitual que se acumulen varios núcleos, porque la distribución, por prevención, no borra los anteriores. Aunque no sucede nada extraño por disponer de los antiguos, cada uno de ellos ocupa unos 128 megabytes de espacio en el disco duro. Para eliminarlos y ahorrar memoria, se debe abrir un terminal y pegar en primer lugar este código: "dpkg --get-selections | grep linux-image". Así, se puede averiguar qué núcleos están instalados, con numeraciones como "linux-image-2.6.24-23-generic". Siempre se deben dejar intactos el último y el denominado "linux-image-generic", que se encarga del proceso de actualización. Los demás se pueden borrar con este comando: "sudo aptitude purge núcleo", sustituyendo esta última palabra por el nombre concreto del kernel que se desea borrar.

  • Configurar el GRUB. Si no se han borrado los anteriores kernel, la instalación de uno nuevo modificará las preferencias de GRUB, el "gestor de arranque" que se inicia antes que los sistemas operativos y permite seleccionar con cuál se comienza a trabajar. Esto sólo resulta un incordio cuando Ubuntu y Windows comparten espacio en un mismo ordenador y el usuario ha elegido comenzar por defecto con el software de Microsoft, porque el GRUB modificará esta decisión.

    Antes de cambiarlo, se recomienda realizar una copia de seguridad del GRUB mediante la introducción del siguiente código en un terminal: "sudo cp /boot/grub/menu.lst /boot/grub/menu.lst.backup". La edición se realiza cuando se pega "sudo gedit /boot/grub/menu.lst". Esto abre automáticamente la hoja donde están todos los datos de configuración. Se debe buscar la línea donde ponga "default" seguido de un número.

    Para que vuelva a arrancar por defecto Windows o el sistema que elija el usuario se deben contar desde cero (no desde uno) todos los títulos de kernel que aparezcan en dicha hoja, incluidos los test de memoria y la línea de "Otros sistemas operativos", hasta hallar el número deseado. Por otra parte, en la línea donde aparece "timeout" se puede establecer el tiempo que permanece GRUB en pantalla hasta que el usuario decide con cuál arrancar. Por defecto, se fija en 10 segundos. Si se busca la línea de "#hiddenmenu" y se borra la almohadilla GRUB no irrumpirá en el encendido del ordenador a menos que el usuario pulse "Esc" en el teclado. Esto puede servir cuando se quiera iniciar casi siempre con el mismo sistema operativo. Después de todas estas posibles modificaciones se debe hacer clic en guardar y cerrar el documento.

Configurar el panel superior

Ubuntu dispone de dos barras de herramientas por
defecto. Una en la parte inferior, similar a la de los Windows, donde
se minimizan los programas, y una en la parte superior, denominada
panel, en que se sitúan los accesos a todos los menús y
las configuraciones. Una idea práctica consiste en añadir
a este panel enlaces a los programas más utilizados, de manera
que abrirlos sea muy rápido. Para hacerlo sólo se debe
seleccionar el software en el menú “Aplicaciones”,
pinchar en el botón derecho y hacer clic en “Añadir
este lanzador al panel”, en donde se mostrarán en forma
de iconos pequeños.

Si se hace clic con el botón derecho en
una parte en blanco de este panel superior, y luego se pincha en
“Añadir al panel”, se pueden encontrar varios atajos
interesantes o la posibilidad de insertar información acerca
del sistema operativo dentro del panel. Resulta útil tener a
mano “Forzar el cierre”, por si alguna aplicación se
bloquea. De esta manera, con sólo hacer clic en dicho icono, se podrá
cerrar cualquier programa.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones