Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Ideas y consejos

Listas negras aéreas

La falta de seguridad de unas 180 compañías aéreas ha provocado el veto por parte de la Unión Europea a que sobrevuelen el espacio aéreo comunitario

La inexistencia de vuelos directos a destinos poco habituales podría deberse, en muchos casos, a que las aerolíneas que los ofrecen tienen vetado el tráfico en el espacio aéreo europeo por no cumplir con los requisitos mínimos en materia de seguridad. Esto se debe a que la Comisión Europea (CE) ha decidido prohibir, a través del reglamento 910/2006, la explotación por parte de 180 líneas aéreas -en su mayoría africanas y asiáticas- del espacio aéreo comunitario. Una regulación que protege también los derechos de los pasajeros. Las operadoras turísticas tienen la obligación de informarles sobre la identidad de la empresa a contratar y su situación “legal”, y garantiza que sean indemnizados en caso de verse afectados por el cese inminente de la actividad de una compañía.

Derechos de los pasajeros

/imgs/2007/04/avion02.jpg

Las personas que disfrutan viajando a destinos remotos en territorio africano o asiático, por ejemplo, deben realizar varios enlaces para llegar al sitio elegido y superar numerosos altercados. Aunque desde España no se han fletado nunca vuelos directos al Congo o a Liberia, si había una posibilidad de que se ofrecieran, ésta quedó truncada con el veto de la Unión Europea a 180 aerolíneas oriundas de estos continentes a sobrevolar el espacio aéreo comunitario, que son las que ahora integran la denominada “lista negra”.

La Comisión Europea (CE) tomó esta determinación a causa del incumplimiento de los requisitos mínimos de seguridad por parte de estas compañías. Las deficiencias fueron comprobadas por los controles técnicos trimestrales de las naves que realiza la UE. En consecuencia, si los amantes de viajes insólitos o profesionales que deben desplazarse a estas ciudades por negocios soñaban con vuelos directos, deberán resignarse al viaje por tramos pero con garantías suficientes de seguridad y menos probabilidad de accidentes.

Esta normativa europea, vigente desde el 2006, que determina qué aerolíneas integran la lista negra, también contempla los derechos de los pasajeros que se pudieran ver afectados por el cese repentino de actividad de una de ellas. En estos casos, anticipa que los usuarios que ya habían adquirido o reservado un vuelo tienen derecho a ser indemnizados.

Como punto de partida, las agencias de viajes tienen obligación de informar al pasajero, en el momento de realizar la reserva, sobre la identidad de la compañía con la que se contratará el servicio, independientemente de si se trata de un vuelo regular, chárter o con enlaces a otras aerolíneas.

En el caso de que la agencia desconozca este dato porque puede seleccionarla en el último momento, dependiendo del diseño del viaje solicitado, “tiene que, al menos, especificar los nombres posibles de las compañías con las que podrá viajar el cliente”, asegura un portavoz del Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (SEPLA). Si hasta el último momento se desconociera a la empresa encargada de trasladar al usuario, se le deberá informar de su situación a la hora de facturar o, como máximo, cuando realiza el embarque, situación poco habitual. En síntesis, el pasajero tiene derecho a conocer el estatus de la aerolínea con la que viajará antes de que se enciendan los motores.


Pero si una línea aérea es incluida en la “lista negra” comunitaria con antelación al viaje reservado y abonado, los pasajeros tienen derecho a recibir una indemnización por los “trastornos” sufridos, sin excepción alguna.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones