Un error informático en la T-4 de Barajas provocó la pérdida de 20.000 maletas

Posteriormente se averió un tren lanzadera que permite a los pasajeros desplazarse por la terminal
Por mediatrader 3 de abril de 2006

La nueva terminal T-4 del aeropuerto de Barajas sigue dando de qué hablar. Unas 20.000 maletas se perdieron el sábado debido a un error informático que truncó la clasificación de equipajes. Este fallo colapsó durante cinco horas las cintas encargadas de trasladar y clasificar los bultos. Estos no pudieron embarcar en sus vuelos correspondientes -que en muchos casos despegaron sin apenas maletas- y se quedaron acumulados en el interior de la terminal, según informaron empleados del aeropuerto.

Siemens, la empresa encargada del diseño y mantenimiento del dispositivo, considera excesiva la cifra ofrecida por los empleados, sobre todo teniendo en cuenta que la facturación actual de todo un día en la nueva terminal puede oscilar precisamente entre las 20.000 maletas citadas por los trabajadores y los 30.000 bultos.

Siemens aseguró que, tras la incidencia del sábado por la mañana, el domingo el sistema funcionaba «con absoluta normalidad» y que los equipajes facturados desde entonces «no han sufrido ningún problema».

Iberia, la compañía aérea que opera en la T-4, empezó el mismo sábado por la tarde a embarcar maletas en aviones para que los pasajeros que se quedaron con lo puesto pudieran disponer de sus enseres cuanto antes. Incluso ha decidido utilizar camiones para distribuir por toda España aquellos bultos que debían haberse cargado en vuelos nacionales. «No sabemos cuántos hay que mandar al extranjero ni cuándo terminaremos, pero posiblemente mañana -por hoy- estará enviado todo el equipaje», señaló un portavoz de Iberia.

El sistema automático que transporta el equipaje en la T4 del aeropuerto de Barajas funcionó ya ayer «con total normalidad»

El Sistema Automatizado de Transporte de Equipajes (SATE) de la nueva terminal está considerado como uno de los más avanzados de Europa y costó cerca de 250 millones de euros. De momento, funciona «a medio gas», pero cuando Barajas aumente sus vuelos y su capacidad operativa podrá facturar cerca de 16.500 maletas a la hora. Cualquier fallo a partir de entonces podría resultar «catastrófico» para los viajeros. Ayer, 24 horas después de solventarse el fallo, el sistema funcionaba «con absoluta normalidad», indicaron fuentes de Iberia y Siemens. «La normalidad es total», insistió Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA)y detallaron que los equipajes afectados han sido enviados a sus destinos «gracias al trabajo realizado por muchos trabajadores». Fuentes de Iberia corroboraron que todo había vuelto a funcionar bien, a pesar de la gran afluencia de pasajeros.

Avería en un tren

Pero la tranquilidad duró poco. A media mañana, un fallo en un tren lanzadera que permite a los pasajeros desplazarse por la terminal causó problemas a decenas de viajeros. El problema se prolongó hasta las cuatro de la tarde y obligó a cerrar una de las dos vías por las que circulan los trenes sin conductor que conectan los dos edificios de la T-4.

AENA decidió preparar autobuses por si era necesario trasladar de este modo a los viajeros de un edificio a otro, una medida que finalmente no se llevó a la práctica. «La incidencia ha sido mínima y los pasajeros han llegado a sus vuelos sin mayores problemas», aseguró AENA.

En estos trenes sin conductor, que circulan bajo tierra, pueden viajar hasta 6.500 personas por hora y dirección.

Iberia pide disculpas

Iberia ha transmitido hoy sus disculpas a aquellos de sus clientes que por los motivos descritos sufrieron problemas con sus equipajes. Asimismo, Iberia ha agradecido a Siemens, empresa que ha instalado, opera y mantiene este sistema que gestiona el tratamiento de equipajes los esfuerzos que ha hecho para resolver la avería y restablecer la normalidad. Del mismo modo, quiso agradecer a AENA la colaboración prestada en todo momento.