Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Comunidades de vecinos, seguros y legislación

“Cualquier vecino que quiera usar la piscina deberá hacer una reserva previa”

Mercedes Blanco, especialista en la gestión y administración de fincas, CEO de Vecinos Felices

La ansiada vuelta a la normalidad es ya una realidad. Sin embargo, el coronavirus continúa activo y hay que actuar con precaución, siguiendo las pautas de seguridad. En algunos ámbitos, estas normas son muy claras y sencillas de cumplir, pero en otros, como es el caso de las piscinas de una comunidad de vecinos, las cosas no son tan fáciles y surgen muchas dudas. ¿Podré bajar a la piscina cuando quiera? ¿Debo llevar mascarilla o seguir pautas especiales de higiene? ¿Será seguro meterse en el agua? Mercedes Blanco, especialista en la gestión y administración de fincas y CEO de Vecinos Felices, aclara algunas de ellas y señala que, aunque el riesgo siempre existe, las medidas de higiene y seguridad adoptadas hacen seguro darse un chapuzón este verano en la piscina de casa, pero, eso sí, con cita previa.

Llega el calor y el coronavirus aún no se ha marchado. ¿Pueden usar los vecinos su piscina? ¿Es seguro hacerlo?

El riesgo de contagio siempre existe, pero los vecinos pueden usar la piscina comunitaria este verano si la junta general de la comunidad aprueba su apertura. Si finalmente se decide abrir la piscina, es obligatorio tomar medidas de higiene y seguridad para evitar las aglomeraciones y mantener las instalaciones desinfectadas siempre. Se ha de cumplir lo establecido por los artículos 44 y 45 de la Orden SND/414/2020 (a día de hoy sigue en pie lo proclamado durante el estado de alarma, aunque ya estemos en la “nueva” normalidad).

¿Cuáles son estas medidas especiales?

Antes de abrir se deberá realizar una limpieza y desinfección de todas las instalaciones, con especial atención a los espacios cerrados como vestuarios y baños. También se deberán limpiar y desinfectar a fondo los equipos y materiales (vaso, corcheras, rejilla perimetral, botiquín y cualquier otro que esté en contacto con los usuarios). Para estas labores de limpieza se podrán utilizar desinfectantes como diluciones de lejía 1:50 recién preparada o cualquiera de los desinfectantes con actividad virucida que se encuentran en el mercado y que hayan sido autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad.

¿De qué manera se controla el agua para asegurarse de que está libre de virus?

Respecto a los controles del agua, se deberán realizar los habituales relativos a la depuración física y la depuración química del agua. Son tareas necesarias para obtener una calidad del agua de los vasos adecuada conforme a los anexos I y II del Real Decreto 742/2013, de 27 de septiembre, por el que se establecen los criterios técnico-sanitarios de las piscinas.

Después de tanto tiempo en casa y, ahora, con el calor propio del verano, los vecinos están deseando darse un baño. ¿Tendrán que hacer cola como en el supermercado? ¿Cómo se organizarán los baños?

Los cargos rectores de la comunidad deben establecer el aforo permitido según el tamaño del vaso de la piscina (máximo un 30 %), los horarios de apertura, turnos y disponibilidades. Cualquier vecino que quiera usar la piscina deberá hacer una reserva previa, que tendrá que ser confirmada en función del aforo permitido. Fuera del horario permitido, no se podrá permanecer en las instalaciones. Y para el cumplimiento práctico de esta forma de uso de las piscinas, será necesario, en primer lugar, un previo acuerdo de los órganos representativos de la comunidad, para marcar turnos, horarios y disponibilidades. Después, será necesaria la intervención de un controlador, o del socorrista en funciones de controlador, o el uso de las aplicaciones informáticas que gestionan las reservas, la asistencia, el aforo, los turnos, etc.

Y respecto a la higiene, ¿qué medidas sanitarias deben tomar los vecinos? ¿Tendrán que llevar mascarilla?

No es necesario usar mascarilla durante el baño, ya que la delimitación del aforo permite que haya distanciamiento suficiente. Pero no se podrán utilizar inflables o utensilios de juego. De forma permanente y mediante cartelería, se tendrán que recordar a los usuarios las normas de higiene y prevención a cumplir. Entre ellas, se debe cumplir la distribución espacial en las zonas de estancia para garantizar la distancia de seguridad de al menos dos metros entre usuarios. Además, todos los objetos personales, como toallas, deben permanecer en el perímetro de seguridad de dos metros establecido.

¿Cuál es el papel de los socorristas en este verano tan diferente?

Los socorristas deberán saber cuál es el aforo permitido en la piscina y cómo controlar el ingreso de los vecinos a la misma. Deberán también conocer las medidas de higiene obligatorias para asegurarse de que todos las cumplen, como por ejemplo, la distancia perimetral de dos metros.

Son muchas medidas, más trabajo y más controles. ¿Se encarecerá el mantenimiento de la piscina y, por ende, la cuota?

Todas las medidas de higiene y seguridad obligatorias para la apertura de la piscina requieren un coste adicional. Por lo tanto, es inevitable que la cuota se encarezca. Por ejemplo, al menos se ha de limpiar y desinfectar tres veces al día aquellas superficies que estén en contacto frecuente con los usuarios, como pomos de puertas o barandillas; esto ya supone triplicar el coste de limpieza.

¿Ha habido problemas con los vecinos por la piscina? ¿Cree que todo el mundo entiende la subida de precio y un uso limitado en estas circunstancias?

Es un sistema de reciente implantación, con lo que de momento es importante la conciencia y el sentido común en el que se han de cumplir unas normas obligatorias. Su incumplimiento puede suponer un riesgo para la salud y unas importantes sanciones para la comunidad.


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones