Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Tipos de contenidos: Alimentación

Ningún niño sin comida
^

Las cinco frutas cotidianas con más agua

En primavera y verano, las frutas con mayor contenido en agua están en su mejor momento

Imagen: Wiktory

Dicen que la naturaleza es sabia. Y, a juzgar por el tipo de frutas que ofrece en cada momento del año, es cierto. En primavera y verano, cuando más aprieta el calor, las frutas con mayor contenido en agua están espléndidas, en su mejor momento (y, como abundan, es fácil encontrarlas a buen precio). Las frutas resultan indispensables en una dieta sana. Aportan numerosas vitaminas y fibra dietética, son bajas en calorías y nos mantienen hidratados. A continuación, se reseñan cuáles son las frutas con más cantidad de agua, se explican sus propiedades nutricionales y se dan recetas para incluirlas en distintos platos, sin olvidar que al natural están muy buenas.

Frutas ricas, nutritivas e hidratantes

Según la base de datos del Departamento de Agricultura de EE.UU., las siguientes frutas cotidianas son las que proporcionan más cantidad de agua:

  • Melón. Con casi un 92% de agua, el melón es una gran fruta veraniega. Es bajo en calorías, contiene menos azúcar que otras frutas y es rico en beta-caroteno, cuyo consumo ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y a prevenir el cáncer (las variedades de melón con pulpa naranja contienen más que las otras). Por su aporte de provitamina A y vitamina C, su consumo se recomienda especialmente a quienes tienen un mayor riesgo de sufrir carencias de dichas vitaminas: personas que no toleran los cítricos, el pimiento u otros vegetales. Además, el melón es una de las frutas con más potasio. Este mineral, junto con la destacada presencia de agua, lo convierten en un buen diurético. Ver recetas con melón.
  • Imagen: CONSUMER EROSKI
    Pomelo. Más del 91% de un pomelo es agua, una fruta que destaca por su contenido en vitamina C y en ácido fólico. El ácido fólico es una vitamina imprescindible en los procesos de división y multiplicación celular que tienen lugar durante los primeros meses de gestación, por lo que el consumo de zumo de pomelo resulta interesante para cualquier mujer embarazada. El pomelo, además, tiene efectos antioxidantes, que bloquean el efecto dañino de los denominados "radicales libres". Para elegir un buen pomelo, hay que buscar los que tengan mayor peso respecto a su tamaño, ya que esto indica que están llenos de zumo. Por fuera deben estar intactos, sin golpes ni magulladuras, y son zonas muy endurecidas o muy blandas en su cáscara. Ver recetas con pomelo.
  • Sandía. La fruta emblemática del verano no podía faltar en esta clasificación. Con más de un 91% de agua, es uno de los frutos de mayor tamaño de cuantos se conocen y puede alcanzar hasta los 10 kilos. Dos buenas tajadas de sandía suplen a un vaso de agua, de modo que resulta una alternativa muy interesante para ofrecer a las personas mayores, que suelen manifestar desagrado para tomar suficientes líquidos. La sandía es una fuente moderada de licopeno, que tiene propiedades antioxidantes y que reduce el riesgo de ciertos tipos de cáncer en general, y de páncreas, pulmón, colon y de próstata, en particular. La sandía es idónea para calmar la sed, y junto con el melón es la reina de las frutas del verano. Debido a su potente sabor refrescante, también se utiliza para preparar con ella deliciosos sorbetes, helados y zumos. Ver recetas con sandía.
  • Imagen: CONSUMER EROSKI
    Fresas. Las fresas y los fresones son frutas que aportan pocas calorías. Su componente más abundante, después del agua (casi el 91%), son los hidratos de carbono (fructosa, glucosa y xilitol). Destaca su aporte de fibra, que mejora el tránsito intestinal, y son muy buena fuente de vitamina C y ácido cítrico. Las fresas tienen un elevado contenido de potasio y escaso en sodio, por lo que resultan muy recomendables para quienes sufren de hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón. También son una buena fuente de fibra dietética, muy beneficiosa para la salud (no solo para combatir el estreñimiento). Para que las fresas se conserven mejor, no hay que manipularlas demasiado y hay que lavarlas en el último momento, justo antes de servirlas. Ver recetas con fresas.
  • Cerezas. Una de las principales cualidades de las cerezas es su estética: se trata de una fruta bonita que le da un toque especial a bebidas, postres y platos, además de que resulta muy atractiva para los niños. La cereza es rica en hidratos de carbono, sobre todo fructosa, si bien su valor calórico es moderado respecto de otras frutas. Aporta cantidades significativas de fibra, que mejora el tránsito intestinal, y aporta buenas cantidades de flavonoides, un estupendo antioxidante. Al comprarlas, se deben elegir las que presenten un color rojo oscuro o negro vivo, según la variedad. Las carnosas siempre son las mejores. Deben estar limpias y tener una piel firme, brillante, entera y sin roturas ni imperfecciones. Ver recetas con cerezas.

Etiquetas:

agua, fruta, hidratación, verano


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto