Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien > Alimentos a debate

Tipos de contenidos: Alimentación

Navidad 2017
^

Comida rápida: nuevos perjuicios para la salud

Hacer comidas rápidas tres o más veces por semana puede causar asma, rinoconjuntivitis y eccema en niños y adolescentes

  • Autor: Por MAITE ZUDAIRE
  • Fecha de publicación: 5 de febrero de 2013

La comida rápida puede causar asma, rinoconjuntivitis (ojos irritados y llorosos) y eccema. La alimentación influye en gran medida en el desarrollo de estas condiciones, que van en aumento entre los niños y adolescentes de los países occidentales. El consumo de comida rápida con una frecuencia de varias veces por semana se sospecha como un hábito pernicioso en tanto que aumenta el riesgo de sufrir estas dolencias. Al mismo tiempo, un bajo consumo de fruta fresca se suma al efecto negativo, pues limita el aporte dietético de nutrientes protectores como ciertas vitaminas y antioxidantes. A continuación se explica la relación entre la comida rápida y estos problemas de salud y se proponen ideas caseras para transformar la comida rápida en comida sana.

Comida rápida y problemas de salud: sospechosa relación causa-efecto

Algunos alimentos pueden aumentar o disminuir el riesgo de desarrollar asma, rinoconjuntivitis y eccema, según afirman los investigadores del Estudio Internacional de Asma y Alergias en la Infancia (ISAAC), que dirige el Departamento de Pediatría de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda.

En este estudio, en su fase 3, se ha explorado el impacto de la ingesta de alimentos por medio del análisis de la frecuencia de consumo y la prevalencia de los síntomas. Para ello se ha contado con la participación de más de 500.000 niños (6-7 años) y adolescentes (13-14 años) de 50 países diferentes -entre ellos, España- y se ha coordinado el seguimiento desde distintos centros de investigación y de salud pública.

Tanto para niños como para adolescentes, se constató que el consumo de frutas tres o más veces por semana tenía un efecto protector en el asma grave. En contrapartida, se estableció un vínculo entre el consumo de comida rápida tres o más veces por semana y el aumento del riesgo de asma grave (39% más de riesgo entre adolescentes, y un 27% riesgo superior entre los niños de 6-7 años) de eccema y de rinoconjuntivitis severa. En opinión de los investigadores, si la relación entre la comida rápida y la prevalencia de síntomas de asma, rinoconjuntivitis y eccema es causal, los resultados tendrán una gran relevancia para la salud pública, dado el creciente consumo de comida rápida entre niños y adolescentes.

Cómo transformar la comida rápida en comida sana

La composición de ciertos platos de comida rápida (rica en grasas, grasas saturadas, grasas trans, sodio y azúcares) deprime el sistema inmune, lo que hace más propenso al organismo a desarrollar trastornos e infecciones. A esto se suma que el consumo de comida rápida desplaza la ingesta de alimentos protectores como las frutas, cuyos nutrientes (vitamina C, vitamina A, antioxidantes) han demostrado prevenir dichos trastornos y aumentar las defensas.

El asunto cambia cuando se identifican aquellos platos de comida rápida más gustosos para los niños y se adecuan con recetas caseras hasta convertirlos en una receta sana más del menú semanal. La selección de alimentos naturales, integrales y en la medida de lo posible de cultivo ecológico, traslada a la mesa unos platos suculentos, con sabores auténticos y libres de colorantes, conservantes, potenciadores del sabor u otros tantos aditivos que conforman muchos platos de comida rápida.

  • Las salsas y los condimentos.
    • El ketchup es uno de los condimentos que más gustan a los niños. La elaboración casera de esta salsa permite modular el gusto dulce al jugar con la cantidad de azúcar añadida, y la convierte en un condimento antioxidante dada la elevada cantidad de tomate utilizada para su confección.
    • Una mayonesa más ligera y sana es la que se elabora con leche desnatada en lugar de con huevo. Aún así, los condimentos típicos de la comida rápida se han de reservar para aderezar los platos en contadas ocasiones, pues la educación del gusto por lo natural es muy saludable, y los primeros pasos se deben dar en el hogar.
  • Hamburguesas de pescado. Las hamburguesas son un alimento bien recibido por el público infantil: son gustosas, jugosas, se mastican fácil y se pueden comer en bocadillo y con la mano. El cambio positivo es sorprender a los pequeños con hamburguesas caseras de pescado. En este caso, cualquier pescado de temporada (verdel, atún, bonito, bacalao, salmón, anchoas, merluza...) se desmenuza y se mezcla con ajitos, cebolla picada, frutos secos, huevo, miga de pan, perejil... al gusto de cada uno.
  • Sándwiches 'delicatessen'. Muchos fiambres y quesos en porciones o de untar -tan comunes en estos preparados- representan más una suma de aditivos que de ingredientes naturales. La propuesta más sana es la de escoger productos de más calidad para el relleno de los sándwiches. Entre ellos se sugieren: lonchas finas de un buen jamón, salmón ahumado, queso suave, huevos de codorniz... Y, como acompañamiento, setas y champiñones, unos pimientos, unas rodajas de tomate de la huerta, etc. Las sobras de comida del mediodía o del día anterior también sirven de suculento relleno; desde las anchoas rebozadas, la pechuga de pollo cortada en lonchas finas (como si fuera fiambre) o un trozo de tortilla. Un buen pan de molde de cereales o de semillas también da más cuerpo y el resultado es un plato más gustoso y con un perfil nutricional óptimo.
  • Pizzas, más allá del jamón y el queso. Con una buena masa de pizza, fácil de cocinar en casa, los niños son los que más van a disfrutar con su relleno. Si se hacen unas 'minipizzas', de pequeño tamaño, se da oportunidad de probar más variedades. Conviene ser previsor para la ocasión y presentar en platitos y boles una gran diversidad de alimentos para el relleno. De ese modo, los pequeños no se limitarán a escoger los que más conocen, el jamón y los quesos. Así, les puede resultar curioso preparar una pizza marinera, una de setas variadas y jamón, una más vegetariana, con ajetes y gambas o con bonito y queso fresco. Para que la pizza sea sana y light, el ingrediente a limitar será el queso por su alto contenido en grasa y sal. Es importante explicarle a los niños que con un puñadito es suficiente para que al fundirse se mezcle y se "escurra" entre todos los ingredientes.

RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto