Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien > Complementos dietéticos

Tipos de contenidos: Alimentación

Concurso Interescolar
Λ

Fructooligosacáridos: un tipo de fibra saludable para el organismo

El consumo de este tipo de fibra reporta numerosos beneficios para la salud intestinal y del sistema inmune

  • Autor: Por MAITE ZUDAIRE
  • Última actualización: 28 de junio de 2010
Imagen: Cristina López

Los fructooligosacáridos (FOS) son un tipo de fibra soluble abundante en vegetales como el espárrago, la cebolla o el puerro, entre otros. El organismo no es capaz de digerir estos compuestos ni de asimilarlos, aunque sí se usan como sustrato energético por las bacterias del intestino grueso, en particular por las del género Bifidum. Ésta es la particularidad de la que derivan los efectos positivos de los fructooligosacáridos sobre la salud del sistema digestivo, la función inmunológica y su papel relevante en la prevención de cáncer de colon.

Efectos saludables

Los FOS son un tipo de fibra soluble compuesta por unidades de fructosa. Estos compuestos se encuentran de forma natural en cantidades discretas en numerosos alimentos vegetales como la achicoria, la alcachofa, el espárrago, el ajo, la cebolla, el puerro, el tomate o el plátano entre otros.

Los efectos saludables de los fructooligosacáridos se asocian a su capacidad para modificar la composición de la microflora del colon

Los efectos saludables atribuidos a los fructooligosacáridos se asocian a su capacidad para modificar la composición de la microflora del colon, motivo por el cual se les denomina también prebióticos. Éstas son algunas de sus funciones fisiológicas más sobresalientes:

  • Favorecen el crecimiento de las bífido bacterias (flora benéfica) e inhiben el de las bacterias patógenas como la Escherichia coli, la Shigella o la Salmonella.
  • Estimulan la función inmunológica y la síntesis de ciertas vitaminas.
  • Contribuyen a reducir trastornos digestivos como el exceso de gases, al equilibrar la flora intestinal y limitar el crecimiento de bacterias que los generan.
  • Mejoran el tránsito intestinal, lo que resulta beneficioso en caso de estreñimiento.
  • Reducen el riesgo de sufrir cáncer de colon por medio de diferentes mecanismos. Por un lado, la fibra arrastra sustancias cancerígenas que se pueden hallar en la dieta y reduce el tiempo de contacto de las mismas con la mucosa intestinal. Al mismo tiempo, la fermentación de los FOS a cargo de las microbiota produce un medio ácido en el colon que inhibe la formación de metabolitos asociados al crecimiento de células tumorales.
  • El consumo de FOS se asocia a un mejor aprovechamiento por parte de nuestro organismo de diversos minerales como el calcio y el magnesio, componentes fundamentales para huesos y dientes.

En consideración a estos beneficios fisiológicos, la industria alimentaria apuesta por crear productos enriquecidos en fructooligosacáridos que sirvan de apoyo a la dieta. Es el caso de los preparados lácteos, bebidas, alimentos infantiles y productos de repostería. La industria farmacéutica usa a su vez los fructooligosacáridos en fórmulas para mejorar las digestiones, e incluso, en complementos dietéticos diseñados para perder peso.


¿Complemento para perder peso?

Los efectos que se le atribuyen a los FOS como ayudantes en el tratamiento de la obesidad y el sobrepeso se basan en trabajos de investigación elaborados sobre todo con animales de laboratorio.

Se ha observado que estas sustancias incrementan la sensación de saciedad al estimular la producción intestinal de péptidos saciantes. Estas sustancias informan al cerebro que la ingesta ha sido suficiente, con lo que se reduce el consumo de alimentos, y con ello la energía ingerida. Este hecho ha propiciado la hipótesis de que los prebióticos podrían actuar de forma similar en humanos, pero esto está aún está por demostrar.

Una nueva línea de investigación apuesta por la acción potencial de los FOS en la regulación del peso corporal, por medio de la optimización del metabolismo energético de los nutrientes, una de las causas de la génesis de la obesidad. El desequilibrio intestinal o disbiosis se asocia, en determinadas personas, a una gestión ineficaz de la energía de los alimentos y a un mayor almacenamiento de ésta en forma de grasa corporal. Por ello, se propone el uso terapéutico de fructooligosacáridos para equilibrar la microbiota del colon, lo que redundará en una optimización del metabolismo energético, y en una menor acumulación de grasa.

No obstante, sin evidencia científica sólida no se puede recomendar el uso de los fructooligosacáridos como complementos para perder peso, a pesar de que algunos productos con fines adelgazantes que se venden en farmacias y herbodietéticas incluyen fructooligosacáridos por su efecto laxante.

POTENCIAL ACCIÓN ANTIHIPERTENSIVA

Imagen: Karen Barefoot

La hipertensión se define como una elevación sostenida de la presión arterial, por encima de 140/85 mm Hg. Este trastorno se identifica como un factor de riesgo de numerosas enfermedades como las cardiovasculares y cerebrovasculares, además de la afectación que supone para la funcionalidad de los riñones. La dieta es un factor protector y terapéutico esencial, al que se suma el uso de complementos dietéticos con supuestos efectos benéficos en la regulación de la tensión, muchos de ellos ineficaces.

En este ámbito hay investigadores acerca de los mecanismos antihipertensivos de los fructooligosacáridos. Una de las posibles acciones es su función como consecuencia de la reducción del colesterol y los triglicéridos plasmáticos. Este efecto hipocolesterolemiante podría reducir la rigidez de las grandes arterias y redundar en una disminución de la presión arterial. Un segundo mecanismo se asocia a la capacidad saciante de reducir la ingesta de alimentos y en consecuencia de la pérdida de peso, lo que está demostrado que mejora los niveles de tensión arterial. La obesidad se ha asociado con la hiperactividad del sistema nervioso simpático, que a largo plazo podría elevar la presión arterial por vasoconstricción de las arterias y aumento de la reabsorción tubular renal de sodio. Por tanto, si se pierde peso tras el consumo complementario de prebióticos, se ayuda a reducir o prevenir el riesgo de hipertensión.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto