Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien

Tipos de contenidos: Alimentación

Recetas con Thermomix para dejar la comida preparada y disfrutar el día
Λ

Plan de menú infantil semanal: sano, nutritivo, variado y equilibrado

En la planificación son importantes las raciones de los alimentos, la frecuencia semanal y la forma de cocinar para entusiasmar a los niños

  • Autor: Por MAITE ZUDAIRE
  • Fecha de publicación: 16 de enero de 2009
Imagen: Carina S.

El primer paso a la hora de diseñar un menú infantil equilibrado es definir el grupo de edad al que va dirigido. También se ha de tener en cuenta si el colectivo tiene algún problema de salud que obligue a cambiar sustancialmente algunos alimentos del menú, su textura o su forma de elaboración.

Plantilla semanal de menús

El menú infantil diseñado por el equipo de nutricionistas de CONSUMER EROSKI, y que los lectores pueden consultar semana a semana durante todo el año, está pensado para niños sanos en la etapa escolar, entre cuatro y seis años hasta los 12, aproximadamente. En dicho menú se han considerado las raciones de alimentos recomendadas, es decir, la cantidad considerada saludable de cada producto teniendo en cuenta la edad del niño, así como la frecuencia aconsejada de los distintos alimentos.

Distribución de comidas

Una vez que se haya definido la población a quien va dirigido el menú, el siguiente paso consiste en elaborar una plantilla con los días de la semana y la distribución de las comidas diarias. En el caso de los niños se aconseja que hagan cuatro o cinco comidas diarias, constituidas por un desayuno, un almuerzo (opcional según la edad, y según el tipo de desayuno; si éste es más o menos consistente), comida, merienda y cena. Ahora más que nunca, los alimentos deben repartirse a lo largo del día para que el organismo del niño extraiga en cada momento los nutrientes y la energía que precisa para su intensa actividad orgánica.

A lo largo de las distintas comidas y de todos los días de la semana, se reparten de manera ordenada los alimentos, por grupos, según las raciones diarias o semanales. Así, por ejemplo, se deberá pensar cómo repartir las tres frutas y las tres raciones de lácteos diarias; alternar el pescado y la carne a lo largo de comidas y cenas con los huevos; no olvidarse de incluir legumbres entre una y dos veces por semana. Y así, siguiendo las instrucciones de las raciones alimentarias hasta completar el menú semanal con todos los alimentos básicos.

Cocinar los alimentos

Para los niños se aconsejan cuatro o cinco comidas diarias

Cabe contemplar todas las posibilidades culinarias para cocinar los alimentos, de manera que los niños se acostumbren a comer de todo y de la forma más variada posible. Los fritos, rebozados y empanados no serán el denominador común. Estas recurridas preparaciones se alternarán con cocciones más suaves como la plancha, el vapor, el microondas o el salteado.

Alimentos protagonistas

Una alimentación infantil correcta debe responder a numerosas cuestiones que quedan definidas en un decálogo, tal y como se explica con detalle en la "Escuela para prevenir la obesidad infantil" desarrollada por CONSUMER EROSKI. A modo de resumen, la alimentación infantil ha de ser variada, sana, equilibrada, nutritiva, apetecible, divertida, sorprendente, ordenada, consistente y educativa.

En cuestión de alimentación, lo mejor para la salud es "comer un poco de todo", y para los niños todavía hay que hacer más esfuerzo para que coman con naturalidad alimentos con frecuencia rechazados como las frutas, las verduras, los pescados y las legumbres.

Las verduras y hortalizas. La presencia de estos alimentos, tanto en las comidas como en las cenas de cada día, es muy importante. Incluso en algunas meriendas se sugiere incluir hortalizas como lechuga y tomate en los bocadillos o en los sándwiches. Se van alternado los tipos de vegetales, su presentación (como primer plato, guarnición) y su forma de elaboración (puré, fritas, al horno, como relleno de otros platos, etc. Las verduras y hortalizas serán los alimentos de elección para las guarniciones de carnes y pescados, sin recurrir siempre a las habituales patatas fritas. La imaginación es el mejor instrumento para cocinar las verduras de maneras diferentes en un tiempo record y conseguir el aprecio de los niños.

Los precocinados se consideran un producto de consumo esporádico en la dieta infantil

Las frutas. Todos los menús semanales contemplan a lo largo del día tres piezas de fruta, presentadas algunos días de distinta manera (compota, batido, macedonia, fresca o en almíbar) dando preferencia a la fruta fresca, con el fin de promover entre los niños el consumo de este alimento. Además, se pueden encontrar sugerentes maneras para conseguir que las frutas gusten a los niños.

Los pescados. La presencia de los pescados en el menú infantil ha de tener tanto peso como la de los distintos tipos de carne (ternera, pollo, cerdo, conejo o pavo). Ésta es la máxima que se ha tratado de seguir en la planificación de estos menús, con propuestas de recetas sencillas, apetitosas y sabrosas tanto en las comidas del mediodía como en las cenas. Es excepcional la presencia de precocinados de pescado (varitas, empanadillas, croquetas y similares), salvo si son de elaboración casera. Estos alimentos, al igual que el resto de precocinados (lasañas, pizzas o salchichas) se consideran un tipo de producto de consumo esporádico en la dieta infantil. En el web se encuentran ideas y trucos para elaborar y presentar las recetas con pescado para que resulten más apetitosas.

Las legumbres. Bien como primer plato, o bien como segundo tras una ensalada o una verdura, las legumbres deben estar presentes al menos una vez por semana. Esta cantidad es justa, por lo que a lo largo de las semanas se tratará de aumentar su presencia al menos a dos veces por semana. La presentación de estos alimentos es clave sobre todo en los cambios de temporada. En verano habrá que pensar en recetas de legumbres más livianas para que a los niños les resulten igualmente apetecibles. Además de las recetas tradicionales, se puede aprender a cocinar y presentar las legumbres de maneras originales; como guarnición de un segundo plato, ingrediente de una ensalada, revueltas con huevo o como ingredientes de un paté, unas croquetas o unas albóndigas vegetarianas, por ejemplo.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: Desayuno esencial »



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto