Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > En la cocina > Alimentos de temporada

Tipos de contenidos: Alimentación

Recetas para ir de picnic
Λ

Junio: Un molusco llamado pota

Es muy similar al calamar y comparte con él usos gastronómicos y propiedades nutritivas

  • Fecha de publicación: 25 de junio de 2007
Imagen: Ipimar

La pota es un molusco muy parecido al calamar y, según la especie y la procedencia, adquiere un tamaño considerable, de ahí que se le conozca con el nombre de calamar gigante. Ambos son moluscos que carecen de concha, lo que hace que se clasifiquen dentro de los cefalópodos, al igual que ocurre con la sepia, el calamar o el pulpo. Otras especies conocidas de la familia de la pota son la pota voladora (Illex coindetti), de pequeño tamaño, y la pota argentina (Illex argentinus), de muy buena calidad.

La calidad de la pota es inferior a la del calamar, algo que se ve reflejado en su precio. De hecho, es mas barata que la mayoría de moluscos similares. Sin embargo, su consumo está todavía poco extendido a pesar de tener, entre los consumidores, una aceptación cada vez mayor. Además, se puede aprovechar la ventaja de que no tiene espinas, aspecto particularmente interesante de cara a los niños, que suelen ser reticentes a comer pescado.

Los moluscos y el colesterol

La pota, al igual que el calamar, es una buena fuente de proteínas de alto valor biológico. Su aporte de grasas es muy bajo, lo que determina que su valor calórico también lo sea. Así, una ración de pota de 150 gramos aporta unas 120 calorías y sólo 2 gramos de grasa. Sin embargo, la cantidad de colesterol de los moluscos (no en los crustáceos como la gamba, el langostino o la langosta) es bastante apreciable. La pota concentra 190 miligramos de colesterol por cada 100 gramos, 3 veces más colesterol que la merluza.

La pota es una buena fuente de proteínas de alto valor biológico, y su contenido en grasas insaturadas ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre

Es un aspecto aparentemente negativo que deja de serlo cuando se observa el perfil de las grasas. Los pescados y mariscos contienen principalmente grasa insaturada, que ayuda a reducir los niveles de colesterol, y poca proporción de grasas saturadas, que son las que se relaciona con el aumento del mismo en sangre. Por tanto, aun siendo un alimento rico en colesterol, la capacidad para aumentar el nivel del éste en sangre es muy inferior a la de otros alimentos como las carnes y sus derivados.

Respecto al contenido en vitaminas, en la pota destacan la vitamina B3, o niacina, y la B12. De los minerales, los más abundantes son el fósforo, el potasio y el magnesio.

Empleo en la cocina

La mayoría de este tipo de maricos, y la pota no es una excepción, se puede cocinar en su propia tinta, si bien se pueden preparar de muchas otras formas.

Cocinada a la plancha con ajo y hierbas aromáticas es otra de las formas de presentar este molusco. También se puede usar en guisos, aunque no es la forma más habitual de hacerlo. Hay una forma de cocinar la pota que a los niños les resulta deliciosa: se trata de elaborarlas en forma de rabas, es decir, en trozos de pota rebozados y cocinados a la plancha. Da como resultado una preparación ideal para toda la familia.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto