Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > En la cocina > Trucos y secretos de cocina

Tipos de contenidos: Alimentación

Navidad 2017
^

¿Qué hacer con los dulces que sobran en las fiestas?

Siete ideas prácticas para convertir el turrón, el mazapán y los polvorones y mantecados en ingredientes de otros postres sorprendentes y deliciosos

  • Autor: Por PEIO GARTZIA
  • Última actualización: 31 de diciembre de 2015
Imagen: brebca

Terminan las fiestas navideñas y ¿qué se puede hacer con los dulces que sobraron? Ya no hay sitio en ninguna parte para esas vistosas bandejas que se habían preparado un mes antes para agasajar a amigos y familia. Los polvorones, los mantecados y el mazapán vuelven a las cajas de donde salieron. Los trocitos de turrón van a la basura y las tabletas, algunas incluso sin empezar, tarde o temprano terminan en el mismo sitio, un lugar al que llegaron antes los restos del panettone y del roscón de Reyes, secos y endurecidos por el paso de los días. ¿Cómo poder evitarlo? ¡Transformando los restos navideños en postres estupendos!

Siete recetas para transformar los dulces de Navidad

  • 1. Mousse de mazapán. Trituramos 150 g de mazapán, junto con dos yemas de huevo y 100 ml de nata líquida especial para repostería. Mezclamos todo bien hasta obtener una crema fina. Aparte, montamos las claras de los huevos a punto de nieve y, con cuidado, las incorporamos. Mezclamos con suavidad, vertemos la mousse en copas individuales y las dejamos en el frigorífico durante un par de horas. Este postre lo servimos frío, acompañado por una salsa de frambuesas y unas hojitas de menta.
  • 2. Flan de turrón. Desmenuzamos media tableta de turrón de chocolate o de turrón blando en un bol con cuatro huevos, medio litro de leche desnatada y dos cucharadas de azúcar. Con la batidora, lo trituramos todo hasta formar una mezcla ligeramente cremosa. A continuación, untamos el interior de cada flanera con caramelo líquido, vertemos la crema, tapamos las flaneras con papel de aluminio y las horneamos al baño María durante 30 minutos a 180 ºC. Verificamos que el flan está en su punto -si metemos una aguja, esta debe salir limpia-, sacamos las flaneras del horno y las dejamos enfriar. Una vez frías, las guardamos en el frigorífico y desmoldamos al día siguiente (así minimizaremos el riesgo de rotura).
  • 3. Galletas crujientes de turrón. Con el robot de cocina, trituramos media tableta de turrón duro, 30 g de mantequilla a temperatura ambiente, dos huevos, tres cucharadas de azúcar glas y 100 g de harina. Mezclamos todo en un gran bol y amasamos hasta que conseguir una masa homogénea. La dejamos reposar durante dos horas antes de volver a manipularla. Con ayuda de un rodillo, estiramos la masa sobre una superficie lisa, fría y enharinada. Luego, cortamos las galletas y las horneamos durante 10 minutos a 180 ºC. Las dejamos enfriar... y ya están listas para comer.
  • 4. Bizcocho de polvorones. En un bol, deshacemos 200 g de polvorones, agregamos medio sobre de levadura en polvo y lo mezclamos bien todo con dos cucharadas de azúcar glas (si somos golosos, después podremos poner un poco más de azúcar...). Removemos con una espátula y añadimos 40 g de mantequilla derretida y dos huevos. Además, para aromatizar, agregamos ralladura de naranja y de limón. Untamos con mantequilla derretida el molde de plumcake o de bizcocho y luego, para que no se pegue y se pueda desmoldar con facilidad, con un poco de harina. Vertemos la masa en el molde y la repartimos de manera homogénea. Precalentamos el horno a 225 ºC y horneamos durante 10 minutos, hasta que se forme una costra en la superficie. A continuación, sacamos el bizcocho y, con la ayuda de un cuchillo, hacemos una incisión en la costra. Bajamos la temperatura a 180 ºC y horneamos durante 50 minutos más. Al cabo de ese tiempo, pinchamos con un palillo en la parte central para verificar que el bizcocho está cocinado. Si sale con restos de masa cruda, lo dejamos un par de minutos más y volvemos a comprobar. Cuando el palillo salga seco, desmoldamos y, sobre una rejilla, dejamos que se enfríe fuera del molde por lo menos durante una hora.
  • 5. Helado de fruta escarchada y mantecado. Desmenuzamos dos mantecados y los mezclamos con leche y nata para montar hasta formar una crema. Luego, agregamos un huevo entero, una yema y azúcar al gusto, y trituramos hasta obtener una crema más fina. A continuación, añadimos trocitos de frutas escarchadas. Vertemos en un molde e introducimos en el congelador durante al menos cuatro horas. De vez en cuando removemos para que la mezcla no cristalice y que los trocitos de fruta escarchada permanezcan flotando en la superficie; así, además de evitar que la fruta escarchada se vaya al fondo, conseguiremos un helado cremoso. Servimos acompañado de unos trocitos de frutos secos salteados o de garrapiñadas.
  • 6. Brioche de panettone. Cortamos unas rebanadas de un panettone que se nos haya quedado seco y las pasamos vuelta y vuelta por una mezcla que habremos elaborado antes con dos huevos batidos y 100 ml de leche templada. Es importante no dejar el panettone mucho tiempo en la mezcla, ya que puede deshacerse. En una sartén antiadherente calentamos una cucharadita de mantequilla con unas gotas de aceite de oliva y doramos las rebanadas por ambos lados (unos dos minutos por cara). Una vez que el exterior esté dorado y crujiente, sacamos las rebanadas a una bandeja, donde dejamos que se templen. Por último, espolvoreamos ligeramente con canela en polvo mezclada con azúcar glas. Una alternativa a la canela y el azúcar es usar mermelada y miel.
  • 7. Pudin de roscón de Reyes. Troceamos los restos del roscón seco que nos haya quedado. Con caramelo líquido, cubrimos el interior de las flaneras o molde cake donde vayamos a cuajar el pudin. En un cazo, calentamos a fuego medio 250 ml de leche junto con la peladura de medio limón y, cuando empiece a hervir, agregamos dos o tres cucharadas de azúcar. Removemos para que se deshaga el azúcar, bajamos el fuego y dejamos que cueza un minuto. Retiramos del fuego y tapamos para que la leche absorba bien el olor del limón. Sacamos la piel del limón y añadimos los trocitos del roscón para que se empape con la leche aromatizada. En un recipiente aparte, batimos dos huevos y los agregamos. De inmediato batimos suave para mezclar todo el aparejo (término que indica la mezcla de huevos, leche, azúcar y rosco). Volcamos sobre el molde o moldes caramelizados y, cubiertos con papel de aluminio, los introducimos al baño María en el horno a 180 ºC durante una hora. Dejamos enfriar en un lugar fresco -casi mejor tapado en la nevera- durante unas dos horas antes de servir.

Etiquetas:

cocinar, dulces, navidad


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto