Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > En la cocina > Trucos y secretos de cocina

Tipos de contenidos: Alimentación

Navidad 2017
^

Ideas para personalizar la salsa kétchup

Cinco maneras de modificar esta salsa de tomate tan popular para darle un toque distinto a los platos y mejorar las recetas caseras

  • Autor: Por PEIO GARTZIA
  • Fecha de publicación: 20 de octubre de 2015
Imagen: belayakaterina

La salsa kétchup está muy asociada a la comida rápida. Sin embargo, no debe ser sinónimo de un aderezo de baja calidad o excesivo aporte calórico. El kétchup, de la mano de cocineros de gran prestigio, ha escalado hasta la alta cocina, donde ha llegado a la categoría de salsa con mayúsculas pues, en su justa medida, da un toque impresionante a los platos que acompaña. Es una salsa de tomate sencilla de preparar en casa, fácil de encontrar en cualquier tienda de comestibles y, además, tiene un precio asequible, tanto en las marcas más modestas como en las de alta calidad. A continuación se exponen cinco maneras sencillas de personalizarla.

Usos habituales de la salsa kétchup

Imagen: studioM

La salsa kétchup, ya sea industrial o casera, se puede usar tal cual: fría, recién sacada de la nevera, para aromatizar y transformar otras salsas frías. El ejemplo más conocido es la mayonesa con kétchup. Mezclándolas, se obtiene una rápida salsa rosa.

Pero también se puede emplear ligeramente templada para acompañar carne y derivados. Es el acompañamiento clásico de hamburguesas, kebabs, tacos, salchichas, perritos calientes y brochetas. Aunque en los locales de comida rápida dan la salsa en sobres a temperatura ambiente, en casa se puede probar a templarla un poco y ver la cantidad de matices que puede aportar a los platos.

Para las personas más inquietas en la cocina y para quienes siempre están buscando un punto diferente de sabor, de textura o que les gusta experimentar, existe un amplio abanico de posibilidades culinarias con la personalización de las salsas. En este caso, es posible suavizar el kétchup, darle un toque más potente con un poco de picante, complementarlo con unos trocitos de verduras cocinadas, con encurtidos...

Cinco transformaciones para la salsa kétchup

Si se quieren explorar las posibilidades de esta salsa, se puede experimentar agregando algún ingrediente extra, que aportará un nuevo toque a la mezcla. A continuación se ofrecen cinco ejemplos que pueden servir de ayuda para empezar a probar, pero seguro que darán lugar a nuevas combinaciones cuando la imaginación comience a trabajar.

  • 1. Salsa kétchup con un toque de barbacoa

    Ingredientes: cuatro cucharadas de salsa kétchup, dos cucharadas de salsa de mostaza, una cucharada de refresco de cola y un toque de sal ahumada.

    Hay que mezclar todos los ingredientes con un tenedor dentro de un vaso hasta conseguir una salsa cremosa y homogénea. Se puede utilizar para acompañar carnes, hamburguesas y costillas a la parrilla o a la plancha; también sirve como acompañamiento de dips y de pizzas.

  • 2. Salsa kétchup con un toque indio

    Ingredientes: cuatro cucharadas de salsa kétchup, una cucharada de yogur natural (sin azúcar), media cucharadita de curry en polvo y unas hojas de menta fresca.

    Hay muchas posibilidades para usar esta salsa. Una de ellas es emplearla para aderezar un sándwich con pan de pita, pechuga de pollo asado y verduras frescas o, si no, para un kebab de cordero. En ambos casos, el kétchup enriquecido maridará muy bien.

  • 3. Salsa kétchup mexicana

    Ingredientes: cuatro cucharadas de salsa kétchup, una puntita de chile jalapeño (o, en su ausencia, unas gotas de tabasco), una cucharadita de pimiento verde y cebolleta fresca muy troceaditos y unas hojas de cilantro picado.

    Un taco, una enchilada, unas fajitas y hasta unos nachos acompañados de esta salsa seguro que alegran el día. Es preciso tener cuidado con el picante, ya que si no se está acostumbrado, puede sentar mal. Es mejor empezar poco a poco y habituar al paladar (y al estómago), sobre todo si se usan jalapeños.

  • 4. Salsa kétchup alemana

    Ingredientes: cuatro cucharadas de salsa kétchup, una pizca de pimienta negra, una cucharada de puré de manzana, una cucharada de mostaza y una cucharada de curry.

    Esta salsa kétchup muy popular en Alemania tiene un poco más de sabor que la salsa kétchup habitual y resulta estupenda para acompañar las salchichas germanas como las Bratwurst, Frankfurt, Bávara y Currywurst, por ejemplo.

  • 5. Salsa kétchup al estilo francés

    Ingredientes: cuatro cucharadas de salsa kétchup, una cucharada de mostaza de Dijon, una cucharada de salsa mayonesa y una cucharada de nata líquida.

    Esta es una salsa muy rebajada de su sabor inicial. Su sabor es idóneo para acompañar unas brochetas de pollo, o de pescado y verduras. También se puede emplear para bocadillos y sándwiches en los que haya una presencia primordial de verduras a la plancha o pescado y mariscos. Es suave y gustosa.

Etiquetas:

salsas, tomate


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto