Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > En la cocina > Trucos y secretos de cocina

Tipos de contenidos: Alimentación

Navidad 2017
^

Cinco vinagretas diferentes para tus ensaladas

Ideas prácticas muy sabrosas para elaborar unas vinagretas especiales con las que conseguir infinidad de matices en la mesa

  • Autor: Por PEIO GARTZIA
  • Fecha de publicación: 29 de diciembre de 2015
Imagen: vanillaechoes

La vinagreta es una salsa emulsionada inestable: cuando se unen sus ingredientes mediante el movimiento de un tenedor o una varilla adquiere una consistencia cremosa, pero con el reposo pierde esa cremosidad. Sus ingredientes principales son el aceite, el vinagre y la sal, con una proporción de 3/1. El aceite es la parte principal (tres cucharadas) y el vinagre es el complemento (una cucharada); la sal, al gusto. Si se juntan en un recipiente y se remueven de forma enérgica, se ve cómo se unen para formar esa salsa cremosa, un aliño con un toque ácido que se debe usar justo en el momento de servir. A continuación, se ofrecen cinco opciones.

Vinagretas hay tantas como se quieran elaborar. Se pueden utilizar diferentes tipos de aceite o de vinagre o sustituir el vinagre por limón. Ya solo con estas combinaciones, se ven los diferentes matices y sabores que se pueden conseguir. Si, además, apetece experimentar un poco en la cocina y preparar unas ensaladas increíbles, una de las claves es crear vinagretas guarnecidas; es decir, a la base de la vinagreta (aceite, vinagre y sal) se le agregan otros elementos como pueden ser frutas, frutos secos, especias, hierbas aromáticas, hortalizas, trocitos de marisco... incluso otras salsas, como mostaza, salsa de tomate o barbacoa. Las siguientes son cinco opciones de las muchas variedades que es posible hacer.

1. Vinagreta de nectarina con ensalada de calabacín crudo y lentejas

Imagen: CONSUMER EROSKI

Hay que preparar una salsa vinagreta con seis cucharadas de aceite de oliva virgen, dos de vinagre balsámico, unos trocitos de nectarina fresca y una cucharada de salsa de soja. Esta mezcla se remueve hasta formar una crema ligera.

Para hacer la ensalada, se utilizan lentejas ya cocidas, deslavadas y escurridas que se aliñan con la vinagreta balsámica y unos trocitos de nectarina. Luego, se cortan en unas láminas finas un calabacín, una cebolleta roja y unas tiras de pimientos rojos asados. Se prepara una base de lechugas variadas y sobre ellas se colocan las lentejas aliñadas y escurridas del aliño. Encima se agregan las hortalizas cortadas en láminas finas y aliñadas con la vinagreta antes escurrida de las lentejas.

2. Vinagreta de marisco con ensalada de arroz y cogollos

Se pelan cuatro langostinos que hay que trocear, saltear a la plancha con un poco de aceite de oliva y reservar. Se saltean las cáscaras y las cabezas de los langostinos con nueve cucharadas de aceite de oliva. Una vez salteadas, se retiran, escurren, cuelan y sacan sus jugos al aceite de oliva. Así se obtiene un aceite con aroma de langostinos que se aprovechará para hacer la salsa vinagreta. Para elaborar la vinagreta, se pica un trocito de cebolleta fresca, una puntita de pimiento verde, un trocito de ajo y de pimiento rojo, todo ello en cuadraditos muy pequeños. Se mezclan las hortalizas con el aceite de oliva aromatizada de langostinos, tres cucharadas de vinagre y la sal. Se remueve hasta conseguir una salsa estable y untuosa. Se añaden los trocitos de langostinos previamente salteados y se mezcla.

Ya está lista para aliñar una ensalada con lechuga, cogollos de endivia, un poco de arroz cocido y escurrido junto con trocitos de huevo. Es recomendable tener todos los ingredientes casi recién sacados de la nevera para presentar una ensalada fresca.

3. Patatas confitadas con puerros y vinagreta de jamón y kiwi

Imagen: CONSUMER EROSKI

Primero hay que pelar dos patatas y cortarlas en láminas finas. Se coge un puerro limpio, se corta en tiras y se coloca todo junto en una sartén con seis cucharadas de aceite de oliva y una pizca de sal. Se tapa y cocina a fuego suave hasta que se confiten las patatas y los puerros. Se escurren los jugos del confitado, que se mezclan con 30 gramos de jamón ibérico troceado, medio kiwi también troceado, dos cucharadas de vinagre de sidra y una pizca de sal. Se presentan los puerros y patatas templadas con la ayuda de un aro de montaje y se aliña con la vinagreta de jamón y kiwi.

4.Vinagreta templada de granada y lima con ensalada de sardinas asadas

Se quitan las cabezas de cuatro sardinas, se les abre el vientre y se deslavan bajo el chorro de agua fría, limpiando la zona de las tripas y las escamas. Hay que escurrir para que no quede agua, se sala el interior de las sardinas y se colocan en un recipiente apto para el frigorífico. Se elabora el escabeche mezclando un diente de ajo fileteado, cuatro cucharadas de zumo de lima, los granos de media granada, la ralladura de lima, cuatro cucharadas de vino blanco, dos cucharadas de vinagre, un vaso de aceite de oliva, una hoja de laurel y un poco de pimentón picante. Con esta mezcla se cubren las sardinas, se tapa el recipiente y se introduce en el frigorífico durante dos horas.

Una vez transcurrido este tiempo, se sacan las sardinas del escabeche y se ponen sobre una bandeja para el horno con parte del escabeche, desechando las hojas de laurel. Después, hay que asarlas en el horno precalentado a 200 ºC durante 10 o 15 minutos. Por otra parte, se calienta en un cazo el escabeche restante hasta que se reduzca ligeramente y ligue la salsa. Se deja enfríar. Se prepara una ensalada con una base de patata cocida y cortada en rodajas, unas hojas de rúcula y las sardinas asadas (sin espina) y se aliñan con la vinagreta de granada y lima (en este caso convertido en un escabeche).

5. Vinagreta de pistachos en ensalada de setas y ajetes con salmón ahumado

Imagen: CONSUMER EROSKI

Primero hay que triturar los pistachos con un robot de cocina. En una sartén antiadherente sin aceite se tuesta ligeramente el polvo de pistacho y se saca de inmediato de la sartén para colocarlo en un bol, donde se mezclará con seis cucharadas de aceite, dos cucharadas vinagre de vino blanco, una pizca de sal y un poco de cebollino recién troceado. Hay que reservar esta vinagreta hasta el momento de servir.

Por otro lado, se lavan las lechugas y, después de trocearlas con las manos, se secan y reservan. También se limpian y trocean las setas con las manos. En una sartén grande se ponen dos cucharadas de aceite al fuego y, cuando esté caliente, se saltean a fuego fuerte los ajetes tiernos lavados y troceados, removiendo hasta que se ablanden. Después, se agregan las setas con un poco de sal y otras dos cucharadas de aceite de oliva virgen y se saltea el conjunto hasta que las setas estén blanditas. Una vez salteadas, se ponen sobre las lechugas junto con los brotes de ajetes tiernos. Se colocan sobre la ensalada unas tiritas de salmón ahumado y se aliñan con la vinagreta de pistachos que se habrá removido con energía justo antes hasta conseguir una salsa homogénea. Se sirve enseguida, para que no se enfríen las setas con los ajetes tiernos.

Etiquetas:

cocinar, ensaladas, vinagreta


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto