Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Bebé

Secciones dentro de este canal: Bebé


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Embarazo > Tercer trimestre

Tipos de contenidos: Bebé

Despilfarro de escuela de alimentaci�n
Λ

¿En qué etapa te encuentras?

Embarazo: Síntomas

Acidez en el embarazo: consejos prácticos para aliviarse

La pirosis es muy frecuente en el embarazo, sobre todo en el último trimestre de la gestación

  • Última actualización: 9 de julio de 2013
Imagen: o5com

La acidez es una sensación de ardor en el pecho o la garganta. Se manifiesta cuando el ácido del estómago refluye al esófago, el conducto destinado a llevar alimentos y líquidos ingeridos desde la boca hasta el estómago. Algunos alimentos, fármacos, las bebidas alcohólicas e, incluso, el embarazo pueden provocar acidez. Una serie de precauciones ayudan a aliviar los síntomas. Si no ceden, habrá que consultar al especialista.

¿Quién no ha sufrido alguna vez acidez? Los datos disponibles aseguran que es un problema habitual: cerca de un 10% de los adultos manifiestan este síntoma al menos una vez a la semana y uno de cada tres, de forma mensual. Muchas embarazadas lo sienten casi a diario. Los estudios sugieren que más del 50% de las gestantes experimentarán alguna vez pirosis, ardor o acidez durante el embarazo. Los síntomas pueden comenzar a partir del tercer mes de gestación, pero su incidencia es mayor en el tercer trimestre, cuando la presión del útero sobre el estómago es más importante.

Esto se debe, en gran parte, a que la progesterona (hormona sexual femenina cuyos niveles se incrementan en el embarazo) relaja el músculo del esfínter esofágico inferior y enlentece el vaciado gástrico o a que el contenido estomacal regresa, irrita la zona e, incluso, la inflama. No obstante, es un cuadro reversible, ya que los síntomas se resuelven una vez que ha nacido el bebé.

Cuando este síntoma persiste, o se repite con cierta frecuencia, es posible que se sufra enfermedad por reflujo gastroesofágico o ERGE. En este caso, habrá que consultar al médico. En la esofagitis se experimenta una sensación de ardor en la parte inferior del esófago, detrás del esternón (tórax), que se desplaza de forma ascendente hasta la garganta. Algunas veces se regurgita un líquido que deja un sabor ácido o amargo muy desagradable en la boca. Estos síntomas pueden durar más de dos horas y con frecuencia empeoran después de comer.

Recomendaciones para aliviar la acidez

Los especialistas aconsejan que, para aliviar los molestos síntomas de la pirosis, se realicen algunos cambios en el estilo de vida y se adopten una serie de medidas higiénico-dietéticas:

  • No acostarse enseguida después de comer. Es mejor esperar al menos 2 horas, ya que estar tumbado o recostado favorece el reflujo gastroesofágico.
  • Elevar la cabecera de la cama de 10 a 15 centímetros con la colocación de tacos debajo de las patas, para que la gravedad mantenga el contenido gástrico en el estómago. El uso de almohadas no da tan buen resultado porque provoca la flexión del tronco y un aumento de la presión intraabdominal.
  • No es aconsejable agacharse con frecuencia después de comer.
  • Las comidas deben ser de poca cantidad y a menudo. Se han de distribuir las comidas en 5 o 6 tomas.
  • Evitar los alimentos que aumentan la acidez del estómago y pueden empeorar los síntomas, como ciertos condimentos (vinagre, pimienta u otros picantes), cítricos (naranja, mandarina, pomelo, limón) y sus zumos, platos con tomate o salsa de tomate.
  • Prescindir de alimentos que retrasan el vaciado gástrico, como bebidas carbonatadas (con gas, en especial las bebidas de cola), café, té, chocolate y alimentos o preparaciones grasas (fritos, estofados o guisos grasos), así como las infusiones de menta piperita, que relajan el esfínter y favorecen el reflujo.
  • Aumentar la ingesta de líquidos entre las comidas y no durante las mismas para no aumentar el volumen del estómago. Beber a pequeños intervalos ayuda a prevenir la acidez y las náuseas.
  • Aunque en general los antiácidos se consideran seguros -si no se toman en dosis elevadas y de forma continua-, es mejor consultar antes al especialista, ya que no se han realizado estudios adecuados -ni en animales ni en humanos- con antiácidos que contienen aluminio o magnesio. Sin embargo, sí se ha descrito que pueden causar hipo, hipermagnesemia y aumento de los reflejos tendinosos en los neonatos cuyas madres han tomado de forma crónica este tipo de antiácidos, sobre todo, en dosis altas.

Cuatro claves nutricionales para calmar la acidez en el embarazo

Los especialistas de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, SEGO, apuntan cuatro claves para una alimentación adecuada de la embarazada:

  1. Reducir el consumo de alimentos calóricos, como bollería, grasa o embutidos. Para aumentar de forma sana el número de tomas, se pueden utilizar alimentos como verduras, frutas, hortalizas, legumbres, lácteos bajos en grasa y cereales -mejor integrales- y sus derivados.
  2. No hay que "comer por dos". Además, un exceso de peso supone un riesgo tanto para la salud de la madre como para su bebé.
  3. Aumentar la ingesta de líquidos con agua, infusiones, caldos, zumos de fruta sin azúcar añadido y bebidas sin alcohol.
  4. Ingerir alimentos ricos en ácido fólico (verduras de hoja verde, frutas como el plátano, legumbres, cereales y cerveza sin alcohol), calcio (lácteos y derivados) y hierro (legumbres, carnes huevos y mariscos).

Etiquetas:

acidez, embarazo, pirosis, reflujo


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto