Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Jardín

Tipos de contenidos: Bricolaje

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^

El clima y los microclimas en el jardín

Es importante prestar atención al clima general de la región, pero también a las características internas del propio jardín, que determinan sus microclimas

Imagen: Mario Carvajal

Las temperaturas, las lluvias y los vientos de una zona determinan su clima, pero en un jardín hay que tener en cuenta los microclimas que generan la sombra de árboles o muros, las corrientes de aire o la humedad del suelo. Este artículo detalla las características de climas y microclimas, los factores que intervienen en la conformación de microclimas y algunas pautas para modificarlos.

Características de climas y microclimas

En el momento de diseñar un jardín, se deben tener en cuenta las características del clima y los microclimas del lugar. ¿A qué se refiere cada término? El clima está dado por las condiciones generales de la región. Es decir, si se trata de una zona calurosa o fría, húmeda o seca, con mucho viento o sin él, etc. En general, esos son los tres principales parámetros que se deben considerar al evaluar el clima: temperaturas, lluvias y vientos.

Observar los jardines ya existentes da una idea bastante clara de qué ejemplares se pueden plantar en esa región

Los microclimas, por su parte, son los condicionamientos de cada parcela específica del jardín. En general, se deben tener en cuenta los mismos tres factores, pero en este caso se ven afectados no por las características generales de la región sino por cuestiones particulares del jardín: si hay un árbol que dé sombra, rincones más húmedos, un muro o setos que corten o aminoren el viento, las sombras proyectadas por edificaciones cercanas, etc.

En función del clima se deben elegir las especies más propicias para cada región. Un truco muy simple pero efectivo consiste en caminar por la zona en la que se desee confeccionar un jardín, para comprobar la existencia de otros jardines y conocer qué ejemplares los habitan. Por supuesto, esos jardines no han de incluir todas las especies posibles de la región, pero sí brindarán una idea representativa. Luego habrá que tener presentes los microclimas del propio jardín para saber de qué manera distribuir esas especies.

Factores que intervienen en la conformación de microclimas

Cada jardín es único: cada uno depende, además del gusto y las habilidades de su diseñador, de dónde se sitúe. Pero además, las ciudades ofrecen condiciones diferentes a las de las zonas rurales o los pueblos pequeños: la concentración de cemento hace que en los núcleos urbanos las temperaturas sean más elevadas.

El microclima resultará muy seco en un área que recibe la luz del sol muchas horas al día o está bajo un árbol muy frondoso

Son variados los factores que intervienen en la diferenciación de microclimas. Primero hay que tener en cuenta la llegada de la luz del sol. Existen ciertas plantas que pueden desarrollarse y vivir con la luz indirecta del sol, otras que necesitan luz directa durante algunas horas y otras que la requieren durante todo el día. Un área ubicada debajo de la copa de un árbol o junto a un muro tendrá sombra durante buena parte del día, por lo tanto habrá que plantar allí ejemplares que puedan adecuarse a ese factor.

Por otra parte, la incidencia de los rayos del sol es clave para determinar la humedad del ambiente: cuanto menos luz reciba, tanto más húmedos resultarán el suelo y el aire en ese sector. De todos modos, la humedad también dependerá de otros factores. Si la copa de un árbol es muy frondosa, llegará al suelo menos agua de lluvia que cuando las hojas y las ramas la dejan filtrar con facilidad.

Los muros sirven como protección en regiones muy ventosas, como las cercanas al mar. Pero no solo ellos: también se puede recurrir a medidas que bloqueen el viento de manera parcial, como pueden setos, ligustros, mallas de red o telas. La ventaja de estos elementos es que restan intensidad a la acción del aire, pero no la obstruyen por completo.

Estos consejos son válidos no solo en zonas de naturaleza muy ventosa: en muchos casos, en plena ciudad, hay espacios en los que se generan muchos vientos, remolinos y pequeñas turbulencias, debido a la arquitectura de edificios y muros y la presencia de árboles.

Cómo modificar los microclimas

Al trabajar sobre un jardín, es posible modificar los microclimas existentes o crear determinados microclimas, necesarios para ciertas especies o tipos de plantas. El viento puede ser bloqueado de modo total o parcial con la colocación de muros, setos o pantallas de tela. Estas últimas también sirven para dar sombra a ciertas áreas, de modo que obstruyan por completo la acción del sol o solo rebajen su intensidad.

Otra manera de actuar sobre el microclima es por medio del riego, para el cual se pueden usar diversos sistemas (el de aspersores es uno de los utilizados con mayor frecuencia). Y también la humidificación y reducción de la temperatura del ambiente, que incluye mecanismos tales como la pulverización de agua.

Este último recurso, llamado también "nebulización" (nombre tomado de un proceso médico), se emplea para refrescar espacios en los que hace mucho calor. El agua se pulveriza de tal manera que se diluye en el aire para que sus pequeñas partículas en suspensión reduzcan la temperatura. Se utiliza de forma habitual en las terrazas de bares y restaurantes, y también en patios y terrazas hogareñas, y se puede aplicar para bajar la temperatura y aumentar el nivel de humedad en el jardín.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto