Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

Navidad 2014
Λ

Cómo ahorrar dinero en la factura del agua

Ducharse en lugar de bañarse, instalar economizadores en los grifos y reutilizar el agua son claves para reducir el consumo

  • Autor: Por ROSA CUEVAS
  • Última actualización: 15 de noviembre de 2009
Imagen: tico24

Los recibos de los suministros más habituales de una vivienda, como el agua, la luz y el gas, concentran buena parte del presupuesto familiar. Según las condiciones contratadas, se cobran cada uno o dos meses, pero siempre son puntuales y, en estos tiempos de crisis, abonarlos supone un esfuerzo importante para algunas familias. Por ello conviene controlar su consumo y evitar los derroches. Intentar abaratar el recibo del agua es un buen comienzo para reducir la partida destinada al pago de los suministros básicos. Revisar gestos tan cotidianos como lavarse los dientes con el grifo abierto o instalar economizadores en la ducha y en el lavabo son algunas de las claves para conseguirlo.

Primer paso: detectar fugas

Silenciosas, gota a gota, o mediante el incesante sonido de la cisterna sin que nadie haya apretado el botón o tirado de la cadena, es habitual que en un mismo hogar se localicen distintas fugas de agua. El goteo incensante del grifo, el tapón de la bañera que con el uso no se ajusta y el agua que se filtra de las tuberías que no siempre están a la vista son algunas de las más comunes. La consecuencia es que se consume más agua y la factura se dispara. La mejor fórmula para verificar que en efecto hay una fuga de agua es leer el contador del agua antes de acostarse y volverlo a leer a la mañana siguiente. De esta manera se comprobará si la cifra que indica el consumo ha variado o permanece estable. Si el valor es el mismo, el sistema no tiene fugas.

Otro de los puntos donde más agua se pierde es la cisterna del inodoro. Confirmar las sospechas es fácil. Hay que introducir en la cisterna unas gotas de tinta o una cuchara de colorante alimentario. Si al cabo de 15 minutos el agua que se acumula en la taza se colorea, hay una fuga. El propio sonido de la cisterna, si se escucha de forma continua porque no termina de llenarse, delata también un escape. Las fugas se originan porque las gomas del cierre del mecanismo de carga y las del sistema de descarga se deterioran. Otra posibilidad es que la arandela de la salida del tanque no esté ajustada. Para arreglar ambas averías es necesario cambiar estas gomas.

Entre el 60% y el 75% del gasto diario de agua se destina al aseo personal

Puede ocurrir que, tras revisar la instalación, no se detecten fugas pero la lectura del contador indique un consumo nocturno cuando, en teoría, no se han abierto los grifos. En ese caso, lo más apropiado es contactar con el ayuntamiento de la localidad o con la compañía del agua por si hubiera un escape en la red general de suministro.

En el baño

Entre el 60% y el 75% del gasto diario de agua se destina al aseo personal. La medida más economizadora es ducharse en lugar de bañarse. En líneas generales, un baño consume el doble que una ducha. Si además el cuerpo y el cabello se enjabonan con el grifo cerrado, el ahorro es de hasta 15 litros. Cortar el agua si no es preciso utilizarla, es un gesto que se debe extender a cualquier rutina de aseo: cepillarse los dientes, afeitarse, lavarse las manos... Es necesario asegurarse de que el grifo esté cerrado de forma correcta. Goteos o aberturas, por mínimas que sean, suponen un despilfarro diario de hasta 325 litros de agua.

El inodoro es el elemento que más agua consume en el baño. Por este motivo, es preciso adoptar una serie de hábitos. Es aconsejable instalar cisternas que permitan la doble descarga o dos usos. Con el pulsador más pequeño se gastan de media tres litros de agua, mientras que el otro vacía nueve o diez litros. Siempre que sea posible, se debe utilizar la carga menor y, si la cisterna no dispone de este sistema, resulta práctico introducir una botella llena de agua o de pequeñas piedras en el depósito para que haga de contrapeso. De esta manera, se evita descargar un volumen equivalente a su capacidad cada vez que se accione la bomba.

En algunos hogares es frecuente emplear el inodoro como papelera: papeles, bastoncillos y algodones van a parar allí, con el consiguiente gasto de agua. Es recomendable colocar un cubo en el baño donde depositar estos residuos. Desecharlos por el inodoro requiere entre tres y nueve litros por descarga.

Economizadores en los grifos

Cambiar ciertos hábitos diarios resulta de gran utilidad para abaratar la factura. Estas acciones pueden acompañarse de otras medidas, como colocar perlizadores en los grifos, unos dispositivos economizadores que no rebajan ni la calidad ni el confort del servicio. Disponen de dos mecanismos: uno para reducir el caudal y otro para compensar la disminución mediante la adición de aire al flujo de agua. Para instalarlos, basta con enroscarlos al grifo. Su coste oscila entre 6 y 20 euros, en función del modelo, pero ahorran hasta un 50% en el consumo habitual.

Dispositivos que disminuyen el gasto de agua en la grifería

  • Perlizadores: Se enroscan en el grifo y cuestan entre 16 y 20 euros. Generan un chorro de agua gasificado al mezclar agua con aire, manteniendo la misma presión o incluso aumentándola en comparación con los sistemas tradicionales.
  • Griferías monomando: Reemplazan a las de dos mandos para tener un control más fácil del volumen y de la temperatura del agua.
  • Cartuchos termoestáticos: Se insertan en el grifo para evitar el cambio completo de la grifería y permiten alcanzar la temperatura de agua deseada sin tener el grifo abierto durante un tiempo prolongado.

Cuidado con la ducha

Las duchas disponen de un caudal de entre 17 y 30 litros por minuto. Pero, ¿es necesario utilizar tanta cantidad de agua? En realidad, no. Las 'duchas economizadoras' o de bajo consumo gastan menos de la mitad e incluso aumentan la presión del agua. Los aparatos reductores de caudal, por su parte, son de varios tipos y algunos logran rebajar el gasto en casi un 60%.

  • Mangos ahorradores: La clave está en que mezclan agua con aire. Para evitar cambiar el mango, existe una alternativa: acoplar al mango normal un 'reductor', que consigue reducir el caudal en un 30%. Se pueden adquirir en cualquier ferretería.
  • Interruptores de caudal: Se introducen entre la grifería y el flexo de la ducha. Regulan el chorro de agua si se da un cuarto de vuelta al aparato, permitiendo reducir el caudal a un hilo de agua. De esta manera, no se reduce la temperatura mientras uno se enjabona o lava la cabeza y no se tiene que dejar correr el agua para que se caliente.
  • Limitador de caudal: Se intercalan en cañerías y limitan la demanda de agua en un tiempo estipulado.

Reutilización

Un gesto tan simple como abrir el grifo genera un uso indiscriminado de agua: entre 10 y 15 litros por minuto. Mientras se espera a que el agua del fregadero o de la ducha se caliente, es habitual dejar correr un buen número de litros. Es posible aprovecharlos si se recogen en cubos u otros recipientes. Ese agua se aprovechará para regar las plantas, fregar los suelos o, incluso, descongelar los alimentos.

En un minuto, por un grifo se escapan entre 10 y 15 litros de agua

La cocina es otra de las estancias donde hay que concentrar esfuerzos. El lavavajillas sólo se debe poner en marcha si está cargado al máximo. Para el fregado tradicional, hay que poner el tapón en el fregadero y cerrar el grifo mientras se enjabonan los cubiertos y los platos.

DIEZ CONSEJOS PARA AHORRAR AGUA

En el baño:

  • Sustituir el baño por la ducha. Si a pesar de todo se toma un baño, no es necesario llenar la bañera por completo, con la mitad será suficiente.
  • Cerrar el grifo para enjabonarse el cuerpo y el cabello, durante el cepillado de dientes, el afeitado y en cualquier otra rutina de aseo.
  • Colocar dentro de la cisterna una o dos botellas de plástico para reducir el gasto de agua cada vez que se accione.
  • Mantener en buen estado la grifería y el inodoro evitará la aparición de grietas y fugas. Si se detectan, hay que localizar el origen y subsanarlas.
  • No utilizar el inodoro como un cubo de basura.

En la cocina:

  • El lavavajillas y la lavadora deben ponerse sólo si su carga está al máximo. Si la suciedad no es intensa, para evitar el despilfarro de agua, es preferible no activar la función de prelavado.
  • Si se friega la vajilla a mano, es preciso colocar el tapón en el fregadero e intentar cerrar el grifo mientras se enjabonen los platos y los cubiertos.

En casa:

  • Instalar dispositivos economizadores en todos los grifos. Son baratos, fáciles de instalar y reducen el consumo de agua a la mitad.
  • Reutilizar el agua que se desecha hasta que sale caliente. Es útil acumularla en un cubo u otro recipiente para regar las plantas, fregar el suelo o rellenar la propia cisterna.
  • Si la casa tiene jardín, se recomienda regarlo sólo una vez por semana, incluso cada dos si el mar se encuentra cerca de la vivienda. Conviene regar a primera hora de la mañana o al anochecer para evitar la evaporación del agua.

RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto