Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Investigación médica

Tipos de contenidos: Salud

^

Vacuna universal contra la gripe

Los expertos trabajan en la creación de una vacuna que proteja contra todas las cepas de la gripe, aunque creen que tardará entre cinco y diez años en estar disponible

Imagen: --

A pesar de que la gripe no parece, en principio, una de las enfermedades a las que más haya que temer, los datos de la Organización Mundial de la Salud le atribuyen de entre tres y cinco millones de ingresos hospitalarios, y de entre 250.000 y 500.000 muertes cada año. Además, está la amenaza constante de la epidemia que podría provocar un virus de la gripe que resultara nuevo para el sistema inmune humano. Con esta situación, una vacuna contra todos los tipos de gripe, una vacuna universal, aparece como una opción ideal pero, ¿puede crearse una vacuna así? Hasta hace poco la respuesta mayoritaria era que no. Ahora no está tan claro.

¿Una utopía?

A principios de año, la compañía anglo estadounidense Acambis anunció resultados positivos en la primera fase de ensayos clínicos de un prototipo de vacuna casi universal, diseñada para proteger frente a todas las cepas del virus que históricamente han causado epidemias. Según Acambis, los ensayos señalan que la vacuna es segura y estimula el sistema inmune. Pero es aún muy pronto para saber cómo irán las fases más avanzadas de los ensayos, y los expertos se muestran cautos.

La parte del virus capaz de estimular la respuesta del sistema inmune humano mutan rápidamente, por lo que hay que cambiar la vacuna cada año

Hasta hace poco, una vacuna universal de la gripe era considerada poco más que una utopía. El motivo está en la propia naturaleza del virus, «que hace que presente una diversidad muy grande», explica Amelia Nieto, experta en este virus del Centro Nacional de Biotecnología, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Las vacunas funcionan porque entrenan al organismo a reconocer y plantar cara a determinados patógenos. Para ello deben mostrar al sistema inmune determinadas proteínas del patógeno, los antígenos, capaces de activar la respuesta defensiva; la memoria inmune hace el resto: cuando el patógeno entra en el cuerpo, el sistema inmunológico ya conoce a su enemigo y tiene las defensas listas.

Pero en el caso del virus de la gripe, las partes del genoma viral capaces de estimular la respuesta del sistema inmune humano mutan muy rápidamente, lo que significa que hay que cambiar las vacunas cada año. Habitualmente son mutaciones leves, y por eso para la mayoría de los humanos la gripe no es mortal. Pero un par de veces cada siglo se dan también mutaciones mucho más drásticas, cuando un subtipo del virus que infecta a animales pasa a humanos o cuando se recombina con otro que infecta humanos en un organismo -por ejemplo, el cerdo-, que puede infectarse con ambos.

Estas mutaciones pueden provocar decenas de millones de muertes porque son completamente nuevas para el sistema inmune humano -la llamada gripe española causó 50 millones de muertes entre 1917 y 1930-. De ahí que el virus de la gripe aviar H5N1 esté siendo vigilado tan de cerca por expertos de todo el mundo y de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En caso de pandemia por un subtipo desconocido del virus de la gripe, se estima que harían falta entre seis y nueve meses para tener lista una vacuna.

LA VACUNA ACTUAL

Imagen: CONSUMER EROSKI

Cada año, la Red de Vigilancia Global de la Gripe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) identifica las tres variantes del virus más virulentas de la temporada, y recomienda su inclusión en la vacuna anual. La Red de la OMS está integrada por 112 Centros Nacionales de la Gripe en 83 países, y es la misma que permanece en alerta constante para avisar de la aparición de cepas nuevas.

De las tres variantes se que incluyen en las vacunas estacionales actuales, dos son de la cepa A y una de la B. Las vacunas se fabrican cultivando los virus en el laboratorio y purificando de ellos las proteínas antigénicas. Su efectividad es alta en personas sanas de menos de 65 años (entre el 70% y el 90% de protección). En ancianos protege menos, pero hace que los síntomas sean más leves en caso de infección.

Se espera que la demanda de estas vacunas suba mucho en los próximos años, lo que además de reducir el impacto económico por la pérdida de productividad laboral por la enfermedad, tendrá un positivo efecto secundario: la capacidad de las farmacéuticas de fabricar vacunas aumentará, lo que facilitará las cosas en caso de que un virus nuevo dé lugar a una pandemia.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: El papel de M2 »

Etiquetas:

gripe, inmune, universal, vacuna, virus




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto