Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Problemas de salud

Tipos de contenidos: Salud

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^

Hipertensión

Los hipertensos no tratados tienen diez veces más riesgo de morir por infarto que un individuo con tensión normal

El estrés, la obesidad o el tabaco son algunos de los factores que favorecen la hipertensión, una enfermedad que afecta al 30% de la población adulta y que se caracteriza por la ausencia de síntomas y su carácter crónico. En la mayoría de los casos, los pacientes hipertensos descubren que lo son por casualidad, en reconocimientos médicos de empresa o similares, lo que conlleva que un tercio de los afectados esté aún sin diagnosticar y que un 80% no siga un tratamiento médico de control.

Enfermedad silenciosa

La hipertensión o presión arterial elevada es una enfermedad que afecta al 30% de la población adulta y al menos a la mitad de las personas mayores de 60 años. Una cifra nada despreciable que, sin embargo, según indica el presidente de la Sociedad Hipertensión y Riesgo Cardiovascular del País Vasco, Jesús Morán, "no es alarmante".

La razón es que los datos se repiten en la mayoría de los países occidentales, lo que supone que los facultativos se hayan acostumbrado a ellos. "No cabe duda de que es un problema de primer orden, pero no alarmante", matiza Morán.

El principal inconveniente de la hipertensión radica, sobre todo, en su afán por pasar desapercibida. Y es que está considerada por los expertos como una enfermedad silenciosa. "No presenta ningún síntoma visible, el enfermo suele conocer que la padece cuando se somete a un reconocimiento en la empresa o realiza el chequeo previo al examen de conducir", advierte Morán. "El problema surge cuando no se pasa ninguno de estos controles", añade.

Situaciones como la descrita por el doctor desembocan en estadísticas preocupantes, como la que señala que en torno a un tercio de los hipertensos no está diagnosticado y que aproximadamente la mitad desconoce su situación. De este último grupo, según datos de la Sociedad Española de Hipertensión (SEH), la mitad no sigue tratamiento y, de los tratados, sólo la mitad está controlado.

El hecho de que un 80% de los afectados no reciba la medicación necesaria para controlar la presión arterial se traduce en una elevada tasa de mortalidad asociada a las enfermedades cardiovasculares, que alcanza el 40% de la mortalidad global.

Por esta razón, los expertos recomiendan medir la presión arterial "al menos una vez al año", así como los adolescentes cuyos padres sean hipertensos y a todas las personas mayores de 45 años, tengan o no antecedentes familiares. "Es muy importante que cada uno conozca su presión arterial", señala Jesús Morán.

Infarto de miocardio, principal consecuencia

Una presión arterial alta es, sin duda, perjudicial para la salud. No sólo porque produce complicaciones al combinarse con otras enfermedades, sino porque el efecto sobre los denominados órganos diana (cerebro, corazón y riñón) es fatal. "En el hipertenso las arterias se endurecen a medida que van soportando la presión alta de forma continua, se hacen más gruesas y tortuosas, pudiendo verse dificultado el paso de la sangre", argumentan desde la SEH.

El principal riesgo para el paciente es el infarto de miocardio: un hipertenso no tratado tiene como media diez veces más riesgo de morir por esta causa que un individuo con tensión normal, debido a que el corazón es obligado a trabajar con mayor intensidad y se produce un aumento del tamaño del músculo cardíaco.

Asimismo, se contempla la posibilidad de sufrir daños en el cerebro (hemorragia o derrame, pérdida de memoria, parálisis) o complicaciones renales que desemboquen en un proceso de diálisis e, incluso, un trasplante de riñón. Además, la hipertensión acelera la aparición y desarrollo de placas de colesterol en las paredes de las arterias y aumenta la probabilidad de formación de trombos.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Factores de riesgo »



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto