Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Psicología y salud mental

Tipos de contenidos: Salud

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^

Lenguaje corporal

La comunicación no verbal supone más del 60% de la información que se transmite en una conversación

Principales gestos

En ocasiones, apenas cinco minutos son suficientes para causar una buena o mala primera impresión. Un corto periodo de tiempo en el que el interlocutor se forma una idea sobre el otro y decide el tipo de relación que les unirá. Alterar esa idea posteriormente aún será posible, pero cabe la posibilidad de que la información que transmita nuestro cuerpo lo complique.

Por esta razón, resulta muy importante ofrecer la mejor imagen de uno mismo desde el primer momento, no mostrar los defectos demasiado pronto y tener una buena idea sobre nosotros mismos ya que, en ocasiones, puede ocurrir que esa imagen influya en la que damos a los demás.

Por otro lado, es muy importante mantener la distancia con el contrario y no invadir su espacio personal, cuyo acceso suele estar permitido sólo a los amigos más íntimos, las parejas o los familiares. Rebasar sus límites puede conllevar una mala impresión sobre quien lo hace y, en el caso de que sea un hombre quien acceda al espacio de una mujer, ésta lo puede interpretar como una insinuación sexual y sentir rechazo inmediato.

En este sentido, diversos estudios apuntan a que la falta de espacio puede llevar a un estado de tensión importante, en el que las reacciones de quien se siente acosado carecen de control y generan un escenario hostil entre ambos, que se refleja también mediante el lenguaje corporal, con movimientos de frialdad y rechazo.

El lenguaje del bebé

El lenguaje no verbal acompaña al individuo durante toda la vida, de manera que no se comporta igual cuando está alegre, que cuando engaña o ama. Son gestos que se aprenden muy temprano y que, con el paso de los años, se adaptan a la propia personalidad. "El lenguaje corporal pertenece al inconsciente colectivo, a nuestra forma originaria de comunicarnos", explica la doctora Maruri.

Antes de nacer, los bebés establecen una sincronía con la madre, al moverse en el útero tal y como lo hace la progenitora en el exterior. Después de nacer, el bebé adapta sus movimientos a las palabras de quienes le hablan y trata de recuperar la unidad que sentía en el interior de la madre, quien deberá interpretar adecuadamente sus señales.

Limitado en sus desplazamientos, el niño depende siempre de un adulto y es a estos, precisamente, a los que informa sobre sus necesidades, pese a que en los primeros meses de vida lo haga, sobre todo, mediante lloros.

Más adelante, cuando crecen, los bebés comienzan a señalar directamente, con el dedo índice, el objeto de sus deseos, y recurren también a la mirada para dar a conocer la información relativa a su estado de ánimo o sus necesidades. Además, el bebé irá captando las reacciones y comportamientos del adulto ante determinadas circunstancias, así como su significado, para, posteriormente, imitarle y facilitar a los mayores la comprensión de sus gestos.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto