Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Aumentar las defensas de forma natural

Muchos alimentos contienen sustancias capaces de estimular el sistema inmunológico

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 30 noviembre de 2004


Alimentos que potencian las defensas del organismo
A lo largo de la vida existen épocas en las que por diferentes
motivos, las defensas pueden verse mermadas. En estos casos nada mejor que ofrecer
al cuerpo una buena cantidad de vitaminas como la A, C y E, y de minerales entre
los que destacan el hierro, el zinc, el selenio y el cobre.

La vitamina C posee una importante capacidad para aumentar las funciones del
sistema inmunológico ya que favorece la producción de interferón,
un factor celular que interfiere en la capacidad de los virus para infectar
las células. También participa en la formación de colágeno,
un componente esencial de las membranas celulares, por lo que contribuye al
mantenimiento de las barreras naturales contra las infecciones. Además,
el déficit de vitamina C hace que las células encargadas de la
destrucción de microorganismos no puedan dirigirse hacia ellos para destruirlos.

La vitamina E también posee la capacidad de potenciar las defensas del
organismo, de hecho varios estudios afirman que en humanos la repuesta del sistema
inmunológico aumenta tras la administración de vitamina E. En
el caso de la vitamina A, ésta representa un papel muy importante en
la defensa frente a las infecciones y en el buen mantenimiento de las mucosas.
Se ha observado que una deficiencia de esta vitamina provoca alteraciones en
el número de linfocitos (células responsables de la respuesta
inmunitaria), así como una disminución de la respuesta inmune,
una alteración de las mucosas y un aumento en la susceptibilidad a las
infecciones. También se han observado alteraciones en las funciones del
sistema inmune como consecuencia de una deficiencia de vitaminas del grupo B
debido a una disminución en la producción de anticuerpos.

Dentro de los minerales, el hierro juega un papel importante ya que su deficiencia
puede afectar a la proliferación celular y por lo tanto disminuir la
respuesta inmune. Por otro lado, una falta de selenio hace que disminuya la
actividad bactericida y la respuesta de los anticuerpos frente a ciertos tóxicos.
El cobre es un agente antiinflamatorio y antiinfeccioso, si bien en este caso
es difícil que tenga lugar una deficiencia ya que el cobre se encuentra
ampliamente distribuido en diferentes alimentos y el cuerpo lo necesita en cantidades
muy bajas.

Estas vitaminas y minerales se encuentran en gran variedad de alimentos, si
bien los ricos por excelencia en estos micronutrientes son las frutas, las verduras
y las hortalizas. Entre las frutas se encuentran algunas tan conocidas y consumidas
como la piña, el melón, las fresas o las naranjas, y otras tan
exóticas y originales como el mango, el caqui o la guayaba. Dentro del
grupo de verduras y hortalizas destacan el pimiento, el tomate, las verduras
de la familia de la col, la zanahoria y las verduras de hoja verde en general,
por lo que las ensaladas y platos de verduras variadas pueden resultar una fuente
inigualable de vitaminas y minerales.

Existen además otros alimentos que también pueden contribuir
al mantenimiento de las funciones inmunitarias como es el caso de los cereales
de grano entero, los frutos secos o el aceite de oliva, rico en vitamina E,
así como las legumbres, buena fuente de algunos minerales como el zinc.


Y además…
Existen plantas con propiedades muy interesantes de las que nos podemos
aprovechar como por ejemplo la equinácea, el espino albar, las hojas
de grosello, el tomillo, el escaramujo, la alfalfa o la genciana, ya que ayudan
a reforzar la inmunidad. Con ellas se pueden elaborar sabrosas y reconfortantes
infusiones.

No obstante, existen otros muchos factores que influyen sobre el estado de
nuestras defensas y que conviene tener en cuenta. Algunos de ellos como la falta
de descanso o el estrés, suponen uno de los principales enemigos del
sistema inmunitario. Además apenas existe tiempo para hacer un poco de
ejercicio, y por el contrario el consumo de sustancias tóxicas como el
tabaco o el alcohol va en aumento, por lo que las defensas se ven afectadas
de forma negativa.

Etiquetas:

defensas

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones