Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Científicos andaluces descubren el gen que regula la producción de vitamina C

El hallazgo permitirá aportar cantidades enriquecidas de esta sustancia orgánica en alimentos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 24 enero de 2003
La fresa del futuro podrá estar enriquecida con vitamina C. Un equipo de científicos de las universidades de Córdoba y Málaga ha aislado por primera vez en fresas el gen que regula la producción de ácido ascórbico, es decir, la vitamina C.

La fresa ha sido usada tradicionalmente como modelo bioquímico en la identificación de la ruta de biosíntesis de vitamina C en plantas, ya que es un fruto muy rico en este compuesto. El grupo de investigación de la Universidad de Málaga, liderado por los doctores Victoriano Valpuesta y Miguel Ángel Botella, en colaboración con el grupo dirigido por el doctor Juan Muñoz, de la Universidad de Córdoba, han demostrado el funcionamiento de una ruta alternativa de producción de vitamina C en plantas.

Esta aportación es alternativa a la que se propone desde1998, "pues esta nueva ruta parte de un compuesto que es producto de desecho de las paredes de las células que se rompen, el ácido D- galacturónico (compuesto simple y abundante en los frutos)", señala Miguel Ángel Botella.

El hallazgo de este grupo de científicos permitirá en un futuro la obtención de fresas enriquecidas con esta vitamina, mejores y con mayor resistencia.

Método utilizado

Para obtener este resultado, los investigadores han integrado este gen en la planta Arabidopsis thaliana, una planta modelo muy usada en investigaciones biológicas. "Puesto que el genoma de Arabidopsis está secuenciado en su totalidad, sabemos que no existe este gen en esta planta", explica Victoriano Valpuesta. Como resultado, se obtuvieron plantas con un contenido de vitamina C triplicado respecto a plantas no alteradas genéticamente.

Tanto Valpuesta como Botella coincidieron en señalar que este gen podría aumentar considerablemente el contenido de vitamina C en otras plantas que sean importantes para el consumo humano. Este hallazgo permite pensar en plantas transgénicas con mayor contenido de este componente, esencial para la nutrición. Miguel Ángel Botella precisó además que cuando lleguen al mercado "serán fresas más nutritivas y estarán obligadas a pasar fuertes controles de calidad". Por ese motivo, los científicos andaluces están probando el gen en una especie considerada de interés comercial, el tomate, y no descartan aplicarlo a más plantas.

Ahora se abren nuevas posibilidades en la obtención industrial de vitamina C, empleando microorganismos. El problema fundamental en la síntesis química de este principio activo radica en el elevado consumo energético y en los residuos que se generan en su producción, por lo que los costes de reciclaje son muy elevados.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones