Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

El desayuno

Un desayuno con prisas suele ser equivalente a un desayuno pobre, y no hay que olvidar que es una de las comidas más importantes del día

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 20 junio de 2001

Un desayuno bien planificado asegura el aporte de nutrientes a través de los alimentos para afrontar el día con energía y no tener déficits de glucosa que repercuten negativamente en el rendimiento físico y escolar. Hay que tener en cuenta que el organismo lleva entre 10 y 12 horas sin recibir ningún alimento.

Conviene que el niño se levante con tiempo y dedique los primeros minutos a las actividades de aseo y cuidado personal antes, para así generar sensación de hambre.

Cualquier persona que realice un buen desayuno, mejorará su estado nutritivo y también su rendimiento

Mejora de su estado nutritivo. Tomar un buen desayuno ayuda a tener ingestas más altas de la mayor parte de los nutrientes que el organismo precisa a lo largo del día. Los niños y jóvenes que no desayunan suelen tener una dieta de peor calidad, mientras que quienes lo hacen adecuadamente, suelen hacer una dieta menos grasa, más rica en carbohidratos, fibra, vitaminas y minerales?

Control del peso. La práctica de repartir las calorías durante el día en 4 ó 5 tomas hará que no se sobrecargue el resto de las comidas del día. Un desayuno adecuado, ayuda a reducir el contenido graso de la dieta diaria y contribuye a evitar que se pique entre horas, factor muy importante a la hora de controlar el peso.

Rendimiento escolar, físico e intelectual. Quienes no desayunan ponen en marcha una serie de mecanismos en el organismo (descenso de la insulina y aumento de cortisol, catecolaminas?) para mantener la glucemia a niveles aceptables. Estos cambios hormonales pueden alterar o condicionar la conducta e influir negativamente en el rendimiento físico y escolar.

No desayunar es una mala costumbre. Un buen desayuno debe contener raciones de los grupos básicos de los alimentos:
- Farináceos: pan, cereales, tostadas, galletas? proporcionan hidratos de carbono de absorción lenta que aportan energía y, vitaminas y minerales.
- Lácteos: leche o yogur o queso por su contenido en proteínas y calcio, vitamina A, D y vitaminas del grupo B.
- Fruta: contiene hidratos de carbono de absorción rápida, agua, vitaminas, minerales y fibra.
- Otros: queso, jamón? ricos en proteínas de alta calidad.

En total el desayuno debe suponer entre el 20 y el 25% de las calorías ingeridas a lo largo del día.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones