Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

El queso en la cocina

Se puede utilizar en la preparación de diversos platos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 17 febrero de 2003

Una simple ensalada a la que se agregan algunos trocitos de queso fresco adquiere una categoría de gran plato.

Las sopas se enriquecen si se añade un poco de queso rallado, siempre al final de la cocción y a fuego moderado.

Elegir el queso

Los quesos más adecuados para la cocina suelen ser los más maduros y de sabor concentrado, tales como el de Mahón, Roncal, Idiazabal, Manchego, etc.

  • Los quesos duros resultan adecuados para rallar, para elaborar gratinados y salsas. Se deben rallar en el mismo momento de su utilización. Ejemplos: Mahón, Roncal, Idiazabal, Manchego curado, etc.
  • Los blandos, frescos, son ideales para ser batidos y triturados a la hora de formar pastas y cremas, para dar cuerpo a un flan, soufles, o unos huevos batidos. Ejemplos: Burgos, Cervera, Villalón, Alicante, etc.
  • Los quesos grasos, son una buena opción para trocear en taquitos y lonchas, y tomarse crudos en ensaladas o calentarse a fuego suave. Ejemplos: Los de Nata de Cantabria, Gallegos de Ulloa, de Tetilla, Vidago...

La mantequilla ayuda a que el queso se derrita y se extienda mejor.

Por otra parte, la consistencia del queso también nos indica la elaboración más adecuada.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones