Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Microbiólogos británicos aconsejan a los mayores de 60 años tomar alimentos probióticos

Estos productos contienen microorganismos que favorecen el desarrollo de la flora intestinal y estimulan sus funciones protectoras

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 8 agosto de 2006
Un equipo de microbiólogos de la Universidad de Reading (Inglaterra) ha presentado un estudio sobre los alimentos probióticos en el que aconsejan su consumo a los mayores de 60 años para aumentar su protección natural contra las infecciones intestinales.

Estos expertos, dirigidos por el profesor Glen Gibson, señalan que este tipo de alimentos contienen microorganismos, bacterias y levaduras, que participan en el desarrollo y equilibro de la flora intestinal y estimulan sus funciones protectoras.

Dichos microorganismos no sólo ayudan a la digestión y reducen los trastornos digestivos, sino que contribuyen a proteger también a los niños frente a distintas alergias y pueden reducir el riesgo de contraer cáncer de colon, aseguran los especialistas británicos.

Dietas peligrosas

El estudio advierte de que algunas dietas de los países occidentales, ricas en grasas animales y pobres en fibra, pueden incidir en la reducción de las bacterias benéficas y en un incremento de las nocivas.

Aproximadamente un 90% de las bacterias presentes en el intestino de un recién nacido son beneficiosas, aunque ese porcentaje se reduce a entre un 10% y un 15% en el organismo adulto, y la pérdida es aun mayor en los ancianos. Por ello, los investigadores de Reading aconsejan a las personas de entre 60 y 65 años ingerir alimentos probióticos.

Queda claro entonces que defienden el consumo de estos productos, pero no a cualquier precio. Así, reclaman a las autoridades sanitarias y alimentarias la aplicación de reglas de etiquetado más rigurosas que las actuales, de forma que se obligue a los fabricantes de probióticos a especificar qué bacterias contienen.

En este sentido, han constatado que al menos la mitad de los alimentos probióticos comercializados en un país como el Reino Unido no cumplen lo que prometen en el etiquetado y algunos incluso contienen patógenos nocivos.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones